radar

Domingo, 6 de abril de 2014

VOS HACES DE MUERTO

Teatro Escritor, actor y dramaturgo, Marcos Perearnau coordinó talleres en cárceles y clínicas psiquiátricas antes de llegar a la Bienal de Arte Joven o, ahora, al nuevo Centro Cultural Matienzo con una versión actuada de su novela En adelante. Una propuesta que, paso a paso, va configurando un ciclo, sin desdeñar el humor y la parodia, sobre la realidad social argentina.

 Por Matías Laje

Es evidente que Marcos Perearnau está enamorado de los bordes. Coordinó un taller en el Hospital de Clínicas con los así llamados esquizofrénicos, otro en el Penal de San Martín y otro en una clínica de adicciones. Se comenta que tuvo que enfrentarse a la difícil tarea de causar el deseo en un grupo de toxicómanos. Acostado sobre el suelo, uno de ellos se negaba a participar de la acción dramática. “Bueno, vos hacés de muerto”, le dijo. Para Perearnau nada queda afuera, hay resto, sí, pero dentro de un movimiento de recuperación y producción permanente. Perearnau pone a trabajar al loco, al criminal y al adicto para cuestionar la razón, la ley y el consumo. En adelante, su nueva obra, llegó al teatro en el marco de la Bienal de Arte Joven Buenos Aires 2013. Fue exhibida a mediados de noviembre en la Ciudad Cultural Konex, donde participó como obra escénica terminada y concursó por una beca de producción. La obra es la versión actuada de la que a su vez es su última novela (homónima y recientemente publicada por la editorial Milena Caserola, e ilustrada por Lino Divas), donde un grupo de chicos experimenta con las armas, figurando el retorno espectral, casi onírico, de las pasiones revolucionarias del siglo XX latinoamericano. Felicitada en su inverosimilitud por colegas literarios de la talla de Ricardo Strafacce, no faltan en la trama secuestros exprés para financiar la causa, que se desconoce, y titánicas parrilladas en una escalada hilarante que los llevará a recorrer todo el continente entre partidos de fútbol con mandatarios bolivarianos y cervezas íntimas con líderes zapatistas. La dramaturgia, a cargo del mismo Perearnau, propone hacer jugar la tensión entre imagen y palabra: los personajes van narrando la novela de a uno mientras la acción se desarrolla con buen ritmo, en un verdadero despilfarro de comicidad pensante. Crítica, hasta paródica, el desafío de En adelante es el de la velocidad y el manejo actoral de los cuerpos, que con sus detalles generan pequeños desplazamientos que serán el deleite de los espectadores.

LA MAS CRUEL

Su primera obra se estrenó en 2008. Junto a Hernán Melazzi y Ramiro Lehkuniek, compañeros del deporte actoral en Palermo, Perearnau armó la premiada Los Gendarmes. Nochebuena en un puesto de frontera del Ejército Argentino en la Cordillera de los Andes. Llega un joven oficial subalterno de Buenos Aires para encontrarse con una graciosa pareja de Sargento y Cabo, entre los que la potencia del discurso militar deja pasar una erótica difusa. Así llega este muchacho vestido de civil, interpretado por el mismo Perearnau, pero no llega solo, trae un mensaje: el Sargento queda fuera de servicio. Y ése que, en la frontera, entra para romper, para destituir con un papel en la mano, es una forma del movimiento mismo de Perearnau, para salir del escenario por adentro, hacia adentro.

Al año siguiente, La Maciel, de todas la más cruel, escrita enteramente por Perearnau, comienza a desplazar al autor hacia otro lugar del escenario. La obra es el retorno al barrio de un joven devenido sindicalista que, tras un boicot traicionado, busca asilo en un burdel en la Isla Maciel donde tres jóvenes prostitutas aprenden el artificio de ser mujer bajo la tutela de La Maciel, madama en cuestión, que no es hombre, pero sabe lo que los hombres prefieren, y no es mujer, pero sabe lo que ellas tienen que usar para poder causar el deseo: una máscara, un rodeo. El cuerpo de Perearnau ya no es el eje de la escena, no tiene un papel francamente protagónico, y su letra, en boca de todos, recupera un lugar para él desde el interior mismo de la obra. Perearnau en La Maciel, más que actuar, escribe, y en cada función los espectadores se llevaban un libro de la editorial Libretto con la obra escrita, e ilustrado en tinta china.

Este arco de la actuación a la dramaturgia se pronuncia en Hungría / La Representación (Magyarország), de 2011. La historia es la de un músico derrotado que compone la Sinfonía del silencio en una especie de posguerra, donde su mujer lo desprecia y su hijo muere al ser confundido con un conejo en un fatídico día de caza. En Hungría Perearnau abandona el escenario y se lleva su límite consigo, ampliándolo. Por eso nunca falta en sus obras un momento de interpelación directa de algún personaje hacia el público que, con la boletería, el camarín y las tablas pasan a formar parte del mismo espacio y de la escena. Esta disposición tiene un nombre: Teatro Jurídico, concepto con el que Perearnau renueva sus preguntas: ¿hasta dónde llega el escenario? ¿Cuál es el borde del teatro?

Pero el salto vino recién con Menem actor. Dirigida y escrita por Perearnau, estuvo en el Centro Cultural Konex a mediados de 2013. La decadencia política del Dr. Carlos Saúl Menem y su imaginario en un drama a lo grande, con cuatro personajes fuertes y traiciones cruzadas con parlamentos que combinan fragmentos del Facundo, de Sarmiento, y extractos de El Corán. El trabajo de relectura de la actualidad política argentina es una constante en Perearnau y forma parte de una serie de obras que llama La realidad, a la que también se suma una obra verdaderamente contemporánea sobre la desaparición de Jorge Julio López, con un brillante tratamiento de la voz en las grabaciones de los testimonios del propio López entre otros.

Y así, En adelante, la última propuesta de Perearnau que, entre parodia y caricatura, es una prueba de que lo trágico, mirado desde lo cómico, hace reír y hace pensar, como tanto le gustaba al poeta Leónidas Lamborghini. ¿Cuándo no es demasiado pronto para que una época se ría de sí misma?

En adelante, versión teatral de la novela homónima de Marcos Perearnau y dirigida por él mismo, se puede ver los jueves de marzo y abril a las 20.30 en el Club Cultural Matienzo, Pringles 1249, CABA.

Compartir: 

Twitter
 

 
RADAR
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared