SANTA FE › EL CRIMINóLOGO MARCELO SAIN DETALLA CóMO SE ORGANIZARá LA NUEVA POLICíA.

Firmes en el control de las fuerzas

El ex diputado de Nuevo Encuentro, que se incorporó al equipo del ministro Maximiliano Pullaro, adelanta el cambio operacional que tiene en mente, con la eliminación de las comisarías actuales y el despliegue de acuerdo a delitos.

 Por José Maggi

El criminólogo Marcelo Sain es una de las últimas incorporaciones al Ministerio de Seguridad que lidera Maximiliano Pullaro. El otrora fundador de la Policía de Seguridad Aeroportuaria, y hasta hace pocos meses diputado de Nuevo Encuentro, está diseñando la nueva policía santafesina junto al gabinete de seguridad. Tiene en mente un marcado cambio operacional de la fuerza, que abordara cada delito previo análisis del foco del mismo. En un futuro no muy lejano las comisarías tal como se conocen dejaran de verse, para dejar lugar a un despliegue de policías donde sean necesarios por las formas delictivas. La segunda pata del plan prevee un cambio drástico en el control policial -con fuerte presencia de civiles- tanto de legalidad como de desempeño. "Una policía honesta y eficiente, con salarios diferenciados por responsabilidades y objetivos logrados", es un resumen de la fórmula a la que aspira Sain.

--Usted va a asesorar al Ministerio que tiene bajo su manejo a la misma policía santafesina a la que usted mismo definió como "el cartel de drogas más grande de Santa Fe"...

--Tengo total conciencia de eso, y por eso vamos a tratar de fortalecer mucho lo que es el sistema de control policial y funcional de la fuerza. Tanto el control de legalidad como el control de su desempeño. No se puede montar un sistema de control solo para descubrir ilegalidades, sino también del desempeño, porque sino mañana vas a tener una policía relativamente honesta pero si en su desempeño no cumple con el control eficiente de los delitos, no es una policía que sirva. Se trabaja en las dos dimensiones.

--¿Que le pidió el Ministro?

--Pullaro me pidió que me ocupe de la formación y capacitación así como del bienestar de la policía porque reconocen que es una de las mayores deficiencias. La idea es que la formación no sea una cuestión holística, humanística general sino que esté enfocada hacia el desempeño policial, por especialidad. La tendencia es crear seguridad preventiva, investigaciones, operaciones especiales y mantenimiento del orden público, y que la capacitación sea cada vez más diferenciada en función de la especialidad y los roles que tienen cada policía por su jerarquía. Una cosa es un policía de base y un policía operacional, y otra cosa es un supervisor que está en la escala media de la estructura de mando. Y otros tipo de destrezas y saberes tiene que tener un policía que está en la cúpula, porque allí tiene responsabilidades de conducción operacionales.

--¿Van a desaparecer las comisarías?

--No, en lo inmediato no van a desaparecer sino que se va a montar un sistema operacional diferente al de las comisarías. Con el tiempo se van a crear estructuras nuevas, hacer un precintamiento, es decir, marcar el accionar de las unidades policiales, que va a ser distinto al de hoy, reconociendo los focos del delito. Va a llevar tiempo, pero esa es la idea.

--¿Como piensa estructurar las remuneraciones?

--Si hay un comisario o jefe de una regional que tiene en un rango de 1 a 10 de conflictividad delictiva, por ejemplo 4 y por otro lado hay un comisario que está en otra jurisdicción con un rango 8, es decir más delito, no van a cobrar lo mismo. Esto va ser una segunda etapa.

--¿Si el ministro Pullaro le preguntara qué hacer con respecto a las manchas que pesan sobre la policía de Santa Fe que tiene hoy un ex jefe como Hugo Tognioli preso por su relación con el narcotráfico, que le diría?

--Le diría que la conducción política de la fuerza exige tener un mapa capilar, meticuloso de lo que es la estructura de mando y el desempeño de los policías. Esto no es solo para una policía atravesada por corrupciones, sino para cualquier policía. La conducción política no es pararse al lado de un operativo policial y mostrarse frente a las cámaras de televisión, ni es disfrazarse de policía y pararse frente a los medios con uniforme policial, o con un sombrero de policía. La conducción política implica un compromiso directo del sistema político institucional sobre el funcionamiento policial. Y esto se hace con el conocimiento de la estructura y el funcionamiento policial. Hay una tarea fundamental: crear capacidades políticas para desarrollar esto, porque la mayoría de las estructuras gubernamentales no tienen esto. También hay que crear protocolos de funcionamiento.

--¿Qué aconsejaría para cambiar a la fuerza policial?

--Hay que dejar instituciones en funcionamiento. Está claro que la policía controlándose a sí misma es un fracaso en todos lados. Los mecanismos de control de legalidad, de corrupciones o de desempeño tienen que ser a través de dispositivos externos, con la policía pero por fuera de la policía.

--¿El control se haría con civiles?

--No está decidido. Se decidirá a futuro.

--¿Aconsejaría la sindicalización policial?

--Por el momento no. Trabajaría para tratar de colocar dentro de la agenda la situación laboral de los policías. Santa Fe ya tiene una ventaja porque ha sido pionera, al crear la comisión de análisis sobre higiene y seguridad en el trabajo con representación policial para poder conocer el estado de situación. Pondría blanco sobre negro las condiciones de trabajo de los policías.

Compartir: 

Twitter
 

Marcelo Sain está abocado a la formación policial y al bienestar de los efectivos.
Imagen: Sebastián Granata.
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2020 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.