SANTA FE › LAS PRUEBAS OCULTAS TRAS LOS POLICíAS QUE CAYERON PRESOS EN PéREZ.

"Ese teléfono tiene que desaparecer"

Así habló uno de los jefes del Comando de Pérez cuando el cabo Cina advirtió que se iba a ocultar una prueba clave: En el aparato del delincuente figuraba en la agenda el teléfono de un policía de alto rango de esa dependencia.

 Por Lorena Panzerini

"A ese teléfono hay que hacerlo desaparecer". La frase se conoció ayer, en el marco de la causa en la que se investiga a los jefes del Comando Radioeléctrico de Pérez y al subjefe de la sub 18º, por ocultamiento de prueba y falsificación de documento público. Según la acusación, fueron palabras de uno los jefes del Comando de la vecina ciudad, pronunciadas cuando el cabo primero Pedro Cina advirtió la irregularidad. El episodio que enfrentó a los agentes con el subalterno sucedió dentro de la seccional de Cabín 9, donde Juan Carlos Giménez Claverol, Roberto Sandoval --jefes del Comando-- y el subcomisario Francisco Pérez redactaban el acta por un "tiroteo", el lunes por la noche. Ayer, la jueza de la causa, Mónica Lamperti, indicó en un comunicado que los defensores de los imputados solicitaron las libertades, aunque todavía no se habían resuelto. El fiscal Carlos Covani no descartó posibles conexiones con el narcotráfico, pero dijo que por el momento "no se pudo establecer" la existencia. En tanto, se espera el peritaje del celular en cuestión.

"Este teléfono tiene números de policías", advirtió el cabo, y se guardó el aparato en el bolsillo, previa discusión y forcejeos con los jefes. Los tres acusados se defendieron en la indagatoria de anteanoche: alegaron que hicieron "el procedimiento correcto" y acusaron a Cina por llevarse el teléfono "sin saber para qué". Sin embargo, el relato del denunciante aparece "confirmado por relatos parciales", dijo una fuente cercana a la investigación. Además, uno de los arrestados --que fueron liberados tras las declaraciones informativas-- reconoció el aparato como propio.

Covani detalló ayer que hubo dos procedimientos en la noche del lunes, poco antes de las 22.45. El primer episodio responde a un llamado al 911, aparentemente provenía de una vivienda frente a donde había funcionado un búnker de venta de drogas; "hasta allí fueron dos policías de la sub 18º. Se separaron y uno emprendió una persecución a una persona armada, que estaba con dos menores". Al parecer esa situación incluyó un tiroteo. Luego, "los oficiales lograron reducir y arrestar a las personas", relató Covani. En esa circunstancia, entró otro llamado que denunció a "un grupo de gente que estaría vinculado con las otras personas, quienes andaban en la zona con un auto oscuro (por el Golf). A ese llamado concurrió el Comando y detuvieron a tres hombres, aunque no les secuestraron armas".

Una vez finalizados los dos procedimientos, personal del Comando comenzó a labrar el acta por la segunda detención en la que debían dar cuenta de los elementos secuestrados, cuando un agente de la sub 18º --que había participado del primer procedimiento-- "se acercó y tomó uno de los celulares de los detenidos. Revisó la agenda y dijo `en esta agenda hay personal policial". Fue entonces cuando --según relató el cabo-- uno de los jefes del Comando que estaba redactando el acta policial dijo `a este teléfono hay que desaparecerlo. No te metas, dejalo ahí', y empezó el incidente y la discusión", dijo el fiscal. De esa manera, el cabo se llevó el teléfono y presentó la denuncia en la División Judiciales.

La jueza precisó que los tres policías son investigados por haber "omitido el cumplimiento de los deberes que como funcionarios públicos les incumbían, intentando hacer desaparecer elementos probatorios relacionados con el hecho que motivó el procedimiento". Sobre el subjefe de la sub 18º, pesa también una actitud omisiva. "Está acusado de apoyar a los jefes del Comando", señaló un portavoz cercano a la investigación.

"Dejá eso; este secuestro es nuestro", le advirtieron al cabo, que se encuentra con custodia por orden del Juzgado de Instrucción Nº 12; y fue cambiado de área dentro de la Unidad Regional II.

En el caso sobrevuela la posibilidad de una implicancia relacionada con bandas vinculadas al narcotráfico. Consultado, el fiscal fue cauto y aseguró que "no se descarta, pero tampoco pudo establecerse".

Compartir: 

Twitter
 

Los jefes del Comando de Pérez están investigados por ocultamiento y falsificación de documento.
Imagen: Alberto Gentilcore.
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.