CULTURA / ESPECTáCULOS › DéCIMA EDICIóN DEL "EXPERIMENTA", OTRO OBJETIVO CUMPLIDO DE EL RAYO

Todo lo que salió del laboratorio

El Encuentro Internacional de Grupos de teatro que organiza El Rayo Misterioso, superó ampliamente las previsiones de sus organizadores y también la de los participantes. Esta nueva edición consolidó el proyecto y la sala propia.

 Por Julio Cejas

Finaliza hoy la décima edición del "Experimenta", el Encuentro Internacional de Grupos de teatro que organiza el Grupo Laboratorio El Rayo Misterioso y que comenzó el lunes pasado desafiando todas las previsiones tanto de sus organizadores como las de los participantes. Más allá de la reducida propuesta de espectáculos y algunas ausencias como las del dramaturgo Alberto Drago, este Encuentro revitalizó sus objetivos originales y volvió a demostrar la capacidad organizativa de un grupo emblemático y tan misterioso como el nombre que ostenta desde su creación.

Una vez más los integrantes de El Rayo se pusieron la camiseta que los diferencia del resto de los grupos tanto nacionales como internacionales, defendiendo una concepción del teatro que para muchos sigue siendo una actitud que no condice con los nuevos paradigmas de un teatro al servicio del mercantilismo y que privilegia el éxito antes que la reflexión y la autocrítica.

Los objetivos para los cual fue creado el Experimenta que parten de la búsqueda de "un espacio de verdadero encuentro, que reúna a grupos de distintos países, cuyo trabajo se base en el criterio de investigación teatral para posibilitar la confrontación y el conocimiento con el fin de recoger, asimilar, profundizar y enriquecer la teoría y la práctica del movimiento teatral universal", volvieron a concretarse en esta última edición.

Este año el retorno de uno de los protagonistas de las mesas redondas, el milanés Renzo Casali, actor, director y creador del paradigmático grupo Comuna Baires, volvió a concitar la expectativa de las nuevas generaciones de teatristas que participaron del Seminario "Del actor actor al actor autor".

Los Encuentros de Revistas teatrales, como los de Directores de Festivales de Teatro y de Críticos Teatrales, volvieron a reunir a una entusiasta cofradía de creadores y personalidades que siguen apostando a una visión comprometida con el papel que las artes escénicas deberían cumplir en sociedades donde la cultura va ocupando un lugar cada vez más cercado por los criterios de mercado.

El grupo anfitrión tuvo la responsabilidad de abrir el Encuentro con su última propuesta "Dionisos Out" que debió reemplazar a "Dolce Far Niente del Grupo local Seisenpunto, postergada para el final debido a un problema de salud de uno de sus integrantes.

La obra escrita y dirigida por Aldo El Jatib realizó dos funciones que sirvieron para demostrar la capacidad de constante mutación de una producción que impactó a los presentes por la potencia de su poética y la entrega de un grupo de actores que se cargaron la titánica tarea de no descuidar el trabajo en escena ni la actividad organizativa del festival.

Otro de los grupos que comparten una mirada similar y que adoptaron el teatro como medio de vida y de expresión, el Bardo Teatro de Paraná, puso en escena "Amarillos Hijos", un inquietante trabajo que mixtura parte de la tragedia griega con el tema de los desaparecidos.

Esta segunda parte de una trilogía que arrancó con "Antígona" y que también se representó en otra edición del Experimenta, parte del encuentro entre Electra y Orestes , míticos hermanos que se reúnen para vengar la muerte de su padre y que en la versión de El Bardo, llegan para replantear la tragedia argentina que sigue buscando a los culpables de tantas tumbas insepultas.

Bajo la dirección compartida de Gustavo Bendersky y Valeria Folini, fundadores del grupo entrerriano, los actores Juan Kohner y Gabriela Trevisani sostienen una estructura dramática que mixtura el clown con la farsa para arribar a los registros de lo trágico en un final que se convierte en un homenaje demasiado explicito.

Por su parte los españoles de La Nuca Teatro, retrabajaron en "Lluvia en la carretera 77", dos obras cortas del siempre vigente dramaturgo norteamericano Tennessee Williams.

El grupo local "Hijos de Roche" puso en escena "Se finí",uno de los últimos trabajos que revitaliza la búsqueda de una inquieta directora y dramaturga como es Romina Mazzadi Arro y que sostiene fundamentalmente la actuación de Sofía González.

Compartir: 

Twitter
 

El Bardo Teatro de Paraná con "Amarillos Hijos" mixtura la tragedia griega y la tragedia nacional.
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2020 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.