CULTURA / ESPECTáCULOS › MUSICA. ENTREVISTA A LAS MELLIZAS GIANNA Y LAURA CARONNI, RADICADAS EN FRANCIA

Clarinete y Cello de exportación

Las hermanas, nacidas en Ginebra pero criadas en la ciudad, se fueron en 1995 a perfeccionarse en el exterior, donde nunca dejaron de tocar. Forman un dúo, que editó Baguala de la siesta, disco con composiciones propias y aire local.

 Por Marisol Gentile

Becadas en sus especialidades por el Fondo Nacional de las Artes y la Fundación Antorchas, provienen de una familia en donde las culturas musicales suizo italianas, rusa y española convivieron permanentemente. A partir de una formación clásica participan tanto en formaciones sinfónicas de cámara como en aquellas de música tradicional. Hijas de padres rosarinos, Laura y Gianna Caronni nacieron en Ginebra, Suiza, ciudad en donde sus padres trabajaban por ese entonces, y recién al año y medio de vida pisaron suelo argentino, para radicarse en Rosario.

"No hicimos hasta bastante tarde el trámite de nacionalizarnos argentinas, simplemente porque no se nos ocurría pensar que éramos extranjeras", declaran. Así, iniciaron sus estudios musicales en esta ciudad: el Instituto Promúsica, la Escuela Nacional, el Profesorado y la Escuela de Música de la UNR las tendrán como alumnas.

También vendrán estudios de perfeccionamiento en Buenos Aires en sus respectivos instrumentos y otras especialidades. Estas dos talentosas intérpretes siempre se destacaron en la escena musical rosarina, no sólo por sus destrezas interpretativas, sino también por ese deseo de superación constante, junto a un fuerte interés en conocer nuevos países, costumbres y músicas. "En 1995, fui seleccionada para integrar la Orquesta Juvenil Franco Argentina, formada por jóvenes músicos de ambos países, y realicé una gira de conciertos que culminó en 1997 en Francia. Dos años después, gané la beca Antorchas para el exterior", cuenta Laura.

Por su parte, en el mismo año, Gianna obtiene también la beca Antorchas para el exterior y la beca del Fondo Nacional de las Artes."Se nos fueron dando oportunidades para trabajar y las tomamos", dicen. "Y luego de vivir en Roma 6 meses, en Lyon 2 años y 10 años en París, finalmente nos radicamos en Burdeos en el año 2009"

- ¿En qué consiste el trabajo de Uds actualmente allí?

-Gianna: Me dedico a tocar en diferentes formaciones musicales y teatrales, algunas fijas (como el dúo Las hermanas Caronni, la "Bizzart Orkestar" y las compañías "Toikidi et Tran Thi Nam") y otras veces free lance. Paralelamente me desempeño como profesora de clarinete en un instituto privado en Bordeaux y en dos escuelas municipales de música en Pessac y en Saint Emilion, en donde tengo en total 22 alumnos de clarinete.

-Laura: Me dedico a tocar, cantar y componer. También trabajo de manera fija con el dúo Las hermanas Caronni, la Bizzart Orkestar y por otro lado en el Museo de la Cité de la Musique en París, y periódicamente con Juan Carlos Cáceres y la compañía de danza contemporánea Tangible. También, tengo alumnos particulares de cello.

Y si bien siguen realizando conciertos de música de cámara, la mayoría de los más de 40 conciertos anuales son con su dúo, cuyo repertorio cuenta en su mayoría composiciones propias, muchas de ellas inspiradas en la música argentina en fusión con el jazz, la música clásica, renacentista, barroca y contemporánea. La formación de este dúo contempla violoncello, clarinete, voces y percusiones, hechas casi siempre a cargo del cello mismo.

El 10 de febrero, el Dúo presentó un nuevo disco llamado Baguala de la siesta. "Elegimos este título porque la Baguala es un tipo de música antigua, sencilla, profunda y sin artificios, y eso nos gusta. Por otro lado, la Baguala de la siesta habla de Rosario, del momento extraordinario de la siesta en verano, en un barrio, cuando todo está como paralizado y los sonidos de los vendedores ambulantes, las chicharras y los horneros parecen más vivos, como un cuadro fauvista".

De los 13 tracks del compacto, 10 son composiciones propias.

Y si bien fue grabado en el 2007 en forma casera, en el 2010 un label holandés se interesó en editarlo para toda Europa. "Esta música es una parte de nosotras, de nuestras vivencias, es una música cotidiana, no tiene más pretensiones que eso. Es un puerto de partida, el próximo CD se alejará más de las costas argentinas, será más bien un diario de viajes".

El Cd está integrado por Chelimbao (de las hermanas, inspirado en el birimbao brasilero, en donde Laura toca el violonchelo con una baqueta de tambor malbar), Los ejes de mi carreta (de Atahualpa Yupanqui, en una versión directamente encadenada con fragmentos de una suite de Bach), El jarrito (una composición de su padre, quien a pesar de no ser músico, siempre inventó canciones), Milonga campera (de ellas también, en donde un poco en francés y otro poco en español hablan de esos momentos en que la música nos deja desamparados cuando termina), La noche llega, que rememora las milongas en París y los bailes al aire libre, otrora, en el Parque España en Rosario, Yuyo verde (de Expósito y Federico, "uno de los tangos más cantados por nuestra abuela"); Antígona (de Laura, hecha para una pieza de marionetas del mismo nombre), Pollera Azul de Lino (de Zitarrosa), Nabraska (también propia, aire lejano de canción renacentista española), Esta cajita (de Laura), Galopando (surgida en una tarde de improvisación, emulando la pampa y el campo), Chiche pampé (inspirada en las tardes con amigos, tomando mate) y finalmente Baguala de la siesta (de Laura, un pequeño homenaje a la siesta rosarina de verano).

"Nuestro proyecto futuro es hacer la promoción del dúo en Francia, Bélgica y Holanda, donde ya hay fechas previstas; también tenemos invitaciones para presentarlo en Togo, Georgia e Inglaterra. Por supuesto que sería maravilloso que nuestro disco llegue a Rosario y pueda incluirse en las bateas de las disquerías de la ciudad", dicen.

"En Francia hay un sistema muy estricto para los artistas, es un sistema único, complejo y rígido, pero que permite vivir bien, siempre y cuando se hagan un mínimo de conciertos al año", aclaran. Y a pesar de que hace más de 12 años que ya no viven en la Argentina, intentan visitarla una vez por año: "No extrañamos de manera excesiva, porque nos gusta nuestra vida aquí, pero es una sensación que se mezcla con la nostalgia".

Compartir: 

Twitter
 

Laura y Gianna Caronni están contentas con su vida en Burdeos, que les permite desarrollar su arte.
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.