radar

Domingo, 13 de abril de 2003

VALE DECIR

Amor y rosas
Un viejo libro que intentaba explicar el sexo a los niños –al estilo de la famosa colección ¿De dónde venimos?– utilizaba el estornudo como parangón sencillo para describir la “sensación de orgasmo”. Y aunque la idea no suene del todo descabellada, recién ahora es posible sostenerla científicamente. Si no, pregúntenle a Hans Hatt, profesor de Biología de la Universidad de Ruhr en Bochum, Alemania, que acaba de hacer un descubrimiento de proporciones: el esperma, jura, responde a los olores. Es más: los espermatozoides duplican su velocidad de nado en presencia de ciertos estímulos aromáticos. “Ésta es la primera vez que se logra demostrar cómo el esperma reacciona al olor”, dicen que dijo Hatt, y pasó a explicar: al parecer, los espermatozoides tienen membranas que se sienten atraídas por dos compuestos químicos utilizados en la industria cosmética para imitar aromas florales. Ahora, el envalentonado profesor Hatt espera poder desarrollar un nuevo método anticonceptivo a partir del efecto de los aromas sobre el esperma. La pregunta es: ¿para qué, si ahora alcanza con un simple resfrío?

Ordene
Más noticias del fabuloso mundo del semen, esta vez llegadas de la zona más oscura del rubro policial. Que los cuatreros rusos no son como los pampeanos es algo que nadie por estos lares discute, probablemente porque nadie se lo pregunte. Lo cierto es que dos hombres de esa procedencia -uno de 51 años, el otro de 28– fueron arrestados días atrás en la región de Stavropol acusados de robarse dos contenedores llenos de esperma de toro, un volumen seminal suficiente para preñar, digamos, unas quinientas vacas. Un vocero de la policía local declaró que los ladrones planeaban vender el botín en el mercado negro. “El esperma de toro es como oro”, aseguraba un informe difundido localmente: “Estos hombres le dijeron a un granjero que el semen provenía de un toro premiado, y que le cobrarían unos doscientos dólares por el privilegio de usarlo en sus vacas. Si todo les hubiera salido según lo planeado, ya serían ricos”. Como ya es costumbre –como ocurriera con el extraño caso de los bovinos pampeanos y sus encuentros cercanos de tercer tipo–, todos opinaron sobre el asunto, pero nadie consultó a los verdaderos damnificados: las pobres vacas, los toros ultrajados.

A cara de perro
Se llama Danny y, aunque parezca cualquier otra cosa, es un perro. Para más datos: el pekinés que venció a más de 20 mil rivales en una competencia mundial del Kennel Club y se ganó la corona de campeón supremo en su categoría. Sólo que ahora sus amos, Bert Easdon y Philip Martin, enfrentan una grave acusación que tal vez los obligue a devolver el premio. Ambos aseguran que la única operación a la que fue sometido el espantajo fue una de tipo correctivo en la garganta (un problemita respiratorio), pero la versión que manejan los organizadores de la competencia indica que Danny sufrió una cirugía estética: nada menos que un lifting facial. De comprobarse la veracidad de la acusación –el menor retoque plástico inhabilita a cualquier animal para participar de la competencia del Kennel Club–, un grave interrogante, al menos, hallaría por fin su justa respuesta: ¿quién le robó la jeta a este bicho?

Escuela para señoritas
Experimentada madama de burdel, Elène Vis decidió que era hora de compartir algo de su experiencia con las nuevas generaciones. Su propósito –más que noble, según ella misma asegura– inspiró la fundación de la Hanky Panky School, institución para prostitutas que ofrece cursos sobre “sexo y relaciones”. Objetivo curricular: que las chicas aprendan a emperifollarse como corresponde, de manera de subir la cotización de sus servicios y, así, poder retirarse antes del negocio. Es decir: cómo ser bien putas para dejar de serlo. “Una puede enseñarles a ganar dinero volviéndose más atractivas”, le comentó Madame Vis al De Telegraaf. “Así lo hizo Cenicienta. El príncipe no se enamoró de ella viéndola en ropas de trabajo. Y las chicas tienen que aprender que los hombres necesitan más que sexo. Si aprenden las artes del entretenimiento sexual, con un mismo cliente pueden pasarse horas, y no los diez minutos de siempre.” Fulgurante como un rayo, la idea se le ocurrió a Madame Vis poco después de publicar su libro Sex Queen & Turbo-Power. Ahora, dice, no aprueba la prostitución: “Yo misma creo en el romance. Las mujeres con autoestima no deberían ser prostitutas”.

Compartir: 

Twitter
 

 
RADAR
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2020 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.