CULTURA / ESPECTáCULOS › FOTOGRAFIA. CAMARóN REALIZARá DOS NUEVOS ENCUENTROS EN ROSARIO.

Construcción colectiva de la memoria

Conformado por fotógrafos y profesionales, el proyecto está marcado por una concepción amplia de territorialidad, comprendiendo a la fotografía como un medio para acceder a historias, recuerdos y miradas sobre la propia existencia.

 Por Edgardo Pérez Castillo

El Camarón es, claro, una cámara gigante. El Camarón es, también, un dispositivo de grandes dimensiones (una carpa desmontable de dos por cuatro metros) que permite introducirse en el corazón del proceso fotográfico. Más allá de las cuestiones técnicas, el Camarón es esencialmente un proyecto que apuesta a lo territorial, comprendiendo a la fotografía como un medio para acceder a historias, recuerdos, miradas sobre la propia existencia.

Gestado en 2010 en el marco de un taller dictado por Norberto Puzzolo donde confluyeron fotógrafos y profesionales con experiencias previas en colectivos de trabajo (y que a partir de la afinidad allí asentada empezaron a diseñar el proyecto), Camarón inició sus recorridos en 2013. Desde entonces articuló sus recorridos con diversos colectivos de trabajo, tejiendo un entramado que esta tarde tendrá un nuevo nodo: el encuentro Posdata con el que Camarón apunta a "revalorizar el sentido de lo público, la organización y la participación popular, el trabajo cooperativo y colaborativo", y que desde las 18 se desarrollará en la Facultad de Psicología (Riobamba 250bis, aula 2.2), marco en el que se presentará el anuario de Revista Ajo. Periodismo de largo aliento, de Mar del Plata.

"Desde el comienzo del proyecto nos fuimos contactando con distintos grupos y colectivos --explica Andrés Macera, uno de los miembros fundadores de Camarón--. A partir de esos encuentros nos surgió la idea de vincularnos mano a mano con otros colectivos, empezamos a pensar en armar cruces uno a uno, compartiendo el dispositivo. En este caso la articulación que armamos es múltiple, entre Camarón, Revista Ajo, la Universidad del Hacer de Ciudad Futura y el Sindicato de Prensa".

Con esa misma lógica, pasado mañana en el barrio Nuevo Alberdi se desarrollará una jornada de documentación colectiva coordinada conjuntamente por los impulsores de Revista Ajo, la Escuela Etica y Camarón, que desembarcará allí con su dispositivo de fotografía analógica. "Nuestra intención tiene que ver con democratizar y expandir la experiencia fotográfica en su sentido más político y colectivo. Hacer del momento fotográfico un momento de reflexión acerca del contexto y el aquí y el ahora que nos atraviesan como grupo, como seres históricos; proponiendo nuevas formas de mirarnos, de reconocernos, de relacionarnos y, a partir de eso, producir un documento en común", apuntan desde Camarón, colectivo conformado actualmente por Macera (reportero gráfico de Rosario/12), Germán Aponosovich (fotógrafo y realizador audiovisual), Soledad Fontana (arquitecta), Virginia Mazza (comunicadora social), Cecilia Prestigiovanni (fotógrafa), Santiago Rocca (fotógrafo), María Laura Pastorino (fotógrafa) y Gabriela Muzzio (fotógrafa y docente).

"Camarón es un proyecto fotográfico para trabajar en territorio con comunidades, es una cámara que toma fotografías analógicas, en blanco y negro --detalla Macera--. Es desarmable, itinerante, lo que permite que la gente entre y participe de todo el proceso fotográfico, viendo cómo se conforma la imagen, seleccionando fragmentos de la imagen, capturándolos y revelándolos ahí mismo".

La propuesta permite combinar lo lúdico con lo educativo, dos facetas de un proyecto que persigue la conformación de documentos fotográficos colectivos, maleables al contexto y las motivaciones de cada grupo social. "Desde un principio pensamos en un proyecto con estas características, que sea territorial, que no sea un proyecto artístico de autor --explica el reportero gráfico--. Nunca fue la intención formar un colectivo de artistas que produzcan obras de autor, sino vincular a la fotografía con otros ámbitos. En cada actividad que realizamos le prestamos mucha atención al registro que se hace de esa actividad y a medida que vamos avanzando buscamos también la manera de compartir todo lo que se produce ese día, con la intención de que los vínculos que se entablan en una jornada de Camarón puedan perdurar lo más posible. Lo más importante es que la persona que entra en Camarón, que participa de capturar un fragmento de imagen, se sienta parte de esa imagen, pueda ver esa imagen terminada y luego tener algún lazo que nos una".

Desde sus primeros pasos con un sistema estenopeico, hasta la utilización de lentes sencillos que, sin correrse del sistema analógico, permiten agilizar el sistema de captura potenciando así la experiencia, el Camarón permite registros colectivos para, en paralelo, fomentar la construcción de un archivo. De ese modo, apuntan a la conformación de un relato común "a partir de la conservación de los objetos culturales que se producen en cada una de las intervenciones", proponiéndose así como "una plataforma simbólica y material donde atesorar las producciones que se van elaborando a lo largo del proyecto pero también como forma de ponerlas en movimiento, en circulación, aportando a la documentación histórica y a la construcción de una memoria común".

Compartir: 

Twitter
 

Fragmentos tomados por cien personas en Córdoba y San Martín.
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.