SANTA FE › LO SOBRESEYERON POR UN EMPALAMIENTO

Impunidad garantizada

 Por Lorena Panzerini

Fue sobreseído y liberado el tío de Nora Zenz, la mujer de 33 años que murió por empalamiento en mayo de 2011, mientras mantenía relaciones sexuales con él, en su vivienda de Puerto General San Martín. Tras la penetración anal con un palo de amasar, que fue hallado oculto en la cocina, la mujer murió y el hombre --de 40 años-- negó a la policía y a la familia de ésta que la chica estuviera en su casa. Sin embargo, el ingreso por la fuerza permitió el hallazgo: tendido sobre la cama, estaba el cuerpo de Nora. El acusado fue procesado por "homicidio calificado con dolo evantual", pero su defensa apeló la resolución y dos meses después la Cámara Penal de Rosario revocó esa imputación y modificó la carátula a "abandono de persona". Ahora, la sentencia terminó de tirar por tierra lo que se leyó como un femicidio. El abogado Walter Calenta indicó que solicitó el sobreseimiento de su cliente a partir de una especificación de medicina forense sobre la autopsia, que indicó que la muerte no fue por la sangre que perdió la víctima, sino por un "shock" o "paro cardíaco". Para Gabriela Sosa (foto), titular de la Oficina Municipal de Derechos Humanos, que durante años coordinó el Colectivo de Mujeres Las Juanas, "si la respuesta es la impunidad, están todas las posibilidades de que se multipliquen los casos".

La resolución del Juzgado de Sentencia Nº 1 se conoció ayer, a casi un año y medio del hecho que estremeció al cordón industrial y repercutió en las ciudades que lo rodean, cuando se habló de un crimen macabro, que el acusado intentó ocultar hasta que los padres de Nora hicieron la denuncia porque no veían a su hija hacía 24 horas.

Ante la insistencia de los allegados, la policía inició una recorrida por los lugares que la mujer frecuentaba. Al llegar a la vivienda de calle Belgrano al 300, el tío de la joven dijo no haberla visto. Sin embargo, la madre de la chica ingresó por la fuerza y comenzó a gritar desde adentro. Sobre la cama yacía el cuerpo de Nora, ya sin posibilidades de reanimación. Walter le dijo a la policía que su sobrina había llegado descompuesta a su casa, y que se había desvanecido. Sin embargo, el peritaje arrojó resultados que inculpaban al hombre. Las primeras versiones policiales señalaron que el cuerpo de Nora tenía hematomas, además de lesiones en los genitales. Los peritajes médicos y la autopsia arrojaron "graves lesiones y politraumatismos en la región ano﷓rectal por penetración forzada de un objeto de seis centímetros de diámetro". En su defensa, el acusado habló de un juego sexual "consentido".

Aunque en principio la imputación había sido por "homicidio agravado por el vínculo", cinco meses después el juez de San Lorenzo Eduardo Filocco procesó al hombre por "homicidio calificado con dolo eventual", lo que rebajaría la pena. Dos meses después, la Sala I de la Cámara de Apelaciones en lo Penal de Rosario modificó la carátula como "abandono de persona". Los camaristas Ernesto Pangia, Carina Lurati y Alfredo Ivaldi Artacho revocaron la imputación del homicidio: "Fue en el curso de un trato sexual consentido. No hay material para aseverar la intencionalidad homicida".

Sosa cuestionó el "acceso concreto a la Justicia", que "no incorpora ni escucha los gritos desesperados de las mujeres. Si no estamos muertas, estamos desprotegidas". Y señaló: "Ya no es solo hacer la denuncia, otro punto de mucha gravedad y conflicto es el acceso a la Justicia. Hay una evidente falta de capacitación e incorporación de conceptos".

Compartir: 

Twitter
 

 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2020 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.