CULTURA / ESPECTACULOS › "PARALELISMOS", LIBRO DE CUENTOS Y RELATOS

El silbido del tren que ya pasó

 Por Patricia Torres *

Odio el tranquilo sopor de la tarde que me adormece, envolviéndome en su nube para transportarme hacia donde ya no quiero ir. Me resisto al sueño, va a llevarme a ese maldito lugar. Los párpados colaboran con su pesadez para que mis ojos vayan perdiendo claridad y se adapten al sigiloso avance de la bruma de una imaginaria noche silenciosa.

Como siempre, estoy sentada en el rincón de la estación con las piernas apretadas contra el pecho, las manos sujetándolas, demostrando la necesidad de convertirme en pequeña para no ser vista.

Las voces comienzan a acercarse aumentando su intensidad y las risas se tornan macabras y pinchudas atormentando mis oídos. La neblina que sigue siendo espesa no me permite ver nada más que a la valija que está fuera de mi alcance. Cuando ellos la divisen, volverán a descubrirme. Siempre sé que sucederá en el momento siguiente.

El silbido del tren se escucha mientras se acerca e intensifica. La luz de la locomotora penetra en el humo permitiéndome ver esas figuras espantosas que danzan macabras ante mis ojos, me asustan, me amenazan, aunque nunca me tocan.

Tienen enormes zapatos puntiagudos, velos negros y saltan como demonios. Me gritan en la cara mostrándome los dientes sucios, malolientes y sus babosas lenguas azules.

Quiero desprenderme de mis fantasmas que intentan convertirme en su eterna prisionera.

Les grito que no van a lograrlo y un duende piadoso me rescata.

Pierdo mis zapatos mientras corremos en fatigosa huida muchos kilómetros, alcanzando al tren que ya pasó. Me sube a un vagón y canta canciones de cuna. Me acaricia el cabello hasta llegar al bosque donde reina la claridad y la paz. Camino descalza hasta encontrar el sendero de regreso.

En ese momento me despierto odiando la pesadilla absurda que todas las tardes me ataca.

El resto del día transcurrirá normal, como siempre. Quizás, alguna vez entienda por qué, luego de la siesta, mis pies lastimados acumulan el cansancio del mundo y la vieja valija no se encuentra en su lugar.

* Este texto, "Persecución", está incluido en el libro de cuentos y relatos Paralelismos, que se presenta hoy a las 20 en la Secretaría de Cultura municipal (Avenida del Valle y Callao). Las otras autoras rosarinas que aportan sus textos son Graciela Zecca y Mabel Díaz. También hablará el diputado Pablo Javkin.

Compartir: 

Twitter
 

 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2018 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.