radar

Domingo, 16 de agosto de 2009

Revistas de mujeres, vigiladas por hombres

Helen Gurley Brown, la fundadora de Cosmopolitan, planteó la revista como un manifiesto de liberación femenina. Autora de Sex and the single girl (“El sexo y la chica soltera”), Brown decía que las mujeres podían tenerlo todo: amor, sexo, dinero.

Eso era en los ‘60, claro. La Cosmopolitan de hoy en día es un manual de instrucciones para futuras geishas. Las notas derrochan sugerencias sobre cómo verse más linda, cómo conseguir ropa más linda, y cómo disfrutar más del sexo... “con tu novio”, ¡por supuesto!

¿Dónde quedaron los ideales feministas? Los cínicos de siempre, con la excusa del libre mercado, arguyen que si eso es lo que se vende, será que eso es lo que las mujeres quieren.

Pero en Inglaterra la nueva revista para mujeres Filament comprobó que la mano invisible siempre recibe alguna que otra ayudita.

Suraya Singh, una empleada estatal de Inglaterra, se cansó de que “revista para mujeres” fuera sinónimo de chismes, consejos de dieta, moda. Las revistas para hombres mezclan contenido inteligente con fotos eróticas exitosamente; ¿por qué una revista para mujeres no podía hacer lo mismo?

El primer número de Filament, que salió en junio pasado, incluyó tres sets de fotos de hombres, todos con los pantalones puestos. El público no se hizo esperar: las chicas no sólo estaban comprando la revista, sino que además querían fotos más explícitas.

El siguiente número, entonces, iba a romper el último tabú y salir con un set de fotos de un hombre desnudo y erecto. Si bien la ley no lo prohíbe, la imprenta que imprime la revista se negó, excusándose en posibles objeciones de los sectores feministas o religiosos. (¿A quién se le puede ocurrir que esos dos sectores coincidan en algo?)

Filament es una nueva revista y no puede pagar lo que sale una imprenta sin tantos pruritos, así que lo del hombre “duro” tendrá que esperar. Sin contar con que ya hay varios distribuidores de revistas que se niegan a trabajar con la revista: no pueden concebir la idea de que una revista para mujeres tenga un hombre en la tapa.

La verdad, finalmente, sale a la luz: no es la voz de las mujeres la que se expresa a través del mercado y no es que las chicas no compren esta clase de revistas, sino que los hombres se cuidan muy bien de que estas revistas nunca lleguen a los kioscos.

Compartir: 

Twitter
 

 
RADAR
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2020 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.