CULTURA / ESPECTACULOS › CONFERENCIA DE BALDASARRE

Dueños del arte

 Por Sabina Florio y Beatriz Vignoli

El jueves 15, en el Museo Castagnino (bulevar Oroño y avenida Pellegrini), en el marco de la muestra Entre Centenarios, curada por Pablo Montini y María de La Paz López Carvajal, la historiadora María Isabel Baldasarre (doctora en Historia del Arte por la Universidad de Buenos Aires, investigadora adjunta del CONICET, coordinadora editorial del Museo Nacional de Bellas Artes y docente) disertó sobre El surgimiento del mercado, el coleccionismo y la profesionalización de los artistas en la Argentina.

La autora de Los dueños del arte. Coleccionismo y consumo cultural en Buenos Aires señaló que la mayoría de los coleccionistas argentinos del período del que se ocupa la muestra (1910 a 1925) proyectó donar sus piezas al patrimonio público y por lo tanto tiñó de sus preferencias estéticas los acervos iniciales de los primeros museos. Así es como en dichos espacios de arte abundan géneros predilectos del gusto burgués, inclinado hacia el vocabulario formal del "realismo casi fotográfico" manifestado en la pintura de paisaje, en el "desnudo femenino idealizado", que acude a la mitología o en el orientalismo como excusa para "hacer posible la exhibición del cuerpo desnudo", y la pintura de historia. Para pensar la emergencia abrupta del coleccionismo en Buenos Aires y su correlato en la configuración del acervo inicial de los museos y en la figura pública del artista, la historiadora propuso un recorrido visual. Como punto de partida, Baldasarre mostró el contraste entre una obra pictórica, Tertulia porteña, de Carlos Enrique Pellegrini, y un registro fotográfico del interior (atiborrado de imágenes desde el piso hasta el techo) de la casa de José Prudencio Guerrico, uno de los primeros coleccionistas.

El surgimiento de la práctica del coleccionismo posibilitó también la "profesionalización lenta y compleja" de los artistas, quienes comenzaron por entonces a labrarse una imagen pública acudiendo a las estrategias de las poses, los atributos y los escenarios. Las fotos de los artistas circularon con frecuencia en la prensa periódica, las publicaciones de arte y las revistas ilustradas en los primeros años del siglo XX. Algunos, como Eduardo Sívori, adoptaron el porte aristocrático; otros asumieron una imagen "más difícil de asimilar", como Martín Malharro, y hubo quienes elaboraron una imagen dramática, como Fernando Fader. Además de las fotografías, fueron los autorretratos los vehículos para poner en circulación una auto ficción. En el itinerario de los autorretratos realizados por Emilio Pettoruti la autora pudo leer estrategias tempranas de corte vanguardista e imágenes posteriores más moderadas que revelan una "voluntad de institucionalización". Baldesarre desarrolla esta línea de análisis en La imagen del artista. La construcción del artista profesional a través de la prensa ilustrada, en Impresiones porteñas. Imagen y palabra en la historia cultural de Buenos Aires.

Compartir: 

Twitter
 

 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.