radar

Domingo, 26 de junio de 2011

VALE DECIR

Se dice de mí

Si para Cormac McCarthyno hay lugar para los débiles, para los creadores de la red social BeatifulPeople.com el problema es con los feos. O, para evitar convencionalismos, con lo que ellos consideran “poco agraciados”. Por eso, la web –que ofrece un exclusivo servicio de citas entre Davides esculpidos a lo Miguel Angel (pero más lindos) y despampanantes Barbies 90-60-90 (pero más flacas)– se vio “obligada” a expulsar al insólito número de 30 mil miembros la semana pasada. ¿Por qué? Simple: no eran lo suficientemente bonitos. No son los primeros y, seguro, no serán los últimos... Se calcula que el sitio ha negado acceso a 5,5 millones de hombres y mujeres desde su creación, en 2001.

Pero, ¿cómo se cuelan 30 mil “feos” en una tiránica web como BeatifulPeople.com, donde los propios clientes definen, con su voto, la permanencia de potenciales novios y novias? Pues, por obra y gracia de un Robin Hood moderno que, haciendo uso de un virus horrible por definición –un virus llamado Shrek– habría logrado que decenas de miles ingresaran sin pasar por el filtro del resto de los usuarios. “Lamentamos que toda esa gente haya sido admitida erróneamente y sobre todo que creyeran, por un corto período de tiempo, que eran hermosos. Debe haber sido muy incómodo, pero es mejor tener un pedacito de cielo que no haberlo probado nunca”, provocó Greg Hodge, director general del sitio. El error, dicen, les costó 100 mil dólares en reembolsos... e incómodos mails de rechazo.

Pero hay quienes dudan del hackeo que, según el sitio, habría sido obra de un no-atractivo despechado o un ex empleado. De hecho, todos los expertos del sector web consultados descreen de la existencia del tal Shrek y denuncian una campaña de publicidad viral. “En los veinte años que llevo examinando virus, jamás oí hablar de uno que hiciera lo que dicen que hace éste”, aseguró Graham Cluley, de la empresa de seguridad informática Sophos. Si fue una forma de publicidad, ha funcionado: por el mundo, nadie ha quedado indiferente a BeatifulPeople.com.

Y, ojo, que no es la primera vez que el sitio es noticia. Con 700 mil miembros pagos por el mundo –la mayoría, de Estados Unidos, Dinamarca y Francia–, la red que sólo acepta a uno de cada siete solicitantes ya había levantado polvareda en enero, cuando pidió a cinco mil de sus miembros que volvieran a aplicar por una vacante. Y sí: pasadas las fiestas, muchos habían subido unos kilitos y con pancita, no hay paraíso. “Tenemos que mantenernos fieles a nuestro principio fundamental de sólo aceptar gente hermosa. Es por lo que nuestros clientes pagan”, explicó Hodge a The Guardian, fiel a sus estándares de belleza.

Compartir: 

Twitter
 

 
RADAR
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2020 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.