DEPORTES › EL EQUIPO GANABA, PERO ALFARO HIZO CAMBIOS Y LO PERDIó TODO

Central cayó por su propia impericia

Ante un pálido River, el canaya no pudo defender la diferencia que marcó Caraglio a los 16 minutos. En el segundo tiempo, dos desafortunados cambios que realizó el técnico lo dejaron sin nada. Fueron dos goles de River, y el festejo del Ogro.

 Por Alejo Diz

1 Central: Broun (6); Alvarez (6), Ribonetto (5), Braghieri (5), Lima (5); Moreno y Fabianesi (5), Méndez (7); Franzoia (5), Ezequiel González (6), Choy González (4); Caraglio (6). DT: Gustavo Alfaro

2 River: Ojeda (5); Ferrari (5), Cabral (4), Sánchez (4), Villagra (5); Galmarini (5), Ahumada (5), Abelairas (5); Rosales (4), Buonanotte (5); Falcao (5). DT: Néstor Gorosito.

Goles: PT: 15m Caraglio (C). ST: 17m Galmarini (R) y 22m Fabbiani (R).

Cambios: ST: 12m Fabbiani por Rosales (R) y Andrés Ríos por Buonanotte (R), 16m Escobar por Franzoia (C) y Zelaya por Ezequiel González (C), 21m Barrado por Abelairas (R) y 40m Gervasio Núñez por Choy González (C).

Arbitro: Héctor Baldassi

Cancha: Central


En el caso de Central, el receso estival no renovó ideas, menos aún sirvió para espantar miedos, esos mismos que postraron al equipo a la zona de Promoción en el pasado Apertura. Llegaron los refuerzos pedidos por el entrenador, acudió la gente masivamente ayer al Gigante, y para alentar los mejores augurios en el debut como local, el invitado fue River, que anda por el fútbol argentino tan pálido de juego como muestran sus números del último semestre. Si hasta un tipo fuera de peso, carente de relación con el club, como Cristian Fabbiani, fue necesario traer para repartir espejos de colores a una hinchada necesaria de gloria ante tanto estrellato del eterno rival. Todo estaba preparado para Central, menos el propio técnico auriazul, que se mostró dubitativo en sus convicciones, cambió repentinamente la estrategia de juego, y no sólo dejó escapar el triunfo, sino que dejó al equipo nuevamente con la mueca de la derrota.

Central no tiene nada para regalar en su promedio. Así lo entiende también Alfaro, quien estuvo abocado a la construcción de un equipo que defienda bien. Es por eso que sacudió a más de uno ver a un Central sumiso ante River, al que dejaba jugar, quizás tentado por lo mal que juega precisamente River de un tiempo a esta parte. Y para eso el canaya deposita todas sus ambiciones en dos de sus once jugadores: Ezequiel González, como creativo, y Caraglio, como consolidado delantero de área.

El diez y el nueve lo hicieron bien. En la primera asistencia del Equi el goleador definió desviado; pero en la segunda, aunque el ángulo no era propicio, Caraglio, con remate cruzado, superó a un débil Ojeda. La ventaja en la cancha la marcaban los dos talentos de Central, junto a Méndez, que en el medio corría por Moreno y Fabianesi, aún sin sintonía física, y por Choy González, quien las hizo todas mal, del minuto uno al 95 (sume los cinco adicionados por Baldassi). Pero como el ex Gimnasia vino por pedido de Alfaro, el orgullo del entrenador fue la semilla donde germinó la victoria de River.

Porque de los millonarios no hay nada por destacar, más que las gambetas, ausentes ayer, de Buonanotte, el coraje de Falcao y punto. De grande, este River versión 2009 sólo tiene al Ogro, quien, casualmente, cuando ingresó inclinó la cancha, y no precisamente por su peso. Es que justo antes Alfaro cambió todo, como un capitán de batalla que se tropieza inesperadamente con una geografía no conocida. Salieron el Equi (pidió el cambio) y Franzoia para meter a Escobar y Zelaya, quienes se sumaron a un equipo que ya tenía cansado a Moreno y Fabianesi y aún cargaba con Choy González.

Vino un tiro de esquina de River (cedido por macana del ex Gimnasia que vino como refuerzo) y un cabezazo de Galmarini sobre la línea para empatar. Central ya estaba de fajina para defender justo lo que se le acaba de escurrir: la ventaja. Para peor, Fabbiani sigue teniendo la divinidad de su lado, porque como en Ñuls, todo lo que toca es gol: remate al medio del arco, Broun no ve la trayectoria de la pelota, y quien se hizo ídolo por sus palabras, hizo callar a todo el Gigante, con Alfaro incluido.

Compartir: 

Twitter
 

Ezequiel González le saca la pelota a Sánchez, de River. Ferrari trata de impedir la jugada.
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2020 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.