CULTURA / ESPECTáCULOS › LEóN GIECO PRESENTA VIDEO Y RECITAL DE MUNDO ALAS EN EL ANFITEATRO

Con el vuelo de un sueño colectivo

Para el prolífico cantante y compositor, el proyecto se convirtió en otro hito de su carrera, tal como lo fue De Ushuaia a La Quiaca. Sobre la inclusión de personas con discapacidad, considera que los artistas "llegan hasta ahí".

 Por Edgardo Pérez Castillo

El paralelismo trazado por León Gieco no es menor. "Creo que Mundo Alas es como un alto en mi carrera, como fue De Ushuaia a La Quiaca. Es un evento que merece ser atendido, muy importante, que está recibiendo muchos premios, la gente se conmueve muchísimo con todo ésto, entonces lo vamos a defender", dice el compositor de Cañada Rosquín a Rosario/12. Y hay buenas razones para pensar en éste como en un mojón especial dentro de la inmensa trayectoria de Gieco. Porque aquello que comenzó como un anhelado recital en Casa de Gobierno (ver recuadro) terminó convirtiéndose en un colectivo artístico en el que música, danza, plástica y cine van de la mano junto a un eje clave: la inclusión de aquellos que, más allá de sus discapacidades, se transformaron en protagonistas de un proyecto auténticamente movilizador.

Mañana, a las 21, ese proyecto se presentará por primera vez en su doble formato de película y recital, cuando, en primer término, en el Anfiteatro Humberto de Nito se proyecte Mundo alas, la road movie dirigida por Gieco, Sebastián Schinder y Fernando Molnar que sigue alzándose con premios y galardones. A su término, León subirá junto a sus músicos para recorrer algunas canciones, sumando luego a los protagonistas del proyecto Mundo Alas: Pancho Chévez, Beto Zacarías, Carina Spina, Alejandro Davio, Demián Frontera, María Laura Vicenti, Maxi Lemos, Antonella Semaan y la pareja de baile que conforman Javier y Carina. Además, habrá stands de venta de discos, remeras y Dvd`s, que recaudarán fondos que serán destinados al Hospital Garrahan.

Y mientras los integrantes de Mundo Alas se convierten en artistas profesionales, la película se prepara para ser exhibida en los festivales de Biarritz, Trieste y Malmö en Suecia (y también en México, Colombia y Chile), y sigue dándole satisfacciones a Gieco: en este regreso a la ciudad, el film será declarado de interés por la Municipalidad de Rosario, que también designará al compositor como Visitante Ilustre.

Mientras tanto, Gieco --el faro que guía el navegar de estos jóvenes e incansables artistas--, reconoce que las expectativas depositadas en Mundo Alas fueron ampliamente superadas: "Mundo Alas se transformó en un formato que hay que defender, y vale la pena llevarlo a todos lados. Cuando lo llevé al festival de La Habana, en Cuba, se pasó en una sala grande, de dos mil personas, y terminó todo el mundo aplaudiendo, con gente que venía a decirme que era lo mejor que habían visto en veinte años de festival. O el ministro de Cultura de Cuba, Abel Prieto, que estaba muy interesado en la película porque ellos recién ahora están empezando a trabajar con la discapacidad. En ese aspecto, mostrando la película y todo lo que se hizo, es señal de que nosotros estamos avanzados con ése tema. Como también en Argentina estamos avanzados con temas como el de la Justicia, y la justicia en contra de los genocidas. Porque estando acá vos ves que falta justicia, porque hace tantos años que estamos dando vueltas, pero cuando vas afuera ves que no pasa nada".

- La película, además, puede generar situaciones que van por fuera de lo artístico. De hecho, Mundo Alas fue declarada de interés por la Municipalidad de Rosario, decisión que debería implicar además una acción responsable en relación a la inclusión social de las personas con capacidades diferentes.

- Creo que sí, estoy totalmente de acuerdo con éso. Pero la verdad que nosotros hicimos ésto para que Pancho pueda tocar en la Casa de Gobierno, no lo hicimos pensando en todo éso. Ahora, si todo este evento, el libro, la película, el disco y todo lo que es Mundo Alas, incentiva esa parte, y la gente puede empezar a trabajar al respecto, es bueno. No te olvides que cuando nosotros hicimos De Ushuaia a La Quiaca con Gustavo Santaolalla, fuimos para estar en contacto con nuestros maestros, con Sixto Palavecino, con el Cuchi Leguizamón, Isaco Abitbol... Después cuando empezamos a tener el material, los periodistas nos decían: "¿Ustedes hicieron esto para salvaguardar la cultura nacional?". No, ni en pedo. Lo hicimos para divertirnos con Sixto Palavecino. Ahora, si sirve para salvaguardar la cultura étnica nacional está perfecto. Con Mundo Alas hicimos la gira para divertirnos. Ahora si todo el evento sirve para que la gente reaccione está perfecto, está bárbaro.

- Ese es el punto en el que debe entrar en juego la responsabilidad del Estado. Porque es más simple delegar en el músico el compromiso de trabajar en relación a temas como, en este caso, la inclusión social...

- Sí, claro. Pero nosotros como artistas podemos hacer lo que estamos haciendo. Hasta aquí llegamos nosotros. Los artistas llegamos hasta cierto punto, no actuamos de una forma política. Creo que ésto despierta conciencia, nada más. Y fijate una cosa: antes de hacer la película estábamos pidiendo dinero, entonces pensé en la gobernación de Santa Fe, porque estaba Binner, pero al final no pude reunirme con él. Terminamos la película y cuando él la vio se sintió tan comprometido que agarró una ONG de Carlos Pellegrini y le pagó para que fueran a pasar la película, gratis, por casi cien pueblos con los chicos de los colegios. Eso me pareció una cosa buenísima. Este es un material importante para que despierte conciencia y sea un aporte más.

Compartir: 

Twitter
 

La película dirigida por Gieco, Sebastián Schinder y Fernando Molnar obtuvo numerosos premios.
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2020 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.