CULTURA / ESPECTáCULOS › SUáREZ, HEINRICHSDORFF SOCOLSKY Y DAWIDOWICZ

Bondades de un gran debut

 Por Edgardo Pérez Castillo

De las múltiples etiquetas a las que puede apelarse para referenciar una propuesta jazzera, probablemente la de "jazz contemporáneo" sea precisamente la que mejor defina el espíritu del cuarteto que integran Mariano Suárez (trompeta y flugelhorn), Pablo Socolsky (piano), Kay Heinrichsdorff (bajo, guitarra y mbira) y Pablo Dawidowicz (batería y percusión). Un proyecto de origen reciente, pero que ya ha logrado un muy buen debut con Bondades, placa editada por BlueArte Records y que se presentará formalmente esta noche, a las 21, en el Teatro Príncipe de Asturias, como parte del ciclo "Fila cero" del Centro Cultural Parque de España de Sarmiento y el río.

Y es contemporáneo el abordaje que el grupo hace de sus composiciones propias, relecturas colectivas de creaciones individuales o bien obras conjuntas que van delineando un lenguaje propio, marcado por una faceta que brilla y atrapa: la posibilidad de descubrir nuevos elementos en cada escucha, la de hacer de Bondades un disco que invita a ser explorado. Pieza fundacional del cuarteto, Socolsky relató el origen de este proyecto que nació como dúo: "Empezamos juntándonos con Kay, y los primeros encuentros fueron de improvisación, de empezar a juntarnos cada uno con nuestros propios estilos e influencias. Así empezaron a generarse cosas muy interesantes, muy hipnóticas, nos pasábamos tres o cuatro horas tocando. Nos mostrábamos ideas y cosas que surgían en ese momento. A partir de ahí decidimos convocarlo a Mariano, porque nos parecía que el aporte de su toque podía ser muy interesante. Después el ingreso de Pablo, con su pulso, fue vital".

Así, a la dupla original se le sumaron dos integrantes de un grupo histórico como El Umbral. Para el trompetista Mariano Suárez, sin embargo, hay aquí otros objetivos musicales: "Aquí es todo un poco más laxo. La idea es que haya un poco más de aire y que se vayan armando capas, tramas sonoras que vayan conformando los distintos temas. Y en el desarrollo de las improvisaciones la intención es que no hayan solos que se suceden, sino que se vaya armando una estructura de tramas".

En esa misma línea, Socolsky destacó la aparición de creaciones grupales, allí donde comienza a consolidarse el lenguaje personal del cuarteto. "En el disco hay muchas composiciones colectivas. Fue un proceso donde íbamos aportando alguna idea y se iba generando el tema. Después la posibilidad de ir generando entramados en torno a la participación de cada uno permite que suene algo diferente", apuntó el pianista.

A nivel sonoro, la utilización de algunas herramientas electrónicas en combinación con instrumentos como el mbira (de origen africano, emparentado con la kalimba) le dan al cuarteto matices particulares, y refuerzan la idea de lo contemporáneo, "con la amplitud de criterios que éso implica", según la aclaración del trompetista, que si bien dentro del cuarteto aparece lógicamente como una voz melódica, se adapta aquí a otros roles menos habituales. "Siempre se hizo hincapié en tratar de utilizar pocos recursos, que no haya predominancia de nada. Y si bien la trompeta es una voz cantante, la idea es usar la trompeta haciendo planos sonoros. Incluso en algunos casos termina aportando bases", concluyó Suárez, uno de los integrantes de un cuarteto que hoy estrenará Bondades, su auspicioso disco debut.

Compartir: 

Twitter
 

 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2020 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.