CULTURA / ESPECTáCULOS › ESTA NOCHE A LAS 20.30, EN LA SALA MADRE CABRINI, SE PODRá VER "CELOS ESTILO ITALIANO".

Olvidada obra maestra de Ettore Scola

Realizado en 1970 fue el film que llegó a colocar a Scola en el circuito internacional y Marcello Mastroianni mereció la Palma de Oro en el Festival de Cannes de ese año. Scola empieza a filmar en mayo "Che strano chiamarsi Federico".

 Por Emilio A. Bellon

Cuando ya todos pensábamos que el eximio realizador napolitano Ettore Scola ya había cerrado definitivamente su trayectoria profesional; cuando nosotros, los que venimos siguiendo su más que recomendable filmografía que define todo un legado ético en el campo del cine moderno a pesar de que su nombre no esté contemplado en ningún canon del cine contemporáneo; cuando ya su nombre y su obra estaban pasando a ser sólo familiar entre los cinéfilos de otras generaciones; finalmente, con gran admiración y sorpresa estamos recibiendo esta tan esperada buenas nuevas, que se ha publicado sólo en contados medios europeos hace algunos días.

Y entonces fue todo un impacto, ese momento, de estar frente a una página de un periódico italiano, en la cual se anunciaba que el próximo diez de mayo, fecha en la que Scola cumplirá sus ochenta y dos años, el eximio realizador, tan sensible y atento a los problemas sociales, comenzará el rodaje de su próximo film, co﷓guionado junto a sus hijas Silvia y Paola, a partir de un esfuerzo de varios productores independientes y que llevará por título, "Che strano chiamarsi Federico", definido por el mismo como "Un Ricordo Ritratto"; un relato en el cual, a veinte años del fallecimiento del gran fabulador Federico Fellini, a partir de fragmentos de films, dibujos, afiches, voces, fotos de época", Scola rinde, en nombre de tantos su gran homenaje a uno de los más grandes talentos de la historia del cine.

En una de las funciones de esta semana, la de esta noche a las 20.30, en la sala Madre Cabrini, se podrá ver uno de los más olvidados films de Ettore Scola, para quien escribe, una auténtica obra maestra, "Celos estilos italiano", un film paradigmático por la manera en que el realizador concibe su proyecto de puesta en escena desde la estética de Bertolt Brecht, desde su posicionamiento respecto del entrecruzamiento de puntos de vista respecto de la confrontación de ideologías en el seno del mismo partido y por su modo de desmontar el artificio del folletín, la telenovela, el melodrama popular.

Realizado en 1970, a posteriori de "El comisario Pepe", film con otro de los grandes de la Commedia, Ugo Tognazzi (Scola lo volverá a co﷓dirigir en episodios de "I nuovi mostri" y "La terraza), en el que se plantea la situación que debe afrontar un particular comisario de una pequeña ciudad de la provincia véneta, quien comienza a recibir insidiosas cartas anónimas sobre la vida privada de algunos ciudadanos," Celos estilo italiano", cuyo título original es "Dramma della gelosia"(Tutti i particolari in cronaca), fue el film que llegó a colocar a Scola en el circuito internacional; tal vez, porque su primer actor, Marcello Mastroianni mereció por este film la Palma de Oro en el Festival de Cannes de ese año.

Como los films que se estrenaban en esa década, también este de Scola debió, por arbitrio manifiesto de los exhibidores, soportar el aditamento "a la italiana"(1961). Así, desde los días de "Divorcio a la italiana" de Pietro Germi, título que sí corresponde al original y que contribuyó en parte a la sanción definitiva de la ley, los films procedentes de la península pasaron a ser identificados de la misma manera; colocando, en un mismo pie de igualdad, a las historias que allí se planteaban. Y creando, en la mayoría de los casos, expectativas, que al espectador medio no le eran favorables.

Este film que sí podemos revisionar, gracias a la programación que una vez más nos ofrece esta sala desde ya hace más de un cuarto de siglo, en la tradicional sala de Avda. Pellegrini 669, esta noche a las 20.30 hs, nos lleva al encuentro de un Mastroianni en el rol de un albañil, de una sensible y soñadora Mónica Vitti y de un pizzaiolo, que es, en aquel entonces uno de los fogosos latinos, Giancarlo Giannini, ciertamente gran actor dramático. Entre contrapuntos sobre cuestiones laborales y partidarias y un triangulo amoroso, el film de Ettore Scola, co-guionado junto a los ya clásicos Age-Scarpelli, fotografía de Carlo di Palma (habitual colaborador de Antonioni, junto a la Vitti) y música del gran compositor Armando Trovajoli nos reserva un crítico retrato de la sociedad de su tiempo en un espacio fronterizo marcado por la exclusión a los diferentes.

Compartir: 

Twitter
 

Scola cumple 82 años y cuando todos lo creían retirado vuelve a filmar en Italia.
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2020 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.