radar

Domingo, 18 de junio de 2006

PáGINA 3 › PAUL SIMON E “IMPEACH THE PRESIDENT” DE NEIL YOUNG

A mi edad

 Por Por Paul Simon

El otro día estuve hablando con alguien sobre el nuevo disco de Neil Young. Me preguntaron si hubiera podido escribir una canción como “Impeach The President” (“Juicio político al presidente”). Podría satisfacerme, contesté, pero no me haría mucho bien.

Quienes quieren el juicio político para Bush no necesitan esa canción. No van a escucharla, o sólo los va a hacer más resueltos en su resistencia anti Bush. Ese es parte del problema hoy: la gente está tan enojada que siente que debe expresar esa rabia. Entiendo lo que sienten, porque estoy enojado. Pero la expresión de la ira que se está desarrollando alrededor del mundo es letal.

Aparte de una guerra mundial, éste es uno de los períodos más letales que puedo recordar. La rabia está por todas partes. La pregunta realmente es: ¿la manera de disolver esa rabia es tener una explosión cada tanto? ¿Y la gente tiene que masacrarse entre sí hasta quedar exhausta? ¿O podemos parar antes de la masacre? Esa es una de las grandes preguntas de nuestra era. ¿Vamos a resolver la guerra de Irak antes de llegar a una masacre sin precedentes, o no?

No sé la respuesta, pero lo que prefiero es intervenir. La única manera de saber si es posible hacerlo es empezar a decir cosas con las que puede identificarse mucha gente. Por otro lado, cuando la gente tiene que desahogarse, como obviamente hace Neil con este nuevo álbum, está bien. Estoy seguro de que es sincero, y eso es lo principal.

Neil y yo tenemos más de sesenta años. Pero a nadie de nuestra generación se le ha requerido actuar de acuerdo con su edad y ser entretenido. Los Rolling Stones, por ejemplo. Son increíblemente entretenidos, pero no están actuando de acuerdo con su edad. Están parodiando lo que fueron y eso es lo que la gente quiere ver. Estadios llenos de gente quieren ver eso. Pero ya no sabemos quiénes son ellos realmente. Y a la gente no le importa. Se contentan con que Los Rolling Stones sigan vivos y con poder verlos, aunque no puedan verlos en su juventud. Esto es lo más cercano a experimentar a Los Rolling Stones que se puede conseguir. Hay que experimentarlo a esta edad; no es posible volver a los tiempos de Altamont. Se han ido.

Pero por otro lado, Brian Wilson es alguno años más joven que yo –no demasiados– y su trabajo todavía es interesante. Lo mismo sucede con Tom Waits. Hay gente haciendo cosas interesantes, pero no son los que vienen de la misma historia de enorme éxito popular que yo tuve. Hay cierta expectativa acerca de que yo voy a alcanzar el nivel que tenía cuando era enormemente exitoso. Eso bien puede considerarse imposible en este momento. Ray Charles y Johnny Cash tenían este mismo problema, aunque estaban demasiado frágiles hacia el final para ser realmente innovadores. Pero la gente de pronto se dio cuenta de que allí había algo muy valioso que no querían ver desvanecerse, así que se acercaron y abrazaron lo que quedara de eso en los años finales de estos artistas.

Uno puede mirar y ver que a los tipos más famosos de mi generación esto los ha paralizado. Representan lo que eran, y cada vez que quieren liberarse y convertirse en lo que son, la gente les dice: “No, sean lo que fueron”. Así que uno se congela, y después se cansa y dice: “OK, seré lo que ustedes quieren que sea”.

Si uno piensa demasiado en quién es en el mundo, en la cultura, uno va a conseguir mucha información mala. Las preguntas quién soy y qué soy no deberían hacerse con demasiada frecuencia.

Por supuesto, Dylan se reinventa frecuentemente, y en un nivel muy sofisticado. Nadie jamás lo hizo mejor. Ese es su verdadero genio. Todavía es interesante. Love And Theft es un disco fascinante. Fue lanzado el 11 de septiembre de 2001, lo que fue malo para él, porque había un intento de hacer un disco importante, aunque no creo que le guste trabajar en el estudio. Sé que está terminando otro disco ahora. Veamos qué pasa. Al menos lo está intentando.

Compartir: 

Twitter
 

El nuevo disco de Paul Simon, Surprise, acaba de ser editado en Argentina, y el de Neil Young, Living With War, también.
 
RADAR
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2020 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.