SANTA FE › LA LISTA DE BINNER CONSIGUIó MáS DE 707 MIL VOTOS

"Acá ganó el modelo Santa Fe"

Reprochó de manera tácita "a los que nos trataron como si hubiéramos inventado el narcotráfico" y "a pesar de todo eso, ganamos las elecciones". "Se ve, se siente, Binner presidente", fue el cantito final que se escuchó anoche en el festejo.

 Por Luis Bastús

Hermes Binner hizo valer anoche su cosecha electoral como el pasaporte a la proyección nacional del Frente Progresista Cívico y Social para 2015. Un salón colmado de militantes lo recibió pasadas las nueve y media de la noche en el Patio de la Madera como si fuera un presidente electo, más que como diputado. "Pese a que no niegan el 15% de coparticipación, que no nos dan el dinero para viviendas, para las emergencias, pese a que nos tratan como si fuéramos los que trajimos el narcotráfico, a pesar de todo eso, ganamos las elecciones", exclamó el ex gobernador, contagiado por la algarabía que bullía enfrente. "Lo ven crecer, y no lo pueden detener", le contestaban los militantes. León Giego y su Angel de la bicicleta cedió su lugar esta vez a Alejandro Lerner con Mira a tu alrededor, como banda de sonido para la alegría frentista, traducida en pasitos de baile que siguieron todos los que anoche subieron al escenario del acto: el hombre de la noche, junto a los candidatos Mario Barletta, Alicia Ciciliani y Pablo Javkin, más el gobernador Antonio Bonfatti y la intendenta Mónica Fein.

El optimismo cundía en el Patio de la Madera desde antes de que empezara el escrutinio. Se notaba en el andar y el decir despreocupado de los referentes más tempraneros. Pero fue a las 20.36 cuando subieron sonrientes al escenario Barletta, Ciciliani y Javkin para anunciar el resultado de las 323 mesas testigo que el Frente Progresista monitoreó en toda la provincia. Ante los primeros militantes que empezaban a llenar el salón, la socialista anunció una diferencia de 16 puntos a favor de la coalición: 43,32% contra 26,94 del PRO y 21,6 del Frente para la Victoria.

Esa prospectiva otorgaba 4 diputados al oficialismo, 3 para la lista encabezada por Miguel Del Sel y 2 para el peronismo. En las primeras impresiones, los candidatos consultados negaron algún desencanto por no asegurar la quinta banca, la que esperaba la esperancina Ana Copes.

Para argumentar el optimismo, un grupo de dirigentes recordaba en el hall del salón que en 2011 la coalición gobernante retuvo la gobernación con Antonio Bonfatti por algo más de 676 mil votos, amenazado de cerca por los 615 mil sufragios que cosechó el PRO con Miguel Del Sel. Anoche, cuando se había escrutado el 87% de las mesas, la lista de Binner había conseguido más de 707 mil votos, y el Midachi sumaba algo más de 448 mil voluntades.

"Ganamos la elección, y si quisieron ponernos de rodillas no pudieron, no nos compraron porque no estamos en venta. Acá estamos detrás de un país normal. Acá ganó el modelo Santa Fe, un modelo que le cambia la vida a la gente, que construyó ya tres hospitales, decenas de centros de salud, que equipa sus escuelas", declamó Binner y acentuaba cada logro de gestión con un puñetazo lanzado al aire.

La ocasión le resultó propicia para devolver algunos de los golpes discursivos que soportó durante la campaña. Así reprochó de manera tácita "a los que nos trataron como si hubiéramos inventado el narcotráfico", describió que "Santa Fe hoy es una provincia de brazos abiertos a todos los que la habitan, sean nacidos acá o no, siempre recibiendo a todos, incluyendo. Es una provincia que piensa en los niños, en los jóvenes, en los que producen. Por eso es la provincia que tiene el segundo producto bruto geográfico del país. El modelo Santa Fe se vive y se toca, a pesar de tantas dificultades que nos imponen", reforzó.

La juventud que agitaba banderas, socialistas casi en exclusiva, coreó "borom bom bom, yo quiero a Binner en la Nación". Y él se tomó la pausa para asentir el cantito.

El diputado electo continuó abundando en las características del "país normal" que proclamó durante su campaña. "Queremos un gobierno de las instituciones, no de las personas. Y terminar con la división del campo versus la industria, un gobierno que enfrenet realmente la exclusión, la desigualdad, que no la inventó el Frente Progresista, pero que existe. No podemos aceptar que haya niños que no comen todos los días. Ese es el desafío de construir el país normal, y en Santa Fe ya lo estamos haciendo", afirmó.

Binner adelantó que en el Congreso "seguiremos reclamando el 15 por ciento de coparticipación que detraen a los santafesinos, pero no de rodillas, sino en la Corte, porque Santa Fe ha cambiado. Ahí están pueden ver los acueductos en marcha para llevar agua al norte, cuando otros se pasaron años hablando y no haciendo nada por esa región postergada de nuestra provincia". Los quince minutos que duró el discurso concluyeron con un agradecimiento a "esta militancia que no cobra sino que trabaja por corazón, convicción e ideología" y un vaticinio: "Aquí comienza un nuevo tiempo". Y la concurrencia lo tomó como una confirmación de su deseo: "Se ve, se siente, Binner presidente", fue el cantito final. Arriba, Binner lideraba la coreografía jubilosa.

Compartir: 

Twitter
 

"Si quisieron ponernos de rodillas no pudieron", dijo Binner ante la militancia.
Imagen: Sebastián Granata
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2020 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.