CULTURA / ESPECTáCULOS › CINE. ENTRE LOS MUROS, DE LAURENT CANTET, TRANSCURRE EN UNA ESCUELA SUBURBANA

Preguntas alrededor de la educación

El film del director de Recursos Humanos se atreve a indagar sobre una institución educativa de París, casi al modo de un documental. Y desnuda las complejidades que se ponen en juego con alumnos que tienen diferentes orígenes y aspiraciones.

 Por Emilio A. Bellon

Entre los muros. ("Entre les murs") Francia, 2008

Dirección: Laurent Cantet

Guión: Laurent Cantet, Francois Begaudeau, Robin Campillo.

Fotografía: Pierre Milon, C. Pujol, G. Lazarevski.

Intérpretes: Frncois Begaudeau, Vincent Claire, Olivier Dupeyron, Frederic Faujas, Laura Baquela, Juliette Damaille.

Duración: 130 minutos.

Salas de estreno: Del Siglo, Monumental y Showcase.

Calificación: 10 (diez)

Desde sus inicios, a fines de los años 30, cuando nació como respuesta al Festival de Venecia que sólo exhibía films ligados a la ideología nazi﷓fascista, el Festival de Cannes sigue sorprendiendo por alejarse de los cánones impuestos por el cine industrial. En la edición del mes de mayo del año pasado el máximo galardón, la "Palma de Oro", le fue otorgado al film francés Entre los muros, que se estrenó en Rosario esta semana.

El título del film podría llevarnos a pensar que se refiere a un ámbito carcelario y desde aquí se plantea una primera problematización. Tal vez haya que pensar que tal es la vivencia que se puede experimentar en el interior de algunas instituciones que funcionan como un microcosmos social, en la medida en que volvemos a reconocer allí ciertas reglas que no alcanzan a interpretar a los individuos. En este caso, a un grupo de adolescentes, veinticinco alumnos en un aula, observados a lo largo de un ciclo lectivo, que conforman un variado grupo multicultural en una escuela de un barrio suburbano de París.

Pero no es la institución﷓escuela únicamente donde el realizador de Recursos humanos focaliza su mirada. En tal caso, la escuela, en la que un amable director saluda a todo el equipo docente y no docente en la primera secuencia del film, permite reconocer aquellos mecanismos de conducta, aquellas contradicciones que el mundo exterior ejecuta, a veces, con indiferente naturalidad.

Entre los muros se atreve. Y logra magistralmente, a lo largo de un poco más de dos horas, llevarnos a detenernos en el interior del establecimiento, el que se asienta en un funcional edificio caracterizado por sus rígidas líneas geométricas. Y es el mundo de adentro el que se puede considerar como un espacio en el cual se ponen en juego otras tensiones familiares y sociales que serán motivos de diálogos y debates entre los docentes.

Cantet, desde un cine muy cercano a los hermanos Dardenne, explora casi de manera documental, con cámara en mano, rostros, gestos y actitudes y nos lleva a redescubrir ﷓pidiéndonos que nos detengamos a escuchar conscientemente﷓ el alcance de las palabras, sea para ayudar a construir y dar cuenta de una identidad como para reflexionar ante un cierto equívoco. Admirable es desde aquí la actividad que el profesor de francés (soporte del relato, igualmente co﷓guionista del film) le solicita a sus alumnos a partir de la lectura del libro﷓memoria El diario de Anna Frank.

Se trata de escribir un autorretrato, se trata de que cada uno pueda mirar a su propia historia y dar cuenta de imágenes y palabras que hablan de un posible autoconocimiento. La labor del profesor está marcada por enojos y sonrisas, pero al mismo tiempo expresa aquellas dificultades por las que los docentes, entre otros actores sociales, enfrentan ante ciertos interrogantes.

Entre los muros no es un film que alcance respuestas; por el contrario, coloca a la institución escuela en el lugar de cruce de tantas problemáticas. Y el público al que está dirigida no es sólo el que conforma, el que dedica su vida a la actividad escolar, sino a toda la comunidad.

