DEPORTES › CENTRAL PERDIó CON INSTITUTO POR 1 A 0 Y POSPUSO LA VUELTA OLíMPICA

El campeonato se hace esperar

El equipo de Russo fue superior durante buena parte del partido, pero no logró convertir, con una efectividad muy inferior a la que mostró durante todo el torneo. La semana próxima, frente a Deportivo Merlo, se definirá si es el campeón.

Pocas veces en el año, Central desperdició tantas situaciones como ayer. En varios tramos del partido, el canaya fue superior a Instituto, pero no pudo convertir la decena de chances que tuvo, y en su primera llegada a fondo, el equipo cordobés le convirtió el único gol del partido. De esa manera, atrasó el posible festejo de jugadores e hinchas rosarinos, quienes deberán aguardar una semana más y ganarle a Deportivo Merlo en el Gigante para conquistar el campeonato. Central le lleva solo un punto a Gimnasia, que recibirá a Sarmiento de Junín.

Central salió a atropellar a Instituto, desde el primer minuto se hizo cargo de la ventaja que le dio Gimnasia el sábado, al no poder vencer a Deportivo Merlo. Durante el primer cuarto de hora, el partido se jugó en el campo del local. Con una superioridad notable, sustentada en el despliegue de sus laterales y la resolución por el centro, el canaya superó ampliamente a un rival, que contribuía con una débil respuesta. Por arriba o por abajo, el dominio era muy marcado.

El equipo de Russo merecía largamente estar en ventaja, pero dilapidó de manera increíble más de una situación. Toda la justeza que tenía hasta tres cuarto de cancha la convertía en imprecisión al ingresar al área defendida por Chiarini. El paraguayo Bareiro, en dos oportunidades, y Medina, en un mano a mano inmejorable, pudieron ganarse la tapa del lunes, pero no contaron con la buena respuesta del uno cordobés, que se erigía como la figura de la cancha.

Tanto ir sin poder convertir envolvió al canaya en la frustración. En la segunda parte de la etapa, Central se dejó vencer por la mediocridad y empezó a fallar los pases que, hasta hace unos minutos, aseguraba sin inconvenientes. No obstante, su dominio no corría peligro porque la propuesta de Instituto era sumamente menor. Solo se basaba en las aisladas escapadas del volante izquierdo Bazán, pero no tenían corolario en sus compañeros. Y cuando el rojiblanco se animaba a atacar, le daba a Central grandes ventajas para quebrarlo con un contragolpe. Pero, como todo el primer tiempo, el canaya perdonó más de la cuenta.

Nada varió en el inicio del epílogo. Central volvió a atropellar a Instituto, aunque con más presiones y menos orden en el regreso. Pero nuevamente se encontró con respuestas estelares de Chiarini, que le negó el festejo a Medina, Méndez y compañía. Russo se impacientaba desde el banco y maldecía que su equipo no pudiera abrir el partido. Mucho más irascible se puso cuando el conjunto cordobés llegó al gol a los 15 minutos en su primera llegada a fondo del partido. Ponzio la durmió sobre la izquierda y se apoyó en Aguirre, que ingresó al área con velocidad y asistió a Bernardi que definió en soledad. Gran gol de Instituto.

El juego castigaba la falta de contundencia del canaya, que veía más lejos la chance de dar la vuelta olímpica en el Mario Kempes. El técnico auriazul intentó paliar el golpe y dispuso los tres cambios en apenas quince minutos. El inesperado mazazo fue casi letal. Sin embargo, Central siguió en su andar incansable en busca, ahora, del empate. Instituto podía replegarse o defender lejos de su arquero: de ambas maneras sufriría el asedio del visitante. El canaya pagaba carísimo haber dilapidado tantas chances de gol. A lo largo de todo el certamen, sobresalió por su contundencia. El promedio de fallos en definición del partido de ayer fue mucho más alto que el de toda la temporada.

Con el correr de los minutos, Instituto ganó en solidez y si no hubiera desperdiciado propicias jugadas de contra, hubiese ampliado la ventaja. El canaya se desdibujó, se desmoralizó y sumó su segunda derrota consecutiva, ambas fuera del Gigante. No es grave, ya consiguió el ascenso, pero si quiere completar el logro con el campeonato y no depender de otros, deberá vencer en la última fecha a Merlo en Arroyito.

1 Instituto: Chiarini; Damiani, Báez, Zbrun, Canever; Bellone, Vismara; Bernardi, Aguirre, Bazán; Ponzio. DT: Frank Kudelka.

0 Central: García; Ferrari, Peppino, Valentini, Delgado; Encina, Domínguez, Mendez, Lagos; Medina, Bareiro. DT: Miguel Angel Russo.

Gol: ST 14m Bernardi (I)

Cambios: ST 13m Carrizo por Lagos (C), 20m Coniglio por Medina (C), 28m Becker por Encina (C), 29m Soda por Ponzio (I), 36m Saharrea por Bazán (I), 45m Correa por Bellone (I)

Arbitro: Andrés Merlos

Cancha: Mario Alberto Kempes

Compartir: 

Twitter
 

Encina fue silbado por los hinchas de Instituto.
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.