SANTA FE › COMO LA JUSTICIA FEDERAL PORTEÑA OPTO POR DESESTIMAR LA DENUNCIA CONTRA EL EX SENADOR NACIONAL DEL PJ

El día que Jorge Massat recuperó la sonrisa

Hizo falta que cambiara de fiscal la causa para que el dirigente justicialista vea cristalizado su sueño de quedar libre de culpa por enriquecimiento ilícito. Todo lo que la justicia federal obvió a la hora de tomar una decisión que abre camino -¿por qué no?- a una posible nueva postulación del ex senador.

 Por Daniel Enz

La complicada causa por enriquecimiento ilícito contra el ex senador nacional del PJ por Santa Fe, Jorge Massat, fue "desestimada" por el juez federal porteño Guillermo Montenegro, pero puede reabrirse ante nuevas pruebas. El desplazamiento del fiscal Paul Starc -como coletazo por investigar los sobresueldos que cobraban los hombres del menemismo en el último gobierno- derivó en la llegada de su reemplazante, Gerardo Pollicita, quien definió el expediente Massat con inusual velocidad a poco de instalarse en los Tribunales de Comodoro Py. En la investigación judicial no se profundizaron los pagos de la empresa Comercial Euroamericana de Corrientes -donde el ex senador hizo millonarios movimientos, aunque él no figuraba, pero sí su esposa y sobrina- a la campaña proselitista del PJ de Santa Fe, tanto para las elecciones de 1997 como para 1999. Tampoco se investigó la relación de allegados a Massat con la empresa de transporte Snaider, de Las Toscas, que tuvo un crecimiento trascendente en los últimos 10 años, pese al festival de cheques que el ex legislador emitía mensualmente a dicha firma. Rosario/12 pudo determinar que su dueño, Romelio Snaider, tiene otra sociedad -denominada Dagaro SACIA- integrada por el hermano y la sobrina del destituido juez federal de Reconquista, Eduardo Fariz. Se trata del contador Juan Antonio María Fariz, a quien en 1995 Massat ya pusiera en la sociedad de la Papelera Ocampo y en la que el asesor legal era el ex juez Fariz.

La semana pasada hubo fiesta popular en Villa Ocampo. No había ninguna fecha en particular para celebrar. Las bombas de estruendo eran, simplemente, por el archivo de la causa por enriquecimiento ilícito contra el ex senador Massat. "Ahora se iniciarán las causas contra los periodistas que lo difamaron", anunciaban varios de sus operadores de prensa a sueldo. La resolución del juez federal y ex fiscal Guillermo Montenegro tiene fecha 9 de marzo, pero recién se dejó trascender a comienzos de la semana pasada. El escrito, al que accedió Rosario/12, tiene 15 carillas y el magistrado no hace mayores consideraciones -salvo algunas citas de autores- sobre porqué se adoptó tal definición. Simplemente avala lo decidido por el fiscal Gerardo Pollicita. Este último --que está en dicho cargo desde el 1º de septiembre de 2005 (después que el fiscal Starc fuera presionado para alejarse de los Tribunales de Comodoro Py, para ser enviado al partido bonaerense de 3 de Febrero, como vendetta por meter las narices en los sobresueldos de menemistas, incluidos varios ahora kirchneristas)-- decidió el mismo día que regresó de la feria judicial, no requerir la justificación patrimonial de parte de Massat.

