CULTURA / ESPECTáCULOS › LAUTARO LAMAS Y SEVERO CALLACI PRESENTAN "EN EL VIENTO, AIRE PURO"

Un homenaje al poeta de las paredes

Centrado en el quijotesco personaje de Dionisio Luna, que recuerda a Cachilo, el "croto" más famoso de Rosario, los creadores arman una poética que inspira la imaginación de los espectadores, con reminiscencias de Haroldo Conti y Campbells.

 Por Julio Cejas

Un buen día, un tal Dionisio Luna se decidió y emprendió viaje, subido al mástil mayor de su umbral para ver cómo se divisaba el mundo del otro lado y allí se emparentó con Don Quijote, transitando tierras de otras "manchas", enfundado en los harapos de un "Caballero de la triste figura", más contemporáneo pero no menos quijotesco.

De estas andanzas que no se encuentran en los manuales oficiales de Historia, los actores Lautaro Lamas y Severo Callaci, otros dos caballeros andantes del teatro rosarino se nutrieron para dar vida a En el viento, aire puro, obra que se estrenó en el 2010 y que retorna a la cartelera local.

Historia de marginales, de perdedores, reinterpretada y transformada en poesía dramática, a partir del cruce con escritores antológicos como el inolvidable Haroldo Conti y el perturbador Joseph Campbells que fueron las fuentes en la que abrevaron Lamas y Callaci, con algunas reminiscencias de aquel personaje que el director Mario Piazza inmortalizara en su recordada película Cachilo, el poeta de los muros (1999).

"Un buen día me hice un vago; así como lo oyen, no sé cuándo empezó pero aquí me tienen, tumbado a un costado del camino esperando que pase un camión y me lleve a cualquier parte", dice Conti, escritor desaparecido por la dictadura militar, en su texto El último.

Mixturando el estilo inconfundible del gran Haroldo Conti con algunas ideas retomadas de El Héroe de las mil caras, de Campbells, abrevando en el tema del viaje del héroe y sus motivaciones, el director de La huella de los pájaros arma una escritura que tambien es un homenaje a Cachilo, el poeta de las paredes rosarinas.

En el viento aire puro podrá verse todos los sábados de febrero a las 21.00 horas en la Sala Cultural de Abajo (San Lorenzo y Entre Ríos). En la puesta, el grupo Chakaruna Teatro se propone estimular al espectador para que arme su propia historia. "Buscamos constantemente invocar la imaginación del espectador para completar las escenas; todo lo que se presiente es mucho más de lo que se ve. Para nosotros la labor actoral es fundamental en la comunicación teatral", dicen los responsables de este auténtico viaje al interior de un hombre que trata de descubrir su identidad.

Lautaro Lamas llega a sorprender, sobre todo a aquellos que conocieron de cerca al popular Cachilo. Por momentos, si uno cierra los ojos, los sonidos guturales y el tono de su voz parecieran traer desde el pasado aquel inconfundible timbre aguardentoso del "croto" más popular que dejó sus mensajes grabados en las paredes de la ciudad.

En En el viento, aire puro, Callacci asocia la vida de los héroes míticos y sus viajes imaginarios con la de aquellos seres marginales que terminan construyendo otros mitos a partir de otros viajes reales por calles más conocidas.

A Cachilo le hubiera gustado una historia como esta, donde su verdadero nombre pasaba a ser Dionisio Luna, otro anónimo que como él había trabajado en el Correo y después de un desencanto amoroso se decidió a romper amarras para siempre con el protocolo y el ceremonial de un hogar como Dios manda.

Amante fervoroso del vino, hubiera saltado en una pata al ser bautizado con el Dios del vino y el desenfreno, una bebida que lo acompañaba en sus correrías, un nombre que también evoca al Dios del teatro y que lo emparenta a Zeus, Apolo, Poseidón y la "chiquita" Afrodita. ¡Qué linaje el de los Luna!

Lamas y Callaci contaron en esta nueva apuesta teatral con el aporte de Romina Coletta en el vestuario y los objetos escénicos; Noelia Navoni, en asistencia técnica y recurso educativo, todos integrantes del grupo Chakaruna Teatro que en la parte gráfica confiaron el trabajo a Serigrafiesta y en fotografía a Leo Galetto y Sebastián Suárez Meccia.

La obra fue creciendo a lo largo de distintas presentaciones dentro y fuera del país, hasta recalar en Cuba, donde fue invitada a participar en el II Festival del monólogo Latinoamericano, de Cienfuegos, donde obtuvo dos premios: uno al trabajo de grupo y otro a la labor actoral.

Con muy pocos objetos en escena, En el viento, aire puro invita a reconstruir los propios espacios por los cuales a veces también se transita por las calles de nuestra ciudad como insomnes linyeras en busca de comprensión, y allí nos topamos con los Dionisios Luna o los Cachilos siempre dispuestos a compartir su vino.

Compartir: 

Twitter

Lamas sorprende, sobre todo a quienes conocieron a Cachilo.
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.