DEPORTES › CENTRAL GANó POR 1 A 0 Y SUMó SU CUARTO TRIUNFO CONSECUTIVO ANTE NEWELL'S

Esa vieja costumbre canaya de ganar

El canaya fue superior, tuvo disciplina táctica y se aprovechó de los nervios leprosos para sumar en el parque Independencia. Así consolidó su protagonismo en el torneo. El gol lo hizo Marco Ruben. Pitana no cobró un penal a Domínguez.

 Por Alejo Diz

Nuevos jugadores, otros técnicos, distintas motivaciones, renovadas ambiciones y un mismo final. El que tiene, de un tiempo a esta tarde, a Central ganando el clásico con facilidad, suelto de ideas y de seguridad, ante un rival que vive el partido atormentado, martirizado por la responsabilidad. Pasó lo mismo de siempre: ganó Central. Esta vez lo hizo de otra manera, con mejor disciplina táctica y sin olvidar nunca donde está el arco rival. Y Newell's fue el mismo. Porque Lucas Bernardi no le cambió la cabeza a los jugadores y la Lepra languideció de pánico toda la tarde, perdió sin excusas, aunque por azar casi lo empate en el final. Una definición genial de Marco Ruben, con pase de Nery Domínguez, cerraron la cuarta victoria consecutiva de los canayas ante su clásico rival, un registro que no tenía antecedentes en la añeja rivalidad de la ciudad.

Las diferencias fueron totales. A pesar de que el triunfo no parece holgado. Lo que pasó fue que Newell's no sabe cómo jugar los clásicos y Central disfruta de cada pelota disputada con la sabiduría de saberse ganador al final de la tarde.

Más allá del aspecto emocional, que tortura a los rojinegros y exprime recursos en los canayas, Central sacó su primera ventaja a los pocos minutos, plantando en el mediocampo marca bien sincronizada y con Nery Domínguez y Musto tan cerca de sus defensores como de sus delanteros. Newell's no sabía qué hacer con la pelota y sus jugadores fallaban en masa: la perdía siempre Tévez, Denis Rodríguez no aportó en ataque, Bernardello corría detrás de los rivales y Mateo era solo enjundía.

No pasaba nada, pero el partido se jugaba siempre en campo de Newell's. Ustari se desesperaba por sacar al equipo de su campo y salía del área. Domínguez buscó en tiro desde media cancha pero no sorprendió al uno leproso. En el segundo tiempo, el volante central canaya lo volverá a intentar y por centímetros no creó un gol histórico.

Central tenía la pelota, dominaba, pero no generaba peligro en su juego. Pero esa posesión sostenida llevaba a Newell's a cometer infracciones y en pelotas paradas lo tuvo Alvarez con una volea en el área menor que desvió Ustari y luego Donatti, con derechazo alto al despeje de un tiro de esquina.

Newell's no generó una situación de gol con pelota en juego en todo el partido. Scocco y Maxi Rodríguez estaban muy lejos de donde se disputaba el partido. Y cuando la pelota les llegaba, el fondo de Central era firme en la marca, con Pinola sin fallar en toda la tarde. Scocco probó a arco en un tiro libre que rechazó Caranta y después ensayo un gol olímpico con pelota que pegó en el travesaño.

Aquellos intentos de Scocco fueron la excepción del juego. Central recuperó el dominio y lo perdió Aguirre, con remate a la tribuna, al recibir un mal rechazo de Ustari. Pitana le negó a Central con un visible penal de Casco a Nery Domínguez (patada a la cintura) y el primer tiempo se fue con una sensación latente: Central lo va a ganar.

Más aún porque el canaya jamás se detuvo en el penal no cobrado del árbitro. El equipo de Coudet intentó ser más profundo con el ingreso de Niell por Aguirre y Bernardi con Mancini por Mateo. En las variantes, Newell's logró hacer parejo el reparto de la pelota.

El partido pasó a ser más enredado, con pocas emociones, pero con Newell's claramente lejos de todo protagonismo. Para Newell's la pelota era un problema. Y una pelota de las tantas que la Lepra despreció en mitad de cancha, Domínguez la tocó para sacar un repentino pase largo a Ruben, Fernández cerró fuera de tiempo, el nueve apareció por detrás y tocó de zurda al segundo palo, definición en la que tomó a Ustari caminando en el área.

Como en los tres clásicos anteriores, Newell's agonizó en su impotencia. Hubo emoción al cierre, porque Caranta resbaló en sacar del arco, Maxi Rodríguez le pegó de primera, por arriba, y la pelota pegó en el palo. No había forma de que Newell's lo empate. En verdad no había forma de que Central no lo gane.

Compartir: 

Twitter
 

Marco Ruben define tras un pase de Domínguez y abre el marcador para el triunfo de Central.
Imagen: Alberto Gentilcore.
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2020 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.