CULTURA / ESPECTáCULOS › CHRISTY DORAN Y FRANCO FONTANARROSA TOCAN CON UN TRíO ESTA NOCHE EN LA LAVARDEN

Al final los músicos consiguen juntarse

La del bajista rosarino y el guitarrista suizo es una historia tejida a la distancia que se completó con la incorporación de un baterista suizo pero que vive en Argentina. Diferentes, pero muy parecidos la comunión surgió naturalmente, según ellos mismos cuentan.

 Por Edgardo Pérez Castillo

Distanciados generacional y geográficamente, Christy Doran y Franco Fontanarrosa rápidamente descubrieron sus puntos de contacto a partir de una similar filosofía musical. Porque tanto en el guitarrista suizo (aunque nació en Irlanda, Doran se crió, formó y brilló en Suiza) como el bajista rosarino prestan su talento a un camino de experimentación desprejuiciada, donde el riesgo y la improvisación aparecen como rasgos centrales. Quizás por ello el jazz es el rótulo que suele repetirse en las descripciones de sus respectivos proyectos. Aunque tanto New Bag (el sorprendente cuarteto de Doran) como La mujer barbuda (arrollador grupo, también de cuatro, creado por el bajista) se permiten desestructurar los géneros con un mismo espíritu experimental. De allí que la reunión de ambos grupos en un mismo escenario, el de la Usina del Arte porteña, derivara en una invitación de Doran para repetir el encuentro en suelo europeo.

Hacia allá fue entonces Fontanarrosa, que para fines de 2014 ya tenía diagramado un viaje a Europa en plan familiar, por lo que el intercambio ocurrió a modo de zapada informal en la casa del guitarrista, en Lucerna. "Lo que surgió estuvo muy bueno", sintetiza ahora el bajista sobre aquel intercambio, que terminaría convirtiéndose en el puntapié inicial para un proyecto de trío que se completaría con otra pequeña historia de cruces oceánicos.

Porque para convertirse en tal, a la Christy Doran's sound fountain todavía le faltaba una tercera parte, ésa que terminaría completándose en Buenos Aires con un baterista... ¡suizo!

Se trata de Lukas Mantel, músico nacido en Suiza que en 1999 realizó una experiencia de intercambio de un año en Corrientes. En 2014, a punto de visitar a su familia argentina, le solicitó a Doran (a quien conocía de su paso por la Escuela de Jazz de Lucerna) que le facilitara algunos contactos de músicos en Buenos Aires. Así reapareció el nombre de Fontanarrosa, por lo que en marzo ambos se encontraron, sumando al toque al guitarrista rosarino Nicolás "Mu" Sánchez. "Cuando tocamos con Franco me pareció como si nos hubiéramos visto el día anterior, fue una cosa muy rara. Me senté en la batería, empezamos a tocar y todo se sentía muy natural y orgánico", recuerda Mantel sobre aquella reunión que terminó de confirmar que el trío era más que viable.

Desde ese momento, los músicos europeos se abocaron a lograr subsidios de entidades suizas que les permitieron afrontar el viaje y parte de los gastos operativos, mientras el bajista rosarino se dedicó a cerrar fechas y logística para una gira que anoche tuvo su paso por La Plata y que hoy hará escala en Rosario (con el show que desde las 20 se llevará a cabo en el Teatro de Plataforma Lavardén, Sarmiento y Mendoza), para continuar luego por Córdoba, Corrientes, el Festival Tandil Jazz y, finalmente, Capital Federal.

En su paso por la ciudad, el trío presentará un repertorio de canciones originales, tres de las cuales ya pueden escucharse desde la página de Doran (http://christydoran.ch/soundfountain/audio/). Según distingue Fontanarrosa, esas obras son una buena muestra de la búsqueda estética del proyecto, ése que por el momento se nutre de dos composiciones del rosarino, otras tantas de Mantel y cinco del experimentado guitarrista, al que los jóvenes músicos tomaban como referencia mucho antes de compartir este proyecto. "Yo lo escuchaba mucho a Christy. Y estos días, tocando con él, de alguna manera tengo la sensación de ya conocerlo. Lo mismo me pasó con Lukas. Tenemos similares búsquedas artísticas, hay como una suerte de caminos recorridos en distintos países pero por el mismo sendero", analiza Fontanarrosa, mientras que Mantel profundiza el análisis al afirmar: "Las composiciones de Christy tienen una complejidad rítmica que a la vez es muy escuchable. Tienen mucho carácter, una personalidad muy típica de Christy, tienen su firma, un sello propio. Más que nada en las armonías, en las rítmicas. A mí me abrieron la cabeza".

Habituado a compartir proyectos con músicos más jóvenes, Doran (miembro fundador de la Escuela de Jazz de Lucerna, hace ya cuarenta años) no saca chapa por sus ricos antecedentes artísticos. "Me siento en un mismo nivel que ellos dos. Por ser más grande no creo ser más sabio", confiesa humildemente, para de inmediato distinguir el talento de sus compañeros: "Franco tiene una energía muy alta y también una gran influencia del rock. Cuando tocamos con Franco por primera vez me dio la sensación de que teníamos el mismo gusto musical. La energía en mi música es muy importante, y eso fue lo primero que realmente me noqueó de Franco. Si comparamos nuestras bandas, a los dos nos gusta la composición y la improvisación. Y éso creo que también se aplica a lo que Lukas compone. Lukas trae un montón de ideas nuevas, es muy bueno arreglando y es también un buen compositor. Además puede tocar cualquier cosa, es muy abierto".

Compartir: 

Twitter
 

Doran, Mantel y Fontanarrosa formaron un trío de exquisita riqueza estética musical.
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.