CULTURA / ESPECTACULOS › REPORTAJE AL AUTOR DE UN LIBRO QUE EXPONE CON RIGOR LA VIDA DE FRANçOIS TRUFFAUT.

El cine es más armonioso que la vida

Con una escritura apasionada y cinéfila, el libro del poeta español Luis García Gil, recorre la vida y películas de François Truffaut desde el cariño y el homenaje. "También quise que el libro fuera una reivindicación", dijo el autor.

 Por Leandro Arteaga

A Emilio Bellon, con afecto

Surgido de la Nouvelle Vague, movimiento de vanguardistas cinéfilos cuyos ecos aún se sostienen, el realizador francés François Truffaut (1932 1984) tal vez encarne mejor que nadie el amor por el cine, la vida, la literatura. No hay manera de adentrarse en alguno de estos rasgos sin encontrarse con los demás. Dentro de la Colección Signo e Imagen, Editorial Cátedra (Madrid) ha dedicado recientemente uno de sus títulos a su vida y obra, a partir de la pluma de Luis García Gil, poeta y ensayista gaditano, autor también de "Serrat, canción a canción" (Alpha Text, Bs. As., 2006). "Se trata de una pasión puesta por escrito", comenta el autor a Rosario/12. "Desde que en mi adolescencia vi Los cuatrocientos golpes creo que quise investigar y profundizar sobre el cine de Truffaut. Por otra parte, también quise que el libro fuera una reivindicación".

El cariño y amor que le dedica se perciben en las páginas, al tiempo que delinea una personalidad compleja, que no ha dejado de generar controversias.

Quizá el año en que yo nací, 1974, hace que tenga una perspectiva diferente. Tengo la sensación, que he confirmado por varias vías, de que a Truffaut le han traicionado sus propios amigos de generación y, en cuanto al cine, los compañeros de travesía. Se puede decir que hay gente, espectadores, que se vieron marcados por el cine de Truffaut durante los años `60, tal vez en menor medida en los '70, y que hoy día dicen que su cine ha "envejecido mal" y que traicionó los principios de la Nouvelle Vague y los que, de alguna forma, había defendido como crítico, pero yo estoy en completo desacuerdo con ellos. Creo que Truffaut fue un director de cine apasionado, que vivió y amó al cine tanto como amó la vida. Él decía que las películas eran más armoniosas que la vida, y toda esa personalidad poética y apasionada fluye con enorme precisión en su cine. Por tanto, para mí el cine de Truffaut es un cine personal desde Los cuatrocientos golpes hasta Confidenciamente tuya. Desde luego que hay altibajos en su obra, pero no suelo distinguir unas películas de otras, no creo que se traicionara, sino que siempre quiso hacer un cine personal, un cine de sentimientos, un cine romántico. Es por todo eso que de mi parte hay una visión de reivindicación del cineasta François Truffaut.

El rasgo poético de Truffaut quizá sea uno de los aspectos cuya ausencia más se percibe en el cine actual, ¿no?.

Sí, totalmente. Y no sólo el rasgo poético, sino la cinefilia militante que Truffaut profesaba. Hoy, los directores de cine jóvenes prácticamente no reconocen a sus maestros. Antes de hacerse cineasta, Tuffaut tuvo una formación realmente importante como espectador, él podía llegar a ver una película quince o veinte veces. Esa cinefilia, esa salvación por el arte, creo que marca perfectamente su personalidad, que es lo que luego va a marcar evidentemente a todas sus películas. El cine de Truffaut deja bien en claro cuáles son sus maestros, cuáles son los cineastas de los que ha bebido y admira, y creo que en ese sentido, es un cineasta ejemplar, así como también en lo que a reivindicar la literatura se refiere, ya que era alguien que amaba profundamente los libros. Dado el apabullante dominio audiovisual que vivimos, es más que significativo que un cineasta se haya preocupado por reivindicar el valor de los libros.

Lo que nos lleva a Fahrenheit 451, su versión del libro de Ray Bradbury, donde nos repite la necesidad de los "hombres libros".

La novela de Bradbury tiene plena actualidad. Hoy día pareciera que la literatura tiene que continuamente reivindicarse. Aquí, en España, es cada vez más complicado que la gente lea, sobre todo a partir de una televisión lamentable, que contribuye muy poco al enriquecimiento cultural. Por eso la pertinencia de una novela como la de Bradbury, y que Truffaut hace suya desde un deseo de reflejarse en ella. Y sin duda lo consiguió. Aunque tal vez sea una película fallida dentro de su filmografía, es perfectamente definitoria de su estilo y de su personalidad.

Es maravilloso contemplar la pasión por el cine y la literatura confundidos, a su vez, con la propia vida del cineasta.

Truffaut podría haber terminado seguramente delinquiendo, su vida realmente pintaba mal. Otros compañeros de generación de la Nouvelle Vague han referido que para ellos siempre había una salida, es decir, si Chabrol, Rohmer o Godard no hubiesen triunfado en el cine, pues se hubiesen dedicado a otra cosa, hubiesen vuelto al negocio familiar o a la cátedra en la Universidad como profesores, pero a Truffaut no le quedaba otra que pensar en el cine; era el cine o el fracaso más absoluto. Entonces, esa vertiente de Truffaut a la que salva el arte no es fruto del mito o de la literatura, sino fruto de la realidad. A Truffaut el arte le hace ser mejor persona, y encuentra en el cine una respuesta que muchas veces no halló en la vida. Cuando vemos una película como Las dos inglesas y el amor, en la que él mismo había comentado que había dejado todo de sí mismo, estamos viendo al mismo tiempo la ruptura sentimental que tuvo con Catherine Deneuve, que le llevó a estar internado y a un periodo de depresión bastante fuerte. Quiero decir, Truffaut hace películas, en cierta manera, como una forma de explicar la propia vida.

Compartir: 

Twitter
 

Jean Cocteau, François Truffaut, Jean Pierre Léaud y Edward G. Robinson en Cannes.
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.