radar

Domingo, 11 de mayo de 2014

VALE DECIR

HORRORES AUTOINDUCIDOS

El último grito de la moda (o ridiculez, absurdo, estupidez, tontería, y así) internetiana se llama sellotape selfies que, traducido al castellano, sería “autofotos con cinta adhesiva”. Tal como su nombre indica, se trata de anónimos que toman su propio retrato con una vueltita de tuerca: previamente han deformado sus rostros enrollándolos con scotch, buscando un look —lisa y sencillamente— monstruoso. El boom comenzó a explotar hace poco más de un mes, cuando un anónimo abrió una homónima página en Facebook y, en menos de 24 horas, ya sumaba 100 mil seguidores. Con todo, no es la primera vez que se populariza como tópico...

En diciembre de 2012, sin ir más lejos, el fotógrafo norteamericano Wes Naman se hizo viral tras publicar online una seguidilla de imágenes que, usando el mismo recurso pegajoso, metamorfoseaba los rostros de sus modelos en una masa curiosa e inexplicable. Igual que los miles y miles de desconocidos que, por amor a lo efímero, han embarazado la web con una espantosa moda que pare más y más hijos bobos. Y poco agraciados, eso también hay que decirlo.

Compartir: 

Twitter
 

 
RADAR
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2020 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.