A la manera del cine de los maestros del neorrealismo, en su aspiración máxima, Entre los muros no presenta actores profesionales; por el contrario son los mismos alumnos de ese establecimiento los que asumen ese lugar de compromiso, habiendo llevado a sus guionistas a ir modificando el curso de la historia y proponer otros desvíos. Laurent Cantet honra particularmente a los films de Roberto Rossellini y pone en la pantalla la letra de unos de sus textos Un hombre libre no debe aprender como esclavo, publicado en 1977, el año de su fallecimiento.

En tanto la mayor parte de los alumnos provienen de familias de inmigrantes, algunos de ellos pertenecen a la población negra, vemos jugar en relación con sus padres las cuestiones referidas a cultura y lenguaje, como asimismo a dificultades por comprender visiones del mundo. Las cuestiones -no sólo de conocimiento intelectual- son las que transitan y definen problemas de conducta, la que lleva a que surja en escena un comité disciplinario.

Entre los muros nos ubica frente a un sucederse dialéctico de preguntas y parciales respuestas, de silencios y de reacciones enojosas, de puntos suspensivos que no llegan a completarse.

Cantet no enjuicia el sistema educativo, sino que lo describe en su compleja red de relaciones. A veces no hay soluciones y en muchas oportunidades la palabra no puede dar cuenta de aquellos problemas que se fijan en un espacio más allá de la escuela. Pero es toda una afirmación el lugar que la misma ocupa en la medida que permite que alguien diga: "Aquí estoy yo y necesito ser escuchado, leído". Como lo van descubriendo de manera similar los niños que habitan las cloacas en lugares olvidados por la sociedad, en el muy recomendable film de Marco Pontecorvo, Pa﷓ra﷓da; ya que allí, a través de la labor creativa circense, un payaso de origen argelino trata de apartarlos de la sordidez en la que viven debiendo enfrentarse a calumnias y amenazas.

En una entrevista a Laurent Cantet, publicada en "Haciendo cine", en marzo, leemos: "Creo que la mejor arma que puede brindarle la escuela a un chico ante la multiplicidad de estímulos exteriores es formar su sentido crítico, hacer de ese chico un ciudadano responsable".

Compartir: 

Twitter
 

La escuela de Entre los muros condensa tensiones sociales y familiares que la exceden.
 
ROSARIO12
 indice
  • Deportes> FUTBOL. Ñuls y Central igualaron el clásico 1 a 1, producto de sus deficiencias cruzadas
    El empate fue más amargo para Ñuls
    Aunque Ñuls jugó mucho mejor en el primer tiempo, y estuvo la mayor parte del partido en...
    Por Alejo Diz
  • OPINIóN > SIETE DIAS EN LA CIUDAD
    El interés en estas elecciones
    Por Leo Ricciardino
  • CIUDAD > UN LUGAR EN LA WEB PARA AFIANZAR LA IDENTIDAD
    Diversidad en internet
    Por Lorena Panzerini
  • SANTA FE > HOY ASUMIRáN CUATRO MAGISTRADOS ELEGIDOS POR LOS NUEVOS CONCURSOS
    A juez puesto, otro renuncia
    Por Evelyn Arach
  • CULTURA / ESPECTáCULOS > THE READER, DE STEPHEN DALDRY, CON KATE WINSLET
    Del amor, la ética y los libros
    Por Leandro Arteaga
  • CULTURA / ESPECTáCULOS > CINE. ENTRE LOS MUROS, DE LAURENT CANTET, TRANSCURRE EN UNA ESCUELA SUBURBANA
    Preguntas alrededor de la educación
    Por Emilio A. Bellon
  • CONTRATAPA
    Contratapa
    Por Adrián Abonizio y Eduardo Van Der Koy
  • PIRULO
    Rectorado
  • CARTELERA
    Cartelera

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.