radar

Domingo, 13 de enero de 2013

VALE DECIR

Culpable, sos la única culpable

Hecha la ley, hecha la trampa: cinco presos de una correccional de Idaho, Estados Unidos, han iniciado una denuncia contra una cerveza nacional y varias empresas vitivinícolas por mil millones de dólares. ¿Qué alegan? Que el alcohol fue responsable de sus crímenes. La demanda civil del quinteto –que aún no tiene abogado y tuvo que redactar el litigio por sí mismo– alega que no se les advirtió lo suficiente acerca de las propiedades adictivas de las bebidas. ¿No? ¿En serio? Pobres muchachos. Keith Allen Brown, de 52 años, fue el encargado de presentar la demanda, el pasado 10 de diciembre. Declarado culpable en 2010 de homicidio voluntario, el recluso –que, entre entradas y salidas, ha pasado 30 años en la cárcel– explicó que el alcohol “ha jugado un papel importante” en la mayoría de las situaciones que lo volcaron a la vida criminal. “En ningún momento, antes de convertirme en un alcohólico, se me informó que era una droga y un hábito adictivo”, aseguró el despistado norteamericano. Además de Keith, los otros presidiarios en plegarse a la demanda fueron Jeremy Joseph Brown, Cory Alan Baugh, Woodrow John Grant y Steven Todd Thompson. ¿Cuáles son sus argumentos? Jeremy, de 34 años, cumple una sentencia de 20 a 30 años por haber participado de un tiroteo en 2001 y dejar a una persona gravemente herida. “Si no hubiese estado borracho, nunca habría sucedido”, afirmó en su declaración jurada. Baugh, también de 34, y Thompson, de 44, deben cumplir entre 3 y 7 por robo y drogas; a Grant –por cargos similares– le han tocado 7 años tras las rejas. Todos culpan a la adicción. Y a las empresas Miller Brewing Company, Anheuser-Busch Co., Adolph Coors Co., Brown-Fruman Co., American Brands Inc., Pepsi-Cola, RJR Nabisco, Gallo’s Winery, Ernest Gallo y Julio Gallo, que aún no han respondido a la demanda ni se han pronunciado sobre el extraño caso.

Quien sí se pronunció fue un abogado de Idaho, Joe Filicetti. Informado sobre el litigio, dio su opinión y dijo que “las propiedades adictivas del alcohol no son exactamente un secreto”. “Creo que es de público conocimiento que es adictivo. También que reduce las inhibiciones”, dijo desde el sentido común el hombre de ley. Pero todavía la Justicia no se ha pronunciado.

Compartir: 

Twitter
 

 
RADAR
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared