radar

Domingo, 7 de octubre de 2012

Haciendo tapas

Trabajar con lo que se tiene al alcance de la mano. Ese, asegura Eduardo Martí, es el criterio que siempre siguieron con Luis Alberto para las fotos que hicieron juntos. Para la tapa de Durazno sangrando, por ejemplo, Spinetta construyó el durazno, lo pintó, lo decoró y lo llevaron una mañana a los lagos de Palermo, donde hicieron las fotos con los restos de espejo. “Es realmente un pedazo de espejo, porque no había fotoshop en ese entonces”, se ríe Dylan, que al recorrer las fotos incluidas en la muestra va revelando pequeños detalles de las que son de su autoría. La idea de la foto de La la la, el disco a dúo con Fito Páez, fue de Luis, cuenta. “Las hicimos una noche en la casa que Fito alquilaba con Fabiana Cantilo en Pampa y Forest –precisa–. Todo el proceso fue mecánico, hoy la idea de hacer mezclar los rostros en uno sólo se podría realizar a la perfección.” Hay otra foto en la muestra en la que Spinetta está disfrazado de torero en medio del campo y Martí precisa que es el vestuario del video Es la medianoche, y que las fueron a hacer en el Tigre, porque pensaban que estaban necesitando fotos de prensa. La sesión con las formas geométricas, por ejemplo, son de la época de Tester de violencia. “Las figuras las construyó Gustavo Spinetta, que también es un gran artista plástico”, agrega. Sonríe ante una secuencia titulada La ley del baldazo, en la que Luis se ríe luego de ser mojado por su hermano Gustavo. “Las hicimos en la terraza de la casa de Luis, durante un clásico verano porteño.” Y ante la foto de tapa de El jardín de los presentes, una de cuyas variaciones está incluida en la muestra, Martí cuenta que el modelo de tapa es Dyuri Gubitsch, el hermano del guitarrista de Invisible, agregado para ese disco. “Esa foto está hecha en el patio de la casa de Luis, en la calle Arribeños. Y lo que buscamos al hacerla era lo de siempre, generar un clima, que transmitiera una sensación de misterio”, explica Dylan, que revela que él fue el que bautizó el disco. “Entre las charlas que teníamos, se me ocurrió sugerirle ese título y a Luis le encantó. Tenía que ver con el jardín donde estamos presentes todos y donde estaremos cuando ya no estemos en este mundo. Vamos a estar seguramente en algún jardín imaginario. Vaya a saber. O por lo menos creamos que nos va a suceder eso.”

Compartir: 

Twitter
 

Fito Páez y Luis Alberto Spinetta, en la sesión para la tapa de La la la (1986). Foto: Eduardo Martí
SUBNOTAS
 
RADAR
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2018 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.