radar

Domingo, 25 de septiembre de 2011

> LA ESCENA DEL PROSTIBULO QUE NO FUE

El verdadero final de “La Patagonia Rebelde”

 Por Osvaldo Bayer

Tras la edición del libro sobre Severino Di Giovanni tuve la intención de hacer el guión para la película. Y se anotaron unos cuantos directores. Entre ellos Leonardo Favio. Me llamaba en esos horarios que tiene él, a eso de las tres de la mañana. “Venite, Osvaldo, que ya tengo la escena del fusilamiento”, me insistía. Yo iba semidormido a su casa. Resulta que la escena del fusilamiento duraba dos horas y media, él se ponía con los brazos abiertos y como un cadáver iba cayendo en cámara lenta y yo a esa hora me dormía. Nunca se terminó de hacer. El libro fue prohibido por Lastiri, en el ’73. Cuando leí eso en el diario me dije: “Hay que ser desgraciado, si te prohíbe Perón o Yrigoyen habrá valido la pena, pero que te prohíba Lastiri, mamita”. Al regresar del exilio me di cuenta de que iba a ser muy difícil que se realizase. Pero me hubiese gustado que la haga Favio. Después de Aniceto, película que lo confirma como un verdadero poeta de la imagen, me entusiasmé porque me llamó de nuevo. Me comentó que nos íbamos a juntar en unos días para volver sobre aquello. Todavía lo estoy esperando.

La otra decepción es el verdadero final para La Patagonia Rebelde. Héctor Olivera respetó el libro, cada escena está basada en testimonios y una documentación científicamente histórica, lo digo así para que se entienda. En el rodaje, recibimos la visita del Ejército, nos informaron que si se mantenía el final del guión, el estreno se suspendía. ¿Cuál era? Tras los fusilamientos a los pobladores, y según consta en los archivos policiales, el 17 de febrero de 1922 los soldados fueron al prostíbulo La Catalana de San Julián en Santa Cruz. Las cinco mujeres de aquella casa de citas se negaron a tener trato con los militares, les gritaron en la cara que eran unos asesinos. ¿Que unas prostitutas se negaran al uniforme de la patria? ellos no lo iban a aceptar. Me enojé y quise abandonar, aunque se me ocurrió terminar con la fiesta donde los estancieros británicos agradecen al teniente coronel Héctor Benigno Varela el “haber cumplido con su deber”. Con ese final irónico se aplaudía en el cine. Pero hay que imaginarse lo que hubiese sido la sala con el otro. La gente hubiese vivado por esas pobres mujeres: Consuelo García, Angela Fortunato, Amalia Rodríguez, María Juliache y Maud Foster.

Compartir: 

Twitter
 

SUBNOTAS
 
RADAR
 indice
  • Nota de tapa
    Acabáramos
    EL CICLO QUE CONVOCA ARTISTAS E INTELECTUALES A CONTAR ESO QUE NUNCA PUDIERON TERMINAR
    Por Sebastian Meschengieser
  • DVD > EL ASESINO DENTRO DE MI: MICHAEL WINTERBOTTOM FILMA A JIM THOMPSON
    Estoy hecho un demonio
    Por Carlos Gamerro
  • TEATRO > EL PROYECTO CLASICO O COMO ARGENTINIZAR LOS CLASICOS
    Mala eres
    Por Agustina Muñoz
  • La vida después de Dios
    Por Mariano Kairuz
  • ENTREVISTAS > HERVE KEMPF, EL HOMBRE QUE EXPLICA COMO LOS RICOS DESTRUYEN LA TIERRA
    El planeta de los CEOs
    Por Soledad Barruti
  • PERSONAJES > EL POLIFACETICO ENCANTO DE KRISTEN WIIG: DE SATURDAY NIGHT LIVE! A LA ULTIMA REVELACION DE LA COMEDIA AMERICANA
    La reina del sábado
    Por Violeta Gorodischer
  • F.MERIDES TRUCHAS
    F.Mérides Truchas
  • FAN > UNA MUSICA ELIGE SU CANCION FAVORITA: LORENA MAYOL Y “COME TOGETHER”, DE LOS BEATLES
    Shhhh trum bummm rrrrrrr
    Por Lorena Mayol
  • Vale decir
  • El gran Kahn
    Por Manuel Vilas

Logo de Página/12

© 2000-2018 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared