CULTURA / ESPECTáCULOS › "ANTíGONA, ¿DóNDE ESTáS?". UNA VERSIóN LIBRE DE MARCELA BELARDO DE LA OBRA DE SóFOCLES

La memoria que nos trae Antígona

La obra se anuncia como una oportunidad de encontrarnos con la historia, con nuestra memoria, con nuestras decisiones. Para la directora la temporalidad "aporta fuerza para que la propuesta sea atractiva al espectador joven".

 Por Julio Cejas

El regreso de los clásicos a la cartelera local sigue siendo uno de los atractivos de estos últimos años y pareciera marcar toda una tendencia en la elección de directores con diferentes trayectorias y estéticas bien definidas. Uno de los grupos rosarinos recientemente creados - Arteatro Sustentable-, estrenó este año "Antígona, donde estás". Una versión muy particular de la siempre vigente "Antígona" de Sófocles, adaptada y dirigida por Marcela Belardo. La directora que debutó el año pasado con "Catalina Stockmann", una versión libre de "Un enemigo del pueblo", otro clásico de Henrik Ibsen, dialogó con Rosario/12 acerca de esta nueva propuesta.

"Es una obra que me acompaña desde el '73, año en que me la contaron en la Escuela de Arte Escénico de Larrechea. Desde ese momento, aquella frase de Antígona que dice: "`Nací para el amor no para el odio'", dejó en mí una huella indeleble al igual que la osadía de la protagonista. El cuidado por el legado de su religión y las palabras de su padre, en síntesis el compromiso con la palabra dicha", sostiene la directora.

Belardo no puede dejar de vincular sus vivencias personales con los años de la dictadura en las que el tema de los cuerpos insepultos, potencia la vigencia de este clásico griego que vuelve a aparecer a lo largo de su carrera teatral.

"En el 2005, cuando cursaba el segundo año de la carrera de dirección teatral, me propuse como escena para mi examen final hacer Antígona, pero aún necesitaba decidir otro final. No sólo por la puesta sino porque no puedo leer el texto de Sófocles como antes. Cómo abordarlo después de los horrores que quebraron nuestra historia, y que establecieron una ruptura inmensa y de dolorosa comprensión".

Después de 1976 muchos creadores se plantearon el mismo interrogante: ¿cómo escuchar el enfrentamiento de Creonte ante Antígona en el marco de las desapariciones de los cuerpos, de nuestros cuerpos insepultos y del estado erigido en ley de la muerte?. "Antígona" dice Belardo es tan nuestra, tan cercana, cómo llevar a escena Antígona después de 1976".

Para esta propuesta, la directora seleccionó a Giuliana Alberione, Jorgelina Farioli, Eugenio Tamburri y Emanuel Gardini, un elenco que no es el mismo que participó de su ópera prima. "Este es otro elenco del mismo Arteatro Sustentable, ya que aprendí que cada grupo tiene su propio proceso de trabajo y crecimiento y sus propios proyectos, cuando hablé con Giuliana, Jorgelina, Eugenio y Emanuel tuve en cuenta su fisic du roll, su actuación, las diversas trayectorias teatrales de cada uno. Algunos atravesando la Escuela de Teatro, otros desde otros talleres y trabajos, algunos con varias obras y participaciónes en el cine".

Belardo rescata de todo esto, el compromiso de sus actores con el proyecto y admite que de cada uno de ellos aprendió mucho y lo sigue haciendo, poniendo de manifiesto la posibilidad de compartir valores y una ética más que una técnica.

"Los actores me emocionan, cada vez que suben al escenario lo dan todo, mientras los escucho manejando las luces, me acompaña tambén mi hija Natasha en el sonido, mi esposo Bernardo Barbará en la realización escenográfica, Ramiro Sorrequieta en el asesoramiento del vestuario y mis otros dos hijos Sacha y Constanza en un montón de detalles que hacen posible que este acontecimiento teatral, sea una experiencia de familia". En "¿Antígona, dónde estas?", su directora plantea que la teatralidad de los actores logra que el texto y los objetos vayan teniendo diferente sentido a medida que avanza la obra.

"La temporalidad le cede al argumento fuerzas insospechadas para que la propuesta sea atractiva al espectador joven, adulto, conocedor o no del mito y disfrute de una obra con un final, donde cada espectador tendrá la posibilidad de cerrar el mito como quiera o como crea", fundamenta Belardo.

La obra se anuncia según el parte de prensa como "Una oportunidad de encontrarnos con la historia, con nuestra memoria, con nuestras decisiones, para disfrutar de una experiencia de teatro por la identidad". Sobre este tema, la directora pareciera tener una mirada propia y desde un lugar distinto al propuesto por los ya clásicos "Ciclos de Teatro por la identidad".

"No tenemos más banderías que las del teatro, provisto de recursos propios, un teatro que es teatro por la Identidad. Pero no porque lo convoquen las Abuelas o la Madres, sino autoconvocado por los que vivimos la historia y no nos la contaron, donde todo lo sonoro nos retrotrae a tiempos recorridos".

Esta nueva versión del clásico de Sófocles, que se estrenó a principios de marzo en la Nave, continúa en cartelera todos los domingos de junio y julio a las 20 en la Sala La Escalera (9 de Julio 324), donde el público podrá apreciar antes de la función una muestra de instalaciones artísticas que tienen relación con la obra.

Compartir: 

Twitter
 

"La frase de Antígona `Nací para el amor no para el odio'-, dejó en mí una huella indeleble", dice la directora Belardo.
Imagen: Alberto Gentilcore
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.