radar

Domingo, 2 de marzo de 2008

HISTORIETA > EL PRIMER CRUMB

Locura de juventud

Por fin se edita en castellano El gran libro Yum Yum, el debut de Robert Crumb como historietista.

 Por Martín Pérez

“Cuando dibujé esta historia, tenía 19 años y aún era virgen”, confiesa algo avergonzado Robert Crumb en el prólogo de la edición original de El gran libro Yum Yum, su primera gran historieta. Concebida mucho antes de que se consagrase como el dibujante de la contracultura norteamericana, Crumb la dibujó cuando recién se había instalado en Cleveland, ganándose la vida como dibujante de tarjetas de felicitación. “Le regalé este libro a Dana cuando la conocí, como prueba de mi amor. Nos casamos poco tiempo después”, escribe en ese prólogo que data de 1974, año de su primera edición norteamericana. “Ha estado escondido todos estos años, con algunos de mis primeros cuadernos de croquis y otros trabajos impregnados también de romanticismo juvenil, realizados en plenas angustias de amor carnal.” Inédito en castellano, El gran libro del Yum Yum acaba de ser traducido en una edición de lujo, que conserva el pequeño tamaño del cuaderno en el que Crumb debió haberlo dibujando originalmente. En sus páginas se narra la curiosa fábula del sapo Oggie y Guntra, la giganta desnuda, que esconde el germen de todo lo que dibujaría después. Se puede descubrir, por ejemplo, una primera versión de su mítico Gato Félix entre los amigos de Oggie. Y Guntra es, qué duda cabe, la primera de la serie de redondas mujeres de enormes culos y tetas por las que Crumb se haría famoso dentro del mundo de la historieta. Pero la rebuscada historia que une a Oggie y Guntra, que reescribe el cuento de las habichuelas mágicas y también el del príncipe convertido en sapo, anticipa ciertos aires contraculturales, tanto por la puesta en escena –su protagonista desnuda, o esa ciudad construida en una isla, de la que Oggie escapa para ir a dar en los brazos de Guntra, que en un principio sólo desea comérselo– como por el retrato de una sociedad caprichosa e injusta. Pero, antes que nada, es un fascinante retrato del artista cachorro. “¿Qué es lo que pienso de este libro, producto de mi juventud depresiva y desesperada? ¿Qué pienso hoy, con sesenta y tantos de años, éxito y todo lo que siempre he deseado?”, se pregunta en el prólogo a la flamante edición en castellano, que ya se consigue en las comiquerías porteñas. “Cuando lo releo, constato que a los 19 años ya era un virtuoso de la historieta, capaz de construir una historia en este registro, de dibujar de manera coherente, con un sentido agudo del color, pero me sigue pareciendo muy inmaduro y adolescente. Es con mucho la historia más larga que he contado en una historieta. ¡Y en color! Yo era un joven maníaco y emprendedor. He cambiado mucho desde entonces, y mi trabajo también, pero lo que aquí subsiste es una especie de encanto de la inocencia.”

Compartir: 

Twitter
 

 
RADAR
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.