El expediente, iniciado en el 2000, a partir de varias denuncias (el abogado Ricardo Monner Sans; el ex diputado provincial Jorge Dubouloy; Emilio Cian; Mario Brebbia y la sobrina de Massat, Silvina Lorena Fiant) tuvo un largo camino por juzgados de Corrientes, Reconquista, Santa Fe y finalmente Capital Federal. En realidad el principal impulso lo dieron las explosivas declaraciones de la joven Silvina Fiant, quien figuraba como principal cabeza visible (o presta nombre) en la firma Comercial Euroamericana, con sede en Corrientes. Los otros dos socios eran el ex esposo de Silvina Fiant, Jorge Soria (49 %) y la esposa de Massat, Liz Fiant (51 %). "En marzo de 2000 nosotros recibimos una inspección de la DGI, donde salta que los balances de la empresa eran de 800 mil a un millón de pesos-dólares y las cuentas corrientes han movido entre 17 y 18 millones de pesos en cuatro años. Yo obedecía órdenes. Me decían: 'Hacé un cheque para Papelera Villa Ocampo', 'hacé otro para la señora Rosita Micelli de Huber' (administradora de Massat). Tengo un manuscrito de la señora del senador provincial Omar Massat -hermano del ex legislador menemista- en el que me manda a pedir cheques para la campaña. Por ejemplo, diez cheques de 500 pesos, cinco cheques de 1000 pesos. Yo confeccionaba los cheques y se los enviaba a las personas que él me decía. Y cuando llegaba la fecha de pagarlos, depositaba la plata en Buenos Aires, a través de su hermana Gladys Massat. O bien Gladys venía en avión hasta Corrientes con una bolsa de plata, con 100.000, 150.000 o 200.000 pesos y en el mismo vuelo se iba a Buenos Aires. Incluso me pedía que yo viajara a Buenos Aires y trajera la plata", dijo Fiant.

Silvina Fiant pagó caro su denuncia. Su ex esposo, Jorge Soria, oriundo de Paso de la Patria (Corrientes) en el 2002 apareció con otra empresa, según pudo comprobar este diario. Se trata de Comercializadora del Paraná SRL, producto de una sociedad con Ramón Roberto Luque, que reside en Villa Ocampo. A poco de llegado el expediente Massat al Juzgado Federal de Reconquista, la joven -que en esos días tenía 27 años- dijo que había recibido presiones desde dicho organismo, liderado en esos días por el ahora destituido Eduardo Fariz, quien no dudó en excusarse de la causa por amistad con el ex legislador, pero la siguió manejando desde atrás del escenario.

El juez subrogante Aníbal Zupel ordenó la detención de Silvina Fantín -para que compareciera en Reconquista, porque ante sus consideraciones sobre una llamada telefónica proveniente del juzgado, el fiscal federal Ricardo Cavanagh no dudó en presentarle una denuncia- e incluso pidió tareas de inteligencia a la Policía de Corrientes sobre los movimientos de la mujer. Ello quedó asentado en el informe policial del 4 de octubre de 2002, firmado por el comisario retirado Servando Rodríguez. También se pidieron antecedentes de la joven al Registro Nacional de Reincidencia y Estadística Criminal de la Nación. El fiscal federal subrogante, Francisco Peralta -denunciado en su momento como uno de los abogados "amigos" de Fariz- dispuso tres allanamientos al departamento de Silvina Fantín en Corrientes; uno de ellos se hizo un sábado, en horas de la noche, cuando era la que denunciaba a Massat y no la imputada. Como para que le quedara claro a la joven que haberse involucrado con el entonces senador nacional no le iba a resultar tan fácil. De hecho, a los pocos días, la sobrina de Massat optó por irse a vivir a Brasil (a Santa Catarina) por un buen tiempo.

En el expediente de doce cuerpos -200 carillas cada uno- hubo más de 50 medidas de prueba ordenadas por la justicia federal y allí surgen varias omisiones poco claras. A saber:

