SANTA FE › LA FISCAL COLALONGO Y LA POLéMICA POR LOS ARCHIVOS DE LA REPRESIóN EN SANTA FE.

Papeles que queman en la estantería

fiscal sostiene que podrían usarse para las causas por terrorismo de Estado. Pero nunca fueron clasificados desde que fueron hallados en los '90. La funcionaria quiere tener acceso y reclama a las actuales autoridades por el uso de los documentos.

 Por José Maggi

"Esta documentación fue hallada hace 20 años, pero no está elaborada, ni analizada, ni agregada en ninguno de los dos organismos de la provincia que tienen ese material, ni en el Ministerio de Gobierno, ni en la Secretaría de Derechos Humanos. A eso se suma que los funcionarios ponen trabas e injurian a quienes tratan de darle el valor que tiene ese material e incorporarlo a los juicios para darle identidad a esas víctimas a las que hasta ahora seguimos llamando NN después de 35 años. No hay forma de tener mezquindad en este tema. No entiendo esta reacción, se sentaron arriba de esta documentación sin hacer nada, es como si los hicieran desaparecer por segunda vez". La frase dura y contundente pertenece a la fiscal federal de Rosario Mabel Colalongo, quien quedó en el centro de la polémica al revelar la importancia de un archivo oficial formado por partes de inteligencia, entre otros documentos, que desde hace veinte años están bajo la tutela estatal sin haber sido analizados profundamente para ser usados en su totalidad en los juicios por terrorismo de estado. "Me parece que el director del Archivo de la Memoria Jorge Pedraza tiene que explicar qué hizo con la documentación, este es el centro de la polémica, generada por quienes necesitan justificar su actitud frente a este tema".

"Es cierto que desde el punto de vista formal la documentación fue hallada en 1989. El problema es qué pasó con estos archivos, que nadie explica, no es relevante la cantidad de papeles sino su contenido, que nunca fue analizado en su totalidad habiendo transcurrido 20 años desde su hallazgo. La pregunta que nadie responde es qué hicieron con esta documentación, que contiene nombres de víctimas, procedimientos, simulacros de fusilamiento, nombres conocidos como Cambiaso, Serra, que nunca fueron aportados en ningún caso. Es más no hay siquiera un índice de lo que hay, con el agravante de que al dividir las carpetas entre dos organismos diferentes, en distintos Ministerios de la provincia, se transforme en un tarea laberintica analizarlos. Lo grave es que no se trabajó, que no se la leyó, que no se le dió la trascendencia que esta documentación tiene".

¿Cómo llegó a esa documentación?

Casi por casualidad: Cuando llegue a Rosario (noviembre de 2008), por mi experiencia en la Causa 13 (el Juicio a las Juntas Militares) fui relevando datos y asi un miembro del Equipo Argentino de Antropologia Forense, me comentó que sabía de la existencia de documentación relevante que están en dos archivos en Santa Fe. Y me agregó que se habian puesto trabas cada vez que se pretendía aceder a las mismas. Asi decidi visitar el Archivo Intermedio, fui en persona sin mandar notas para no burocratizar el pedido, porque no sabía con que me iba a encontrar: eran partes de la " comunidad informativa" formada por los distintos servicios de inteligencia de las fuerzas armadas y de seguridad. La orden secreta 504 es la fijó el rol de las mismas, que las puso bajo la órbita del Comando de zona, es decir en definitiva de la Junta Militar. No había autonomía de las fuerzas de seguridad que no eran del Ejército. Esto tiene mucho valor, porque confirma lo dicho sobre el plan sistemático que ahroa escrito: aquí se concentraba la información de todos lados cuando era necesario.

¿Cuál es la relevancia de esta información entonces?

Creo que desde el punto de vista probatorio es muy importante, y esta es una oportunidad histórica para que las víctimas o sus familiares puedan disponer de esta documentación. Hace 35 años que vienen esperando por estos juicios. Solo por respeto a las víctimas es extraño que después de 20 años de haber sido encontradas, no tenga el destino correspondiente.

La vicegobernadora Griselda Tessio, como ex fiscal federal, relativizó el concepto de hallazgo de este material y reconoció que ella misma lo había utilizado en alguna causa.

Lo que hay que discutir es el contenido de esa documentación: físicamente hace 20 años que está, y posiblemente pudo haberla usado, pero esto demuestra que la información es conocida, y que tenía improtancia para su caso. La pregunta que debería responder Tessio es porqué toda la demás documental no se aportó para otras causas. Me han confiado algunos querellantes que no pudieron acceder a estos archivos cuando lo pidieron.

¿Cuál fue la actitud de la Secretaria de Derechos Humanos ante su pedido de analizar la documentación?

La actitud fue de resistencia: no fue fácil poder hacernos de esa documentación, llevamos personal del Ministerio Público Fiscal a fotocopiar y certificar las copias, llevamos las resmas de papel necesario, y ahora la Secretaria de Derechos Humanos Rosa Acosta me está reclamando el toner que gastamos. Lo cuento para se den idea de las trabas para acceder al mismo.

La fiscal destacó además que "hay algo también muy delicado: en el archivo intermedio me dijeron que no tenían una guía acerca del material entregado al Archivo de la Memoria, y que lo habían enviado hacía dos años, para que ese material fuese digitalizado. Y esto no se hizo.

Esa resistencia, ese ataque del que fui victima nunca lo viví. Dijeron que secuestré documentación cuando pedi fotocopiar el material, hice un acta, describí lo que llevaba, lo devolví del mismo modo, con la aceptación de la funcionaria a cargo", concluyó.

Compartir: 

Twitter
 

El procurador Righi, que dió a conocer los archivos santafesinos.
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.