SANTA FE › EL PJ IMPULSA MANIFESTACIONES CONTUNDENTES POR LA INSEGURIDAD

Una avanzada para forzar políticas

Ayer, el Consejo Provincial del Partido emitió un documento titulado "a un paso del último límite", pero por la tarde salió a pararlo, arguyendo que era una comunicación interna. Hoy habrá marcha en Rosario y el miércoles en Santa Fe.

 Por Luis Bastús

El justicialismo ajustó una vuelta más la llave de oposición al Frente Progresista con un duro documento en el que tildó a Rosario de ser una "narcópolis" y exhortó al gobierno provincial a que "reaccione de su letargo" en materia de seguridad. La arremetida se aguó cuando quedó en evidencia que había párrafos copiados de un texto periodístico, y obligó al partido a aclarar que se trataba de un "documento interno" sin aprobación del Consejo Provincial del PJ. De todos modos, el embate llegó en vísperas de la marcha que hoy unirá Tribunales con la delegación local de Gobernación bajo la consigna "Ni un pibe menos" y con el desembarco, mañana, de una multitud de militantes convocada por el Movimiento Evita en el barrio Nuevo Alberdi. Como broche, el secretario de Transporte de la Nación, y precandidato a diputado, Alejandro Ramos, armó con el Foro de Intendentes Justicialistas una caravana que invita a cerrar municipios y comunas el miércoles próximo, y marchar a la Casa Gris para protestar por la inseguridad. Desde el gobierno le contestaron que si esos intendentes y presidentes comunales quieren colaborar, que le pidan ayuda a la Nación para combatir el narcotráfico (ver aparte).

El documento difundido y luego desautorizado conjugaba "el narcotráfico, la prostitución, los desarmaderos, la venta ilegal de motos, los desvalijamientos de casa de familias que se encuentran de vacaciones, asaltos a establecimientos rurales y la reducción de artículos robados" para concluir en que Rosario se transformó "en una verdadera narcópolis, con una serie incontenible de asesinatos y numerosos barrios totalmente fuera de control ante la perpleja mirada impotente del gobierno del Frente Progresista".

"Rosario pasó de ser la ciudad de Messi a transformarse en la ciudad de la vergüenza", golpeaba el texto al referir el fallido partido entre Central y Ñuls.

De tan apocalíptico, el documento titulado "A un paso del último límite" trastabilló a poco de rodar en las redacciones. Primero, despertó hilaridades múltiples en las redes sociales tras advertirse que algunos párrafos eran iguales a otros de una columna de opinión publicada por el periodista Alejandro Cachari en La Capital después del clásico que no fue. "Rosario hoy es una ciudad tomada". Además de los incidentes en Ñuls, recordaba: "¿Y Villa Moreno, y Nuevo Alberdi, y Tablada, y Ludueña. Ellos mandan, nadie los controla". Por lo que exhortaba a que el Ejecutivo ponga en práctica "un verdadero plan de seguridad serio, claro y contundente", y le recordaba que dispone de la Ley de Emergencia en Seguridad para atacar el problema. "Seguimos esperando que el gobierno provincial reaccione de una vez de su letargo". Luego de hacer las delicias de los twitteros, el PJ aclaró que no fue un comunicado oficial, sino un documento interno para discutir en el seno de su Consejo Provincial. "Por un error involuntario se envió junto con la adhesión a la marcha en contra de la inseguridad que se hará mañana en Rosario", se aclaró, y en Twitter y Facebook redoblaron las cargadas.

Freyre, preocupado

Por la tarde, el titular del partido a nivel provincial, el intendente venadense José Luis Freyre, desautorizó el contenido del documento, pero expresó preocupación por "el crecimiento de hechos delictivos, de violencia y de la impunidad del avance del narcotráfico en todo el territorio santafesino". Circunscribió su inquietud por "ver al gobierno provincial sin políticas claras y que vayan a fondo", y remarcó que su partido "aportó propuestas y alternativas, hasta financieras, para que el gobernador tenga herramientas concretas para trabajar", en alusión a la meneada aprobación de la reforma tributaria.

Freyre lamentó: "Se ha desestimado cada oportunidad de diálogo porque al mínimo planteo se nos tilda de desestabilizadores".

El presidente del PJ y Antonio Bonfatti se habían reunido hace veinte días, por primera vez desde que aquel dijera que, luego del escándalo Tognolli, estaban dadas las condiciones para una intervención federal en Santa Fe. El venadense reclamó "decisiones contundentes para combatir la delincuencia", para las que prometió "total apoyo si construye consensos, si reconoce los problemas y si tiene voluntad de ir a fondo para resolverlos".

Compartir: 

Twitter
 

El presidente del PJ, José Freyre, cuestionó "la falta de políticas claras" del gobierno provincial.
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.