* Euroamericana. El fiscal Pollicito entendió que Massat presentó la suficiente documentación para justificar los movimientos de la empresa que vendía y compraba el azúcar que producía el mítico ingenio de Villa Ocampo. Sin embargo, en el largo listado de personas citadas a testimoniar, no aparece ninguna autoridad del PJ de Santa Fe, para indicar porqué se recibían aportes de Comercial Euroamericana para la campaña proselitista previo a las elecciones legislativas y de concejales de 1997 (en que el presidente era el ex gobernador Carlos Reutemann) o en 1999, en que el titular partidario era Gualberto Venesia. "En la campaña del '97 Massat llegó a aportar entre 40 y 50.000 pesos-dólares a través de su empresa", reveló un conocedor del tema en esos días. "Puso ese dinero, pero no tenía problemas si se necesitaba más plata", acotó. En el '99 no pocos recuerdan cuando Reutemann ordenó la publicación de una solicitada del PJ santafesino en los diarios nacionales, que se pagaron con cheques de Comercial Euroamericana. De los dirigentes políticos citados a declarar -como "beneficiarios" reiterados de los cheques de la firma-, el único fue el ex candidato a intendente de Reconquista, Marcelo Almirón, considerado un hombre del riñón massatista. En la lista también aparecen su operador de prensa, Carlos Fornés (que trabajara con él en el Senado), Carlos Nasin Kaston (que se mencionara como integrante de una sociedad fantasma) y el viajante de Reconquista, Líder Marega.

* Relaciones empresarias. Se investigaron numerosos cheques emitidos por Comercial Euroamericana, a nombre de Transportes Snaider, que tiene sede en Las Toscas. En principio se analizaron no menos de 50 cheques emitidos, de unos 6000 pesos mensuales, a nombre de Romelio Hugo Snaider, titular de la empresa, quien tuvo que declarar en Comodoro Py. La firma en 1996 tenía ocho camiones, pero en los últimos diez años tuvo una crecimiento explosivo, muy parecido al fenómeno de la firma Flecha Bus, varias veces investigada por lavado de dinero. Nunca se pudo comprobar la relación entre Massat y Snaider. No obstante la justicia jamás investigó la relación del ex legislador con la otra firma de los Snaider: Dagaro SACIA, integrada por el citado Romelio Snaider, Oscar Snaider y Omar Snaider. Pero a ellos se suman también Juan Antonio Fariz y su hija Mariana. El citado contador público es hermano del destituido juez Fariz (a quien Massat nombrara como tal en 1995, aunque asumió dos años después) y ya apareció en otra empresa creada por Massat el 7 de noviembre de 1996, como la Papelera Ocampo, de Villa Ocampo. Massat y su entorno controlaban el 52 por ciento de las acciones. Entre otros accionistas aparecían, además, su hermano Omar Massat y sus respectivas esposas. Además del contador Fariz, figuraba como asesor legal Eduardo Fariz, quien había colaborado en la Municipalidad de Villa Ocampo cuando Massat fue intendente.

* Otros negocios. Massat generó otras empresas (como la de su sobrino Jorge Soria, lo que la justicia no profundizó), en las que le fue bien y mal. Itu SA, por ejemplo, la ideó en el 2000 como una empresa fantasma para trabajar con la Papelera Ocampo y el Ingenio Arno. La presidía el tucumano Luis Costas, pero sus socios, los correntinos Sergio Nazer e Ismael Ybarra, fueron los que llegaron a la ciudad de los Massat. Empapelaron de cheques la ciudad y nunca pagaron a los bancos y a las cooperativas de la zona. Uno de ellos se escapó al Paraguay e incluso fue largamente buscado por gente de Villa Ocampo en el vecino país. Parte de la deuda se terminó saldando con el remate de algunos bienes. Hasta hoy, Itu tiene embargos de la AFIP por 785.219 pesos.

Massat sigue su marcha. Recuperó la sonrisa y quizás ya no tenga que andar preocupándose tanto por el remate de algunos bienes a determinados amigos que le hicieron de testaferro o por llegar cada día a la estación de servicio de su amigo Pedro Fantín, a la entrada del pueblo, con el vaquero gastado y aspecto humilde. Ya no tendrá que rendir cuentas de sus inversiones en campos de la zona, ni de la compra de cosechadoras de última generación que hizo en los últimos meses, vaya a saber a nombre de quién. Quizás hasta se anime a hablar en público de la impunidad del poder actual y de la necesidad de transparentar los actos de gobierno o de colaborar con la justicia. Tal vez, hasta puede ser un buen candidato para la provincia.

Compartir: 

Twitter
 

El ex senador Jorge Massat, cuando era una de las primeras espadas del entonces gobernador Carlos Alberto Reutemann.
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.