SANTA FE › TEMPORAL EN SANTA FE PROVOCó DESTROZOS DE MAGNITUD

Todo ocurrió en pocos minutos

Alrededor de las cuatro de la madrugada, el granizo transformó a las calles y veredas en una alfombra de hielo. Después, siguió un viento huracanado, con ráfagas que causaron muchos daños materiales, aunque no hubo que lamentar víctimas.

 Por Juan Carlos Tizziani

Desde Santa Fe

Primero, fue una alfombra de hielo con piedras del tamaño de una pelota de ping pong. Y después, un manto verde de hojas y ramas. Una tormenta de granizo y viento, como no se veía desde hace años, dejó ayer a un tercio de la ciudad sin luz durante gran parte del día y a medio centenar de familias en la calle. La violencia del temporal provocó destrozos de magnitud, la voladura de por lo menos 50 techos (entre ellos el de la iglesia Santo Domingo Savio, en el barrio Los Hornos y parte del gimnasio del colegio Don Bosco), derrumbó más de 200 árboles, el doble de columnas de alumbrados, decenas de carteles y garitas de colectivos y destrozó la red eléctrica, tanto, que en algunos barrios se estima que la reconstrucción demandará 48 horas. Una de las consecuencias del apagón y la falta de agua es que no hubo clases en una docena de escuelas. El gobierno municipal ya había asistido anoche a 81 familias damnificadas, entre ellas las cincuenta que se quedaron sin techo, que en su mayoría optaron por buscar refugio en casa de familiares, aunque otras demandaron una solución habitacional temporaria.

Alrededor de las cuatro de la madrugada, el granizo transformó a las calles y veredas en una alfombra de hielo. Las piedras caían con una fuerza y un tamaño que explotaban como bombas de estruendo en los techos de zinc. Después, siguió un viento huracanado, con ráfagas que causaron muchos daños materiales, aunque no hubo que lamentar víctimas.

El responsable del centro de información meteorológica de la Facultad de Ciencias Hídricas de la Universidad Nacional del Litoral (UNL), ingeniero Ignacio Cristina, dijo que lo de ayer no fue un tornado. "Hace muchos años que no teníamos una importante caída de granizo, como la ocurrió esta madrugada. Hubo un centro de baja presión intenso con un núcleo de tormenta. Siempre que se produce esta situación, hay probabilidades de granizo, pero es muy complicado saber dónde se va a producir y con qué intensidad", afirmó.

El núcleo de la emergencia fueron las cincuenta familias que se quedaron sin casa. Las voladuras de chapas se repitieron en distintos lugares de la ciudad. En el barrio Sargento Cabral, a pocas cuadras del Parque Federal, el viento arrancó un techo nuevas de 50 metros cuadrados, con todos los tirantes, lo hizo planear más de cien metros y lo arrojó sobre otra casa, que -por suerte﷓ tuvo pocos daños. El techo quedó colgando de la red eléctrica, así que toda la zona se quedó sin luz hasta la noche.

El secretario general del gobierno de la ciudad, Carlos Pereira, dijo que lo peor eran "las cincuenta viviendas en estado crítico por voladura de techos y derrumbes, en algunos casos. La mayoría de estas familias se autoevaluaron en casas de parientes, pero los recursos del municipios están a sus disposición", dijo. "También hubo daños muy importantes en el arbolado público, con más de 200 árboles caídos. Las cuadrillas trabajaron todo el día para despejar las vías de circulación, por lo que se puede transitar sin dificultad por toda la ciudad", agregó Pereira.

El vicepresidente de la Empresa Provincial de la Energía, Cristian Barrera, dijo que la vuelta a la normalidad demandará 48 horas. "Nos sorprendió el nivel de daño causado por la tormenta y la dispersión. No hubo un impacto en una zona, sino que se registraron focos en el centro, norte y noroeste, donde están los principales problemas", explicó.

"A las 3.50 de la madrugada, llegamos tener 45 de los 100 distribuidores de media tensión de la ciudad fuera de servicio". A la noche, se habían recuperado 31, pero seguían inactivo catorce", explicó. Barrera estimó que "el sistema de baja tensión sería normalizado en 24 y 48 horas a partir del inicio de las tareas, si es que no encontramos cosas graves. Algunos van a tener luz antes y otros un poco más tarde", dijo y pidió a los santafesinos paciencia y comprensión porque la "es muy compleja, no solo por el daño que causó la tormenta, sino también por los casos de vandalismo que se registraron". "La prioridad es la seguridad de las personas, por eso si hay que demorar un poco más lo haremos", concluyó.

Compartir: 

Twitter
 

El sistema de baja tensión sería normalizado en 24 y 48 horas.
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.