CULTURA / ESPECTACULOS › MUSICA. TE AMO TANGO UN DISCO GANADOR GRABADO EN NY

El grammy para un rosarino

Octavio Brunetti, pianista y arreglador rosarino radicado
en Estados Unidos, recibió una estatuilla por su CD de tango.

 Por Marisol Gentile

Corría el año 2004 cuando Octavio Brunetti armó las valijas y, con su flamante beca bajo el brazo, cambió los calurosos ensayos en Rosario por las gélidas tertulias de estudio en Boston, más precisamente en las aulas del Berklee College of Music. Y es que el pianista y compositor había centrado su atención en un campo de la música para el cual no existen escuelas en Rosario: sus anhelos de especialización se centran en lo que comúnmente se conoce como "música popular". Y este rótulo trae aparejado subliminalmente una mala categorización, ya que en forma peyorativa este título marca una notable diferencia entre la música clásica y la no-clásica y que, lamentablemente englobará también los conceptos de "seria" versus "no seria", "académica" contra "no académica". El grado de excelencia o no de una composición poco tiene que ver con el estilo al que ésta pertenece. Solo importa que dicha elección sea abordada con respeto y conocimiento del métier. En otras palabras: el academicismo musical, esto es, el aplicar todos los conocimientos de la teoría de la música, de la composición, de la orquestación, de la forma, la textura, la articulación y demás parámetros, es previo a cualquier elección del camino a seguir. No importa qué campo estilístico de la música se intente abordar, lo que es realmente importante es que se apliquen en él los tintes académicos que harán que esa composición sea hecha con criterio y a conciencia.

Volviendo a Brunetti diremos que durante su estancia en Boston aquél deseado crecimiento profesional, finalmente se produjo. "En el 2005 me mudo a Nueva York, después que un teatro me ofreciera una Visa Artística para trabajar en las producciones que tienen anualmente" cuenta a esta redacción, en diálogo exclusivo. "Desde ese entonces y hasta el día de la fecha llevo trabajando ininterrumpidamente cuatro temporadas. Grabé allí mismo, en Nueva York, una serie de Cds, entre los cuales se encuentra la placa Te amo tango, que es el disco que recibió el Grammy al mejor álbum de tango el año pasado. Ese Cd fue grabado por Raúl Jaurena en bandoneón (muchos de los temas son composiciones suyas), El Quinteto Sinopus de Montevideo y en el piano estoy yo", cuenta el pianista a Rosario/12.

Si bien los primeros tiempos lejos de Rosario fueron difíciles, su personalidad, sencilla y abierta, así como sus deseos de abrirse camino hizo que se relacionara muy rápido en el gran país del norte. "A la semana de haber llegado ya estaba tocando en un club de jazz. Desde ese momento no paré más", evoca. "El último disco que grabé -y que salió en enero del año pasado por el sello Sony Classical- fue Appasionato, en dúo con Yo-Yo Ma. La experiencia de tocar y grabar con él fue sublime, no sólo por su arte, que es maravilloso a la hora de hacer música, sino también por la grandeza de su persona, por su humildad, alguien que está siempre interesándose por los demás, escuchando lo que el otro tiene para decir. Yo-Yo Ma es un tipo fuera de serie, simplemente genial".

La pieza que el superfamoso músico chino-americano grabó junto a Brunetti en esa placa es "Soledad", de Astor Piazzolla, de la Suite "Silfo y Ondina" del mismo autor. "Todo fue muy loco: una mañana de setiembre, revisando mis e-mails, me encontré con uno que decía "Recording with Yo-Yo Ma". Lo primero que pensé es que era una propaganda, pero mientras iba leyendo me dí cuenta que era una carta de la representante de Yo-Yo Ma en la que me proponían grabar con él "Soledad", para mí una de las composiciones más bellas de Astor Piazzolla. Al parecer la recomendación venía de Osvaldo Golijov, un extraordinario compositor platense que reside aquí dese hace tiempo aquí", recuerda Brunetti. La relación continuó con una nueva invitación de Yo-Yo Ma a Brunetti para que lo acompañara a ilustrar una conferencia académica sobre tango, tocando a dúo con él en el Insituto Radcliffe, en Cambridge.

Actualmente la actividad de Octavio es variada y diversa: trabaja como pianista, arreglador y director musical en géneros como tango, música clásica, jazz, comedias musicales y world music. Además, formó y dirige su propio quinteto, el Octavio Brunetti Quintet, con el que se presenta a tocar asiduamente en diferentes escenarios de Nueva York y otras grandes ciudades. La lista sigue. "Desde octubre del año pasado estamos grabando un disco que esperamos tener en el mercado para abril de este año. Allí participan los argentinos Héctor Del Curto (Buenos Aires) en bandoneón y Pedro Giraudo (Córdoba) en contrabajo, el norteamericano Adam Tully en guitarra y el guatemalteco Sergio Reyes en violín. La voz es de Noelia Moncada, mi cantante de tango favorita. Un combinado internacional, como verás: cada uno de ellos tiene su propio proyecto y son unos músicos excepcionales", subraya. Además, está preparando una gira europea que se dará en unos meses, en conjunto con su pareja, Annatina Luck -bailarina de tango y coreógrafa-, con la que producen juntos sus espectáculos en donde el tango y la danza se unen.

Aquel viaje que realizó en enero del 2004 hacia los EEUU, para simplemente estudiar en la prestigiosa escuela de jazz Berklee College of Music, en Boston, le abrió un sinfín de horizontes y la promesa de una carrera vertiginosa que sigue creciendo. Si bien en la Argentina ya era Brunetti un músico requerido (trabajaba como pianista y como subdirector de la Orquesta Provincial de Tango de la ciudad de Córdoba), la beca del Berklee College le sirvió de trampolín para armar una excepcional carrera en esas latitudes. "Mientras cursaba mis estudios en Berklee (Boston), era convocado como músico, desde Nueva York, cada vez con más frecuencia. En Marzo del 2005 un teatro local me ofreció una Visa Artística y decidí trasladarme a la 'Gran Manzana', en donde resido actualmente", cuenta, en el final de la entrevista. "Los proyectos para el futuro son muchos, tantos que no me atrevería a contar ninguno", bromea el músico prometiendo, en la misma frase, hacer partícipe a sus conciudadanos de cualquier futuro -seguro, agregamos nosotros- éxito.

Compartir: 

Twitter
 

Brunetti al piano. Se fue a Berklee en el 2004.
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2018 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.