radar

Domingo, 26 de junio de 2011

DVD > STEPHEN FREARS ACTUALIZA LEJOS DEL MUNDANAL RUIDO, DE THOMAS HARDY

Pastoral inglesa

 Por Mariano Kairuz

La obra del novelista inglés Thomas Hardy (Dorset, 1840-1928) fue llevada al cine y a la televisión decenas de veces con muy diferente suerte y un par de favoritos: Tess of D’Ubervilles –que a fines de los ‘70 cayó en manos de Polanski y tuvo la cara de Natassja Kinski– y Lejos del mundanal ruido (Far From the Madding Crowd), que tuvo al menos dos versiones mudas, en 1909 y 1915, y una especialmente célebre filmada por John Schlesinger en 1967 con la hermosa Julie Christie –por entonces una elección de casting discutida, ya que nadie creía posible ver a esta chica tan moderna del swinging London como una campesina del siglo XIX– y, como sus tres pretendientes, Alan Bates, Peter Finch y Terence Stamp. Cada tanto la televisión británica vuelve a producir una versión de esta novela sobre los avatares románticos y a veces trágicos de la joven Bathsheva Everdene que, publicados originalmente en entregas, fueron en 1874 el primer gran éxito de Hardy. Y aunque la base de datos sobre cine www.imdb.com no la cite como tal, también volvió a reencarnar el año pasado, aunque de una forma menos directa y mucho más original –cambiando relato epistolar por e-mail y muchos otros elementos y trasladándose al presente, pero básicamente manteniendo la vocación por el comentario social–, en El regreso de Tamara Drewe, título con que acaba de llegar al DVD sin pasar por los cines y a casi un año de su presentación en Cannes, la última película de Stephen Frears.

La razón por la que Hardy no figura oficialmente entre los autores de Tamara Drewe (su título original) es que la película es el resultado de una operación algo más enrevesada que una simple adaptación libre: es la adaptación al cine –con guión a cargo de la dramaturga Moira Buffini– de una novela gráfica que la autora británica Posy Simmonds publicó en la sección de reseñas literarias del diario The Guardian entre 2005 y 2006, inspirándose en el libro de Hardy (y manteniendo algunos nombres y situaciones y la ambientación de pueblo rural). Su nombre no será del todo conocido en el mundo, incluso entre los fanáticos de la historieta, pero en los últimos años Simmonds (Berkshire, 1945) ha empezado a obtener cierto reconocimiento por las más de cuatro décadas que lleva escribiendo e ilustrando tiras excepcionales como Tamara Drewe. Entre sus creaciones hay varios libros infantiles (como el que dio origen al corto animado y ganador del Oscar Famous Fred, en 1996), una prolongada y celebrada tira protagonizada por los Weber, familia de “valores y ansiedades” liberales y setentosas que se vieron brutalmente puestos a prueba en los thatcherianos ‘80 y, exhibiendo ya su enorme capacidad de observación y el talento para la sátira que volcó luego en Tamara Drewe, una historieta previa de similar inspiración literaria –esta vez con Flaubert como fuente– que también publicó serializada en The Guardian: Gemma Bovery. Quien mejor describió el talento de Simmonds fue probablemente el veterano ilustrador político inglés Nicholas Garland: “Si pareció que Simmonds sólo tenía para ofrecer una entretenida sátira de las clases medias, con Gemma Bovery por primera vez consiguió plasmar algo tan profundo como el retrato de la humillante agonía de los celos sexuales, las banales mentiras que son esenciales a la infidelidad, la autosuficiencia de los ricos, el vacío que yace en el centro de todo esnobismo. Esta vez Posy ha mojado su pluma en ácido”. Luego, extendió sus elogios a Tamara Drewe: “No hay nada en la obra original de Hardy que transmita la parálisis de la vida rural con mayor seriedad que las viñetas en las que vemos a las adolescentes Casey y Jody bajo el viejo refugio del autobús”.

Las adolescentes a las que se refiere Garland son personajes secundarios, pero absolutamente vitales, tanto en la tira de Simmonds (que puede leerse, aunque sólo en inglés, en el sitio oficial de The Guardian) como en la adaptación de Stephen Frears, en la que están interpretadas por las desconocidas a tener en cuenta Jessica Barden y Charlotte Chrisie. Ellas son de alguna manera el verdadero corazón de la película. Por supuesto que es central la hermosa Tamara (la Bond girl Gemma Arterton, quien con su cautivante cara redonda no deja de escalar posiciones a través de las más ridículas superproducciones hollywoodenses, como El príncipe de Persia y Furia de titanes). Convertida en periodista de The Independent (es decir, llegada de la ciudad, como de otro mundo), con su nariz quirúrgicamente renovada y unos pantalones diminutos, Tamara causa revuelo entre los hombres del pueblo al reaparecer por tiempo pretendidamente limitado y sólo para vender la casa de su madre. También es cierto que la película ofrece sus mejores escenas al comienzo, cuando va describiendo, a través de fragmentos de sus respectivas prosas, las voces de los residentes del retiro para escritores –una casa bautizada Lejos del mundanal ruido– que funciona como centro de la comunidad. Pero son las chicas las que, en última instancia, hastiadas de la vida en un lugar en el que no hay nada para hacer, y armadas de mucha malicia hormonal, van comentando la acción a la manera de –como señaló J. Hoberman en The Village Voice– “un coro griego, que además provee el deus ex machina argumental”. Hacia el final iremos comprendiendo que la verdadera voz narrativa del relato es la de Beth, administradora del retiro literario junto a su marido –un exitoso escritor de policiales–, a la vez que esposa servicial y cornudísima que va eventualmente aportándole a la película, tras esa pátina de comedia ligera con que se presenta inicialmente, una amargura que sedimenta, que es lo que persiste en buena medida una vez terminada, y que la arrima más al tono de la historieta de Simmonds. Y, seguramente, también a la lejana y tan seria obra de Hardy que la inspiró a 160 años de distancia.

El regreso de Tamara Drewe se editó directo a DVD.

Compartir: 

Twitter
 

 
RADAR
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2020 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.