radar

Domingo, 6 de octubre de 2013

VALE DECIR

La roca, la marca, la estupidez

El empresario británico Floyd Hayes vive en Nueva York, y está llevando el concepto de fetichismo al punto máximo de la exageración. De no ser así, imposible explicar por qué alguien compraría lo que este hombre oferta: pequeñas rocas y pedazos de pavimento directamente tomados de las calles de Brooklyn. “La gente ahora puede tener su propio trozo del barrio, ciento por ciento original, por el precio de una taza de café”, argumenta su campaña de promoción online en el sitio de ventas Etsy.

Es que por sólo cuatro (pésimamente invertidos) dólares, cualquier interesado (en juntar mugre) puede solicitar su cajita de plástico con el insólito contenido. Aunque, en honor a la exactitud, hay un pequeño giro positivo: porque de cada producto vendido, una cuarta parte del ingreso (un dólar) es donada por Hayes al Brooklyn Arts Council, que se ha asociado al inglés para promocionar el proyecto. “Nos pareció una linda idea, divertida, aunque un poco rara”, reconoció Sara DeRose, vocera de la institución.

Con todo, a pesar de que el aval oficial existe y más de 50 personas han comprado su pedazo de pavimento, los medios locales están patidifusos. Igual que algunos vecinos. Tal es el caso de David Segalchik, de 26 años, que consultado por el negocio, le echó agua clara al asunto: “Cuando era chico, vendí un Fruit Loop que parecía una pistola por dos dólares. Evidentemente, si el capitalismo triunfa es porque la gente compra cosas muy, muy idiotas”. Amén.

Compartir: 

Twitter
 

 
RADAR
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2020 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.