CULTURA / ESPECTáCULOS › LA POBRE CARTELERA COMERCIAL OBLIGA A RECURRIR A OTROS CIRCUITOS, COMO EL DVD

El refugio del buen cine de Ozon

La película del mismo director de Bajo la arena y Ocho mujeres es parte de una trilogía acerca de la muerte. En este caso, una mujer pierde su compañero y luego descubre que está embarazada. Habrá un encuentro inesperado con su cuñado.

 Por Emilio A. Bellon

Frente a una cartelera de estrenos que no ofrece opciones, reglada por los mandatos de la gran cine industrial, particularmente proyectada a films de los llamados de aventuras y de terror "gore", que permanecen varias semanas en cartel, las alternativas se suelen encontrar en otros circuitos que no cuentan con una gran presencia de público y con los films que, si bien se estrenan en Capital, aquí llegan directamente en formato DVD.

Ante el inminente estreno de Potiche, Mujeres al poder, que se presentó en el último Festival de cine de Pinamar, dirigida por Francois Ozon, a quien recordamos por Bajo la arena, La piscina y Ocho mujeres, entre otros, presentamos hoy su antepenúltimo film El refugio que sí se conoció en Buenos Aires en julio del año pasado y que hoy se puede alquilar en los clubes de video.

Para su director, El refugio forma parte de una trilogía que aborda el tema de la muerte de diferentes maneras, iniciada en el 2000 con Bajo la arena, que nos narra el drama interior de una mujer que al despertarse de su sueño en la playa descubre que ya no está allí su marido, con quien había llegado al lugar. Historia fantasmal de alegrías y culpas, Bajo la arena reafirmó un lugar fuertemente protagónico en la trayectoria de su actriz, Charlotte Rampling. Tiempo después Ozon dio a conocer Tiempo de vivir, obra que conocimos en una de las salas de los cines Del Siglo (próxima a reabrirse), en la que un joven, con contados días, decide visitar a su abuela, quien vive alejada de la ciudad, roles que interpretan magistralmente una de las actrices íconos de la Nouvelle Vague, la hoy veterana Jeanne Moreau y el actor de primera línea, Melvil Poupaud, a quien volvemos a reconocer en el film que hoy es motivo de nuestro comentario.

Film intimista y sobre la maternidad, que se centra en la búsqueda que hace una joven mujer luego de la muerte de su pareja, cuando recibe la noticia de la espera de un hijo, El refugio", como su nombre lo indica y tal como el original lo señala, es un relato que parte de una relación auto destructiva de una pareja que se sostiene por su adicción a la droga para luego apuntar a otra dirección, la que se orienta hacia el momento de la maternidad, situación que en el film va planteando, como describe Nuria Vidal en una nota crítica de agosto del 2010, en una revista española, "un pasaje de la oscuridad a la luz sin perder nunca el hilo de un embarazo en tiempo real", ya que era el que en ese momento estaba viviendo la actriz, Isabelle Carré, a quien hemos ya visto en Corazones de Alain Resnais y anteriormente en Los amantes del siglo de Diane Kurys.

Como señalábamos, en relación con la temática de la muerte, es su personaje, Mousse, quien a partir de la situación inicial ve morir a su compañero y es entonces que a partir de aquí opera un viraje en su vida. Tras un acto de sobredosis, en un espacio despojado, ella deberá enfrentarse a otras imprevistas opciones, entre las que asoma la idea de ir a un lugar desconocido.

Mediante algunas elipsis y sin explicaciones ordenadoras, el film de Ozon hará entrar ahora en escena a uno de los tantos que define su propio universo, afín y similar al que encontramos en el cine de Ferzan Ozpetek, de quien conoceremos en breve Tengo algo que decirles (Mine Vaganti). Y es así que a esa casa de la playa, en la que Mousse espera serenamente la llegada de su hijo, llegará así, sin causas previas, el hermano de su ex﷓compañero, Paul, personaje que desde su visión casi mística del mundo y de su sensibilidad abierta le ofrecerá su compañía.

Desde su elección homosexual, y ahora en este acercamiento a la mujer de su fallecido hermano, Paul irá presentándose ante nosotros con particular pudor y al mismo tiempo ligado al modo de sus propias relaciones. La desnudez de uno y de otro, de Mousse y de Paul, se muestran ante la mirada de Ozon con una cercana naturalidad que comunica otro tipo de vivencias, que deja a un lado todo tipo de prejuicios.

Entre la melancolía y el deseo de vivir, El refugio nos lleva a ver como asoma toda una gama de sentimientos entre dos seres que, en principio, sólo estaban conectados por un tercero y que se van a reunir desde sus propias soledades y ausencias. En el rol de Paul encontramos al actor Louis﷓Ronan Choisy, autor, igualmente, de la partitura musical de este relato que alcanza la hora y media y que nos prodiga un sinfín de emotividades.

El día a día de Mousse, en su serena espera, estará dibujado por otras sonrisas, algunos asombros y el encuentro entre ambos ira marcando otro rumbo en los deseos. Paul simultáneamente tendrá encuentro y cita con un joven lugareño y la propia idea de familia se irá resignificando.

Junto a los actores mencionados, en este film guionado por el propio Ozon y Mathieu Hippeau, encontramos a Pierre Louis﷓Calixte, Claire Vernet y Marie Riviere.

En el momento del estreno del film, Francois Ozon expresaba la relación entre la ausencia y la falta: "La falta de droga, la falta de amor, la falta del otro. Mousse y Paul son dos personas que, en principio, parece que no tienen nada en común y que por ello no deberían haberse encontrado... pero que pese a esto, sin embargo, podrán estar frente a sí y revelar su intimidad, sus secretos, el uno al otro".

Compartir: 

Twitter
 

Isabelle Carré y Louis﷓Ronan Choisy se conectarán, aunque a priori sólo los unía un tercero.
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.