CULTURA / ESPECTACULOS › MUSICA. GONZALEZ-LO VUOLO-FERRANDO, ESTA NOCHE EN EL PARQUE ESPAñA

Una revisita a Duke y Thelonious

El trío abordará obras de Ellington y Monk desde un formato acústico, donde la improvisación será un elemento clave.

 Por Edgardo Pérez Castillo

A partir de una invitación de los programadores del ciclo Contemporáneo del Mundo, que para este 2011 tomaron a la improvisación como eje, Rubén "Chivo" González aceptó la idea de generar una propuesta de características acústicas, y pensó en Francisco Lo Vuolo como primer acompañante. "Cada vez que toco con él disfruto muchísimo, porque es un talento muy grande", apunta hoy el músico rosarino, que después de sumar al pianista santafesino continuó diagramando el concierto que esta noche, a las 21.30, se realizará en el Príncipe de Asturias del Centro Cultural Parque de España (Sarmiento y el río) y que sumará además al contrabajista Mariano Ferrando, también oriundo de la capital provincial.

"Quería tocar específicamente sin batería, de manera que la cuestión acústica no se viera afectada por el mayor nivel sonoro de la batería. Eso me dio la posibilidad de tocar, además de los saxos alto y soprano, otros instrumentos que habitualmente no toco, que son el clarinete y el clarinete bajo, que tienen una proyección más tenue que los saxofones --explica González a Rosario/12--. Para la gente que está acostumbrada a ir a recitales, donde tocar con la amplificación es la norma, donde los rangos dinámicos están manejados por la consola y no por el músico, aquí Francisco y yo tocaremos sin ninguna amplificación. Mariano sí va a tocar con su equipo, para que el sonido del contrabajo, tan puro y tan bueno, se traslade por ése equipo, aunque sin pasar por consola. Eso, de alguna manera, exige un poco más de esfuerzo por parte del oyente, porque al principio tiene que aguzar un poco el oído".

Para graficar el ejercicio, González recordó la visita a la ciudad del talentoso saxofonista Lee Konitz, allá por 2001. "Konitz no tiene un sonido que tira las paredes abajos, al contrario, es un sonido medio a tenue. Después de un minuto de escuchar ese sonido te acostumbrás tranquilamente, y estás escuchando realmente el sonido de ese instrumento. Eso vale para el piano y los saxos, pero también para el contrabajo, que necesita un refuerzo, pero que se lo da un equipo pequeño que está al lado del músico. A veces uno se encuentra con la sorpresa de probar sin el micrófono, pero al acercarse lo que sale por la otra punta es otra cosa", grafica el Chivo, además responsable de delinear el repertorio, partiendo de una base: abordar pocos autores.

"Y que estuvieran en el panteón de los grandes --destaca--. Por supuesto el número uno, Duke Ellington. Y Thelonious Monk, que seguramente si alguien tiene que nombrar a diez músicos de jazz, Monk va a estar entre esos diez. De alguna manera Monk y Ellington tienen características parecidas, pero a la vez disímiles. Ahora, fijate una cosa: el único disco que Monk dedicó a otro compositor fue con su trío, y grabó exclusivamente de Ellington. Y las dos experiencias que hizo Monk en su carrera con banda grande, con dos conciertos memorables en Nueva York, el sonido de alguna manera estaba lejanamente emparentado con los sonidos que lograba Ellington, o sea que hay homenajes ahí dando vueltas. Y los dos son músicos de una profunda raíz, del lenguaje folclórico del jazz".

Luego de circunscribir las posibilidades de elección a esos dos autores, González debió realizar una segunda selección entre la gran cantidad de obras por ellos producidas. En esa instancia, la mirada estuvo puesta en aquellas composiciones que podrían funcionar para el formato de trío piano-contrabajo-vientos (y en versión acústica, claro está).

"Al momento de elegir los temas pensé en este trío --admite el Chivo--. Pero, sobre todo, los elegí por las características de interacción entre el piano y los instrumentos de viento. Por supuesto tenemos además pensado que Francisco toque un tema solo en el piano, que haya un tema solo de piano y bajo, y otro donde voy a tocar solo con Mariano. La idea es que haya cambios tímbricos y de interacción. Con los años me he dado cuenta que una cuestión tiene mucho que ver es la variación que uno va notando tanto en un músico como en un espectáculo en vivo. Las posibilidades de hacer pequeños cambios, sutilezas, a mí me agrada mucho".

[email protected]

Compartir: 

Twitter
 

Rubén "Chivo" González fue uno de los mentores del trío
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.