radar

Domingo, 13 de abril de 2014

VALE DECIR

REGISTRO EPIDÉRMICO

Katarzyna Mirczak es una arqueóloga que nació en Walbrzych y vive en Varsovia. Involucrada en la fotografía desde 2007, recientemente se ha volcado al registro artístico-taxonómico de objetos y pinturas. De allí que, al enterarse de una curiosa colección que guarda el Departamento de Medicina Forense de la Universidad Jagiellonian, en Cracovia, haya juntado sus petates y se haya acercado para retratar dicho muestrario: el de tatuajes de viejos presidiarios polacos. Pero no justamente el diseño o patrón sino –literalmente– 60 trozos de piel preservados en jarros con formaldehído, recortados de los cuerpos tras la muerte y respectiva autopsia de aquellas personas. El morboso e impactante registro no hace sino explorar la serie de dibujos entintados con caucho quemado o carbón vegetal, garabateados con cuchillas de afeitar, fragmentos de vidrio, clips afilados sobre la anatomía de reclusos. Con una intención, dicho sea de paso: buscar “signos emblemáticos”, un “código penal secreto”, un “lenguaje oculto” y ofrecer “una visión alternativa sobre temas sociales como la exclusión, el crimen y el castigo”. Sea cual fuere el propósito, los pedazos cercenados hablan por sí solos. Dicen: “Esto –efectivamente– es un horror”.

Compartir: 

Twitter
 

 
RADAR
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.