radar

Domingo, 7 de agosto de 2016

TEATRO > HEINER GOEBBELS

LA UTOPÍA DE LA FORMA

El director y compositor alemán Heiner Goebbels, uno de los referentes clave de la música contemporánea a nivel mundial y de los más visionarios directores de teatro musical, vuelve a la Argentina por tercera vez. Esta vez presentará en el Teatro Argentino de La Plata la obra De Materie del holandés Louis Andriessen, una compleja ópera que tendrá como director a otro visitante ilustre, el prestigioso Peter Rundel.

 Por Mercedes Halfon

Heiner Goebbels estuvo este verano en Buenos Aires, dirigiendo su pieza Stifters Dinge en el ciclo Colón Contemporáneo. Fue la primera vez en la historia del Teatro que los espectadores se subieron al escenario para ver una obra que transcurría justo donde hasta ese momento solo habían depositado la mirada. Uno podía estar ahí y confundir el coquetísimo Colón con un espacio neutro y de resonancias industriales: milagros del camuflaje y de una obra que trasportaba a los espectadores a su propio universo, casi como si tuvieran los ojos vendados. Se trataba de una instalación performática en la que tres piletas cargadas de agua eran las principales emisoras de sonidos y música. Después aparecían pianos tocando solos, románticas imágenes invernales y voces grabadas que reflexionaban sobre la condición humana. La pieza era conmovedora sin tener –o quizás por eso mismo– ninguna clase de persona en el escenario: la sensación era la de estar frente a una sutil fantasmagoría. Cinco años antes Goebbels había montado Eraritjaritjaka: Museo de las frases, en el marco del FIBA. Y allí también había hecho de las suyas. El momento cúlmine ocurría cuando el protagonista dejaba el escenario, el teatro, se subía a un taxi y se metía en un departamento donde luego picaba sobre una tabla al ritmo de la música que sonaba y era proyectada en el teatro, con una precisión estremecedora.

Esos son los antecedentes porteños de Heiner Goebbels, que está por tercera vez en el país, esta vez en La Plata, donde monta en el Teatro Argentino una versión de la ópera De Materie devenida concierto escénico. Se trata, vamos a decirlo, de un compositor y director teatral referente clave de la música contemporánea a nivel mundial de los últimos veinte años. Su producción incluye piezas para radio, cine y ballet, así como óperas y piezas de cámara y para orquestas. Desde 1980 dirige obras de teatro musical, composiciones para lo que él llama el “escenario acústico” (diferente del “escenario visual” y nunca reducido a un mero representante del mismo). Sus composiciones son de un estilo ecléctico en el que pueden convivir el rock, el jazz, la música clásica y la dodecafónica.

En los 80, Goebbels integró la banda de rock avant garde Cassiber, en la que tocaba teclados: puede vérselo en youtube comandando esa troupe impredecible, con todo el cabello que ahora tiene plateado, un poco más largo y negro. Trabajó también durante diez años con el dramaturgo alemán Heiner Müller, con el que realizó composiciones escénicas, así como piezas más cortas (conciertos y otras obras de audio). Lo recuerda con cariño y admiración: “Fue una influencia muy fuerte. A pesar de que era preciso en su trabajo, que cada palabra le importaba, fue muy generoso conmigo. Me gustaba la forma como trabajaba sus textos. Descubría formas musicales en las estrategias de escritura. Decía que en la forma estaba la utopía. E insistía en la importancia de la realidad del texto. No reducirlo a un instrumento para emitir mensajes sobre la realidad.” Goebbels es docente, curador, miembro de la Academia de Artes de Berlín, en fin, su currículum es pasmante, sus piezas se interpretan y representan en todo el mundo. Basta ver/escuchar cualquiera de ellas para darse cuenta que su manera de entender el teatro, la música y la vinculación entre ambas, no hace concesiones: es radical y nueva.

Algo de esta concepción se verá en esta tercera visita a Argentina, para montar De Materie, del reconocido compositor holandés Louis Andriessen. Se trata de la segunda versión que Goebbels realiza de esta infrecuente obra, luego de la presentada en la Ruhrtriennale 2014 y en marzo de 2016 en The Armory, en Nueva York. En aquella puesta Goebbels había subido al escenario a unas cuantas decenas de ovejitas –reales, se entiende– sobre las que volaba un zeppelin inflado haciendo sombra, en una imagen onírica y deslumbrante. En la versión del Tacec las ovejas no estarán presentes, pero la puesta también trae sus sorpresas. El director de orquesta será el prestigioso Peter Rundel, con quien Goebbels trabaja hace décadas y que viene por primera vez al país. Compuesta como cuatro partes independientes, con un orgánico de soprano, tenor, dos oradores, ocho voces y una atípica orquesta, De Materie reflexiona de distintos modos sobre las conexiones entre la materia y el espíritu. Los textos, cantados o leídos, son variopintos: la Declaración de la Independencia de Holanda en 1581; un libro sobre construcción naval publicado en 1690; un ensayo filosófico y científico de 1651; la visión religiosa y erótica de una monja del Siglo XIII; un manifiesto sobre historia del arte; una nota privada sobre Piet Mondrian y diarios de Marie Curie.

Para cualquier interesado en la concepción de Goebbels la visión de esta obra es obligatoria. Todas sus ideas sobre teatro musical están en juego: “Después de que fue escrita, a finales de los 80 De Materie no fue escenificada por casi treinta años. Era muy difícil, entre otras cosas porque aunque hay pequeñas historias, no es narrativa. Yo amo la música de este compositor desde los 70. Por eso, cuando descubrí esta pieza, vi que tenía un objetivo muy marcado: cambiar la ópera clásica. Para mi es como un giro de copernicano en la ópera, porque el ser humano no está en el centro. Muestra a los seres humanos en relación a fuerzas superiores, fuerzas que no podemos controlar. Es decir que tiene bastante que ver con Stifters Dinge. No sabes nunca como va a sonar el acto siguiente. Cada uno de los cuatro actos tiene una forma musical distinta. Un potente minimalismo, una belleza melancólica, influencias del jazz y del boogie boogie”, describe. Y cierra con una proposición: “Realicé esta opera en espacios más industriales, pero para La Plata he intentado dar un nuevo paso. Tratar de ver si es posible verla, justamente, en un teatro de ópera clásico, con proscenio. Pero mostrando la orquesta. Me interesa develar el carácter industrial de una ópera.”

De Materie se presenta el domingo a las 17 en el Teatro Argentino de La Plata. Es su estreno latinoamericano. El tenor inglés Robin Tritschler y la soprano argentina Oriana Favaro desempeñan los roles solistas; Analía Couceyro realiza un papel hablado. Nonsense Ensamble Vocal de Solistas ocupan el rol del coro. Sigma Project y la Orquesta Estable del Teatro Argentino, los roles instrumentales.

Compartir: 

Twitter
 

 
RADAR
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2020 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.