radar

Domingo, 7 de diciembre de 2008

SALI

Cultura rasta

 Por Ignacio Molina

Apetito leonino

Un restaurante especializado en sabores jamaiquinos.

Para conocer la cultura de un pueblo, nada mejor que disfrutar de sus manifestaciones más importantes: la música y la gastronomía. Y si ese pueblo es el jamaiquino y uno está en Buenos Aires, sólo debe pasar una noche en Like a Lion, una formidable propuesta que combina el espíritu del reggae con la cocina típica de la isla. Antes de abrir sus puertas, a fines de 2006, sus dueños, Aldana y Daniel, pasaron seis meses elaborando la carta junto a un chef internacional. Y esa dedicación se nota en los platos que ofrecen, entre los que se destacan los Jamaican Pancakes (panqueques de yuca rellenos de pollo, jengibre, camotes, cebollas y especias) y las carnes (pollo o cerdo) al jerk, una salsa tradicional hecha en base a ajíes, cebollas, echalotte y pimienta. También son muy recomendables la abundante picada Like a Lion (buñuelos, queso, jamón, ananá, aceitunas, yuca frita), la ensalada Kingston (repollo, coco, ananá, lechuga, aderezos) y, de postre, las cocadas (bocaditos de coco, leche condensada y canela). Los precios son accesibles en relación con la calidad del menú. La atención es amable y la ambientación, sin estridencias, está compuesta por los colores negro, verde y amarillo de la bandera de Jamaica y una iluminación tan cálida como la música que, a un volumen suave, envuelve el espacio. Para completar la velada, en el bar del primer piso se puede disfrutar, a partir de la medianoche, de shows acústicos, sesiones de sound system y buenos tragos. Like a Lion es el sitio ideal para todos aquellos curiosos, amantes o no del reggae, que quieran deleitarse con los secretos de una de las culturas más ricas en sonidos y sabores.

Like a Lion queda en Bolívar 624. Lunes a sábados a partir de las 20.
Reservas al teléfono 4342-5853.


Los sonidos de la isla

De Don Drommond a Peter Tosh.

En el corazón del barrio de Belgrano, en la sobria galería Marga de la avenida Cabildo, se encuentra una de las disquerías especializadas en música de raíz jamaiquina más interesante de Buenos Aires. Allí, en un pequeño local perdido entre negocios de ropa y lencería femenina, los adeptos a los géneros afrocaribeños tienen a su disposición un gran catálogo de cd’s y vinilos, un muestreo de la historia del reggae y de los ritmos que lo predecedieron. Aunque se inauguró en abril de 2008, Estilo Jamaica ya existía como tienda virtual desde hace un par de años. Marcos, su dueño, logró transformar en un medio de vida su pasión por el reggae. Pasión que surgió en su adolescencia, impulsado por su fanatismo hacia Los Fabulosos Cadillacs, y que derivó en la colección de discos que empezó a vender en el 2004 en recitales del género.

Los precios son módicos. Se pueden hallar cd’s de artistas nacionales (como Riddim o Manchesta) desde 15 pesos. Entre los vinilos importados se destacan los del legendario trombonista Don Drommond y los The Skatalites, banda pionera del ska, ritmo que, fusionado con el calypso, dio origen al reggae a finales de los sesenta. También se pueden comprar dvd’s en vivo, entradas para conciertos, remeras y revistas temáticas, y La manera correcta de gritar, el libro de Daniel Flores, que narra la historia del ska en Argentina.

Mientras los visitantes revisan las bateas, no deja de sonar reggae en el local. Se podría afirmar que el melómano que no sale de la galería Marga moviéndose a ritmo cadencioso por Cabildo, viene de comprar lencería femenina.

Estilo Jamaica queda en Cabildo 2350, local 54.
Lunes a sábado, de 13 a 20. www.estilojamaica.com.ar


Rojo, verde y amarillo

Punto de encuentro y rastafarismo heterodoxo.

Cuando se inauguró, en 1940, Lo de Garone era una típica parrilla familiar. Ubicada en la costa, casi sobre la vieja playa de Vicente López, era el lugar ideal para comer disfrutando de la cercanía del río. Pasaron las décadas, la tierra le fue ganando metros al agua, y en 1995 todo cambió. Gerardo Garone heredó el negocio y decidió imprimirle la estética de su gran pasión: el reggae. Así, tanto su fachada de madera como sus paredes se tiñeron de los colores rojo, verde y amarillo que —ya no sólo patrimonio de la religión rastafari— aúnan a los amantes del género. En la decoración abundan los mapas de Africa y los retratos de Bob Marley y Peter Tosh, mezclados con iconos argentinos como el Che Guevara y la camiseta de Racing. Y, siguiendo con la mixtura cultural, se ve a personas con dreadlocks comiendo carne, algo que resultaría un sacrilegio para los rastas más ortodoxos. Desde la parrilla al carbón se despachan, hacia la barra que la rodea, choripanes y hamburguesas, sandwiches de vacío, bondiola y entraña, pizzas y tostados de jamón y queso. Lo único que se come con tenedor son las provoletas y las ensaladas mixtas. Para beber hay gaseosas, vino y cerveza. Todo al precio económico que permitió que Lo de Garone se convirtiera en punto de encuentro de los cultores del reggae. Cada fin de semana tocan bandas en vivo, y siempre hay algún rasgueo sincopado sonando en los parlantes. Para el alivio de todos —en tiempos de ordenanzas municipales que prohíben hacerlo en lugares cerrados—, hay un patio para salir a fumar. Y también, por supuesto, siempre hay algo dulce para cuando pinte el bajón.

Lo de Garone queda en Bartolomé Cruz 1250, Vicente López.
Miércoles a domingo a partir de las 21.


Rastas y cannabis

Peluquería especializada en dreadlocks y artículos relacionados.

“Si este verano va a haber muchos dreadlocks / el otro invierno mucho pelo corto”, cantaban Los Cafres a mediados de los noventa, cuando el reggae era el ritmo de moda y muchos dejaban de peinarse hasta que se les formaran las mal llamadas rastas para después volver a su look habitual. Hoy que el reggae es un género establecido, quienes quieran manifestar a través de su peinado, durante mucho más que un verano, su gusto por esta música, tienen un lugar donde acudir. Natural Rasta es, según su dueño, Andrés Rolando, el primer local de dreadlocks de América latina. Aquí, entre buena música y paredes coloridas, se confeccionan dreads desde hace dos años. También se realizan tatuajes, bajo estrictas normas de higiene, y se venden discos, libros y toda clase de artículos relacionados con la marihuana: desde picadoras de hierba hasta pipas de diferentes estilos y materiales, pasando por una línea de productos cosméticos (cremas antiage, shampoo, gel de baño, aceite corporal) hechos en base a cannabis. Los usos social y medicinal de esta planta indisolublemente vinculada al reggae también son tema de debate en la web de Natural Rasta, un portal de actualización diaria donde, además de videos, informes y entrevistas de elaboración propia, se pueden leer las reflexiones filosóficas de Rolando, una suerte de gurú heterodoxo del rastafarismo local que editó el libro Entre Babylon y Zion en una edición de autor que ya lleva casi mil ejemplares vendidos. Tanto en su local como en su versión virtual, Natural Rasta mixtura la música, la estética y las costumbres rastas aggiornadas a la Argentina.

Natural Rasta queda en Av. Rivadavia 11428, Local 19.
Lunes a sábados de 11 a 20. Tel: 4644-2813. www.natural-rasta.com.ar

Compartir: 

Twitter
 

 
RADAR
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2020 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.