SANTA FE › PARA BINNER LAS RETENCIONES DEBEN SER COPARTICIPADAS. EL MODELO BRASILEÑO

"Hay que financiar más la producción"

El gobernador de Santa Fe fue el que apoyó más decididamente los reclamos del agro, pero asegura que no teme "represalias" para Santa Fe y que por el contrario la relación con el gobierno nacional "seguirá siendo excelente como hasta ahora".

 Por Pablo Feldman

"La meta del modelo económico de Argentina es mantener la paridad cambiaria, el de Brasil en cambio es frenar la inflación", dijo a Rosario/12 Hermes Binner, que describió a las retenciones como "una herramienta de este modelo económico", y dijo que "debería una parte ser coparticipada". En medio de la "tregua" el gobernador evalúa que "el saldo favorable del conflicto es que de ahora en más las medidas que se tomen en relación al campo serán consultadas con el sector". Destaca el modelo de Lula "que financia la producción y no el consumo" y descree que haya "represalias" como pronosticó Carlos Reutemann cuyo apoyo consideró "importante".

-Usted dijo en pleno conflicto que no querían ser "mediadores" sino "parte", sin embargo si no hubiera pasado todo esto probablemente Santa Fe seguía "viéndola pasar".

-Este es un viejo reclamo porque indudablemente el reparto de la "torta" a nivel nacional es realmente injusto. Con la reforma constitucional de 1994 se intentó modificar el esquema de coparticipación con una ley complementaria que debía sancionarse en el '95 y nunca se hizo, desde entonces estamos en mora constitucional. Y como están las cosas, hay provincias que tienen ventajas que no se le han reconocido a Santa Fe, para darle una idea: Hay provincias que reciben el triple de lo que nos mandan a nosotros por habitante.

-Usted fue el gobernador que con mayor determinación apoyó los reclamos de los productores agropecuarios.

-Apenas asumimos, tuvimos en Santa fe un conflicto con el sector lechero. Recuerdo que estaban bloqueados los ingresos a las fábricas por parte de los productores y si bien todavía no habíamos terminado de acomodarnos, lo primero que hicimos fue convocar a una mesa de diálogo en la que permitiese poner en valor a cada uno de los eslabones de la cadena de producción, y acordar una rentabilidad sustentable. Eso dio resultado y se superó el conflicto. La misma metodología la utilizamos con el sector de la carne y tuvimos también buenos resultados. Quedó demostrado que el diálogo y la concertación son el camino para resolver los problemas cuando hay intereses contrapuestos.

-Desde el gobierno nacional se condicionó el diálogo a que se levantaran los cortes en las rutas.

-Si y eso tiene su sentido, es realmente muy difícil negociar con una medida de fuerza en curso, pero en un momento determinado se levantaron los cortes para facilitar el diálogo y lamentablemente no fue fructífero que todos esperábamos.

-¿Desde el socialismo están de acuerdo con las retenciones?

-El tema retenciones es parte de una política económica que lleva adelante la Argentina desde hace años, pero fíjese que en Brasil la cosa es completamente diferente. La retención es aquí una herramienta para tener un dólar alto y favorecer las exportaciones. Es este caso al no ser coparticipables y seguir aumentándolas pueden resultar limitativas para el desarrollo de las regiones como Santa Fe. Lo que debemos entender es que el desarrollo económico se tiene que acompañar con el desarrollo social, porque solo el desarrollo económico tiene un límite. No hay país en el mundo que se haya desarrollado integralmente sin tener equilibrio social, y pensando únicamente en términos económicos. Dentro de este modelo estamos de acuerdo con que las retenciones son necesarias, pero a la vez sostenemos que una parte debería volver a las provincias para que podamos dar respuestas a los municipios y comunas, en la atención de caminos secundarios por ejemplo y otro tipo de obras que mejoren la calidad de vida, y para eso hacen falta ideas y también dinero.

-El apoyo al reclamo del campo ¿le ha traído inconvenientes en la relación con el gobierno nacional que hasta ahora era buena?

-De ninguna manera, la relación sigue siendo la de siempre, que es realmente buena. Nosotros formamos parte de un espacio independiente, y trabajamos para la construcción de un país más federal, en el que se respeten las instituciones. De hecho nosotros tenemos el máximo respeto por la Presidenta de la República y estamos convencidos de que es necesario cumplir con los compromisos asumidos, en nuestro caso con el pueblo de Santa Fe.

-En un determinado momento, el conflicto sobrepasó la cuestión sectorial y se ubicó en otro plano, el ideológico. Desde la Casa Rosada se habló del golpismo, la oligarquía y de sectores que no soportan un gobierno popular. ¿Qué lectura hacen ustedes?

-Mire, acá eso no se vio. Esto no es Buenos Aires. Santa Fe es una provincia que tuvo un desarrollo del campo que es diferente al de Buenos Aires, esto se ve muy bien en "La pampa gringa" de Ezequiel Gallo cuando cuenta de la llegada de inmigrantes y su afincamiento en pequeñas parcelas que trabajaban. Ese es el modelo agrario de Santa Fe que se fue afianzando y modernizando y que tiene que permitir a su gente vivir dignamente de su trabajo.

-¿Lo sorprendió la adhesión del Senador Reutemann?

-Me pareció importante, porque habla a las claras de que no hay que fragmentar por partidos o estigmatizar, y defender una propuesta nacional a partir de la base que está en el interior del país y no en la Capital y desarrollar economías sustentables y pensar en la educación, en la salud y en la convivencia un valor muy preciado en el interior.

-Reutemann habló de "posibles represalias", ¿usted que cree?

-No puedo contestarle por Reutemann

-¿Y para Santa Fe?

-En absoluto, nosotros cuando opinamos lo hacemos convencidos de que miradas diferentes contribuyen a construir y mejorar a la nación.

-¿Deja algo positivo este conflicto?

-Hubiera sido mejor que no se hubiera planteado, pero creo que como saldo podemos decir que de ahora en más es muy difícil que se tome una medida para el sector sin consultarlo.

-¿Pero a quién?, porque no es lo mismo la Sociedad Rural que la Federación Agraria.

-Es cierto, pero todos forman parte del país, es por eso que nosotros planteamos la convocatoria al Consejo Nacional Agropecuario, para debatir francamente y diseñar un "plan agropecuario nacional" que hoy no tenemos.

-En el "plan" del Socialismo ¿figuran las retenciones?

-Vuelvo al principio, las retenciones son parte de un modelo económico. Y repito el ejemplo de Brasil que tiene como meta frenar la inflación. El Presidente Lula fomenta la producción y desalienta el consumo. Nosotros tenemos más bien un financiamiento al consumo, además tenemos una política de dólar alto para favorecer las exportaciones que se mantiene con dinero, y ¿de dónde se saca? Del campo en muy buena medida.

-Según este análisis el problema no son las retenciones sino la inflación.

-Desde que el mundo es mundo la inflación es la falta de relación entre el consumo y la inversión para producir. Cuando esa ecuación se rompe, inexorablemente se genera inflación, y en este punto no alcanza con los controles de Guillermo Moreno ni el manejo discrecional del Indec.

Compartir: 

Twitter
 

"Al no ser coparticipables y al aumentar, las retenciones pueden limitar el desarrollo de regiones como Santa Fe".
Imagen: Alberto Gentilcore
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.