radar

Domingo, 28 de abril de 2013

VALE DECIR

El pinchador serial

En su afán por maniobrar el difícil arte de la seducción, algunos –mal llamados– galanes dan pasos en falso. Tan en falso que sus rutinas de conquista no los dirigen a los corazones de sus objetos de deseo sino, más bien, a la penitenciaría más cercana. Es el caso de Yoshihito Harada, un empresario de 25 años, que en vez de asistir a fiestas para encontrar a su media naranja, conocer a gente online o probar con citas a ciegas, optó por un mecanismo de levante que más que amor dice “Peligro: psicópata a la vista”. Porque, entre abril de 2011 y diciembre de 2012, el japonés pinchó neumáticos de autos de señoritas, a la espera de que las mujeres viesen el desperfecto y encontrasen en él, que se ofrecía en cada oportunidad a ayudarlas, al salvador de turno. Acto seguido, intercambio de teléfonos y potencial salida amorosa.

A tal punto llegó a funcionarle la intentona que Harada llegó a agujerear, con un destornillador o algún objeto filoso, más de mil gomas en estacionamientos de supermercados (su lugar de predilección) de distintas ciudades (Miyoshi, Nisshin y Toyota, entre otras). Así, cuando las mujeres volvían de hacer sus compras, Yoshihito se acercaba a ellas, les decía: “Parece que tenés una pinchadura. Dejame que la cambie por vos”, y charlaba con las víctimas del delito hasta conseguir sus contactos. Un intrincado plan que rindió sus frutos hasta que una de las muchachas, que había caído en las redes del veinteañero, le contó a una amiga lo que había ocurrido. Colmo de las casualidades, la amiga respondió: “¡A mí me pasó lo mismo!”. Y sospechando la estafa, juntas denunciaron el caso a la policía, que inició una investigación.

Ahora, acusado de violar leyes vinculadas con actos de violencia, el joven debe esperar que la Justicia aplique su sentencia. De momento, en la primera audiencia, que tuvo cita el pasado 16 de abril en el distrito de Nagoya, Harada contestó a la pregunta de rigor diciendo: “Es verdad, lo hice”. Y contuvo las lágrimas. Quizá la próxima le convenga probar con las redes sociales. O intentar la soltería y ahorrarse el esfuerzo y el engaño.

Compartir: 

Twitter
 

 
RADAR
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2020 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.