CULTURA / ESPECTACULOS

Rosario reconoce su deuda con el creador local Erminio Blotta

A partir de una nota publicada en Rosario/12, el Concejo Municipal declarará "Artista distinguido post--mortem" al escultor.

 Por Beatriz Vignoli

Pasado mañana, a las doce del mediodía, tendrá lugar en el recinto de sesiones del Concejo Municipal (Córdoba 501) la ceremonia durante la cual se declarará "Artista distinguido post--mortem" al escultor Erminio Blotta, "en reconocimiento a su trayectoria en el ámbito de las artes plásticas y a su aporte al patrimonio cultural local".

El autor del proyecto es el concejal Horacio Ghirardi, presidente del bloque socialista. La iniciativa fue presentada el pasado 27 de febrero y se aprobó por unanimidad en la segunda sesión ordinaria del Concejo, en marzo. Se basa en la Ordenanza N° 6808, que establece la posibilidad de distinguir a aquellas personas que por su labor o trayectoria se hayan destacado en beneficio de la comunidad. Se optó por la figura de "artista distinguido" que es más específica, contra la de "ciudadano ilustre" que es más general y de la que se ha abusado en tiempos recientes.

El disparador del proyecto fue una nota, "Blotta, el que vistió la ciudad con sus monumentos", publicada en Rosario/12 el martes 24 de enero de este año. La nota, que conmemoraba los 30 años de la muerte del escultor fallecido en esta ciudad el 23 de enero de 1976, hacía hincapié en el homenaje que Rosario le adeuda a este artista. Dos noticias incluidas allí llamaron además poderosamente la atención a Ghirardi: una, la enorme cantidad de obras que Erminio Blotta ha realizado en distintos espacios públicos de la ciudad de Rosario; la otra, el hecho de que siempre se haya sentido rosarino, a pesar de no serlo.

Dicho proyecto es el resultado de un trabajo en equipo. Su colaboradora y asesora Lorena Farías investigó durante las vacaciones y probó que, efectivamente, como se hace constar en el decreto, la obra de Blotta es parte integrante del paisaje urbano de Rosario. Se citan, entre otras, el busto a Juan Bautista Alberdi (Bv. Rondeau al 1900), el busto a Bartolomé Mitre (Cuatro Plazas, Av. Provincias Unidas esq. Mendoza), el monumento a Leandro N. Alem (ubicada en el Parque Alem, en coautoría con Guillermo Gianninazzi) y la Estatua del Cartero (emplazada en el edificio del Correo Central, en coautoría con Pedro Cresta).

Farías fue también la encargada de contactar a los familiares del escultor, quienes pasado mañana recibirán la distinción en su nombre. Según se determinó de común acuerdo con la oficina de Protocolo del Concejo, luego del discurso de Ghirardi, Claudio Blotta leerá un cuento de su autoría inspirado en la obra de su padre. El cuento está dedicado a una bisnieta del escultor que vive en Israel, sumando una vuelta más a la saga de esta familia de inmigrantes.

Blotta llegó a esta ciudad siendo un bebé de meses. Se proclamaba rosarino, pese a que en la partida de nacimiento dice que Erminio Antonio Blotta nació el 8 de noviembre de 1892 en Morano Calabro (Italia). Exceptuando breves temporadas en Montevideo (Uruguay) y Asunción del Paraguay, vivió en Rosario casi toda su vida. Sus padres habían venido a buscar un horizonte de futuro que el propio país de origen les negaba: la hilandería de su familia materna, Mainieri, había entrado en crisis debido a la importación de sedas facilitada por la reciente apertura del canal de Suez.

Justificado es el orgullo rosarino de su hijo artista, que empezó modelando figuritas con la arcilla del Ferrocarril Central siendo un humilde peón ferroviario, y que al final de su vida había legado a la ciudad más de trescientas obras en espacios públicos de Rosario. Entre ellas, se cuenta el primer monumento a Ludwig Van Beethoven que tuvo Latinoamérica. La cifra de obras proviene del catálogo que está realizando su nieto Luis Blotta, y abarca tanto los originales como sus copias, pero no incluye sus esculturas de menor formato diseminadas en diversas colecciones privadas de la ciudad. Este catálogo se completará y dará a conocer a la ciudad por iniciativa oficial de los artículos 3° y 4° del citado proyecto, por medio de la Secretaría de Cultura y Educación.

Otro dato destacado es que por casi todas sus obras en parques, colegios, teatros y bibliotecas, Blotta cobró al erario público y a diversas instituciones solamente lo necesario para los materiales, sustentándose dignamente él y su familia con lo obtenido por sus placas funerarias, que se encuentran en el cementerio El Salvador, de Rosario.

Una ironía muy rosarina es que una gran cantidad de obras públicas de Blotta (entre ellas el monumento a Beethoven, el menor de sus dos retratos a Alberdi, las efigies de Dante Alighieri y de Rosalía de Castro, como también el busto de José Hernández en el Rosedal) se hallan en el parque Independencia o en sus inmediaciones, mientras que el club de sus amores fue toda la vida Rosario Central. En esto, guiado acaso por sus ideales anarquistas, Blotta siempre fue fiel a sus orígenes ferroviarios.

Compartir: 

Twitter
 

Blotta se proclamaba rosarino, pese a nacer en Italia. El autor del proyecto es el concejal Horacio Ghirardi.
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared