CULTURA / ESPECTáCULOS › LA CANTANTE FRANCESA SE PRESENTA HOY EN ROSARIO

Olivia Ruiz y el punk catalán

La cantante es exponente de la nueva música francesa, pero además incorpora a su ecléctico repertorio la música española.

 Por Edgardo Pérez Castillo

Como parte de un proyecto de promoción e intercambios que ya han permitido el arribo a los escenarios rosarinos de propuestas como las de la banda de folk rock Louise Attaque o de la casi inclasificable Camille, la Alianza Francesa de Rosario ha generado una nueva visita. Esta vez, el concierto estará a cargo de Olivia Ruiz, exponente de la nueva música francesa que, a partir de la fusión de estilos que marcan a su obra, fue considerada como la creadora de un subgénero bautizado como "punk catalán".

Porque la música española se mezcla en las composiciones de Ruiz a partir de su fuerte ascendencia ibérica. Sin embargo, el espectro musical es mucho más amplio, según destacó la cantante a Rosario/12 que esta noche, a las 21.30, brindará en el Centro Cultural Parque de España, Sarmiento y el río: "La música que escuchaba de chica tenía que ver con la música francesa que escuchaba mi padre, pero también a Patty Smith o Tom Waits que era lo que escuchaba mi tío, o a las cantantes francesas de principios de siglo que escuchaban mis abuelos, como Edith Piaf. Cuando tendría unos 12 años, hacía teatro y estaba actuando en una obra en la que la banda de sonido era de Goran Bregovic, que me influenció mucho".

Sin poder clasificarse estrictamente en la diversidad folclórica de Europa del Este, la creatividad de Olivia Ruiz no se plasma únicamente en sus composiciones, sino además en las reinterpretaciones que lleva adelante de obras de otros talentos franceses. En ese sentido, en su segundo disco --La femme chocolat, la placa sobre la que se centrará en sus shows en Argentina-- sólo cinco obras llevan su firma, mientras que el resto son autoría de músicos como Christian Olivier (integrante de Têtes Raides), Christophe Mali o Mathias Malzieu, cantante de Dionysos que asumió el rol de coproductor de esta segunda experiencia discográfica.

Experiencia que, por otra parte, aun sorprende a Ruiz. "La música es mi pasión, pero nunca pensé que podía vivir de esto", admite la cantante, quien a partir de la serenidad con la que afrontó el crecimiento de su popularidad logró un sano equilibrio para esquivarle a los vaivenes del éxito. "Yo no pienso en el éxito, porque la música que hago primero me tiene que gustar a mí. Después que le guste a la gente es muy bueno, pero es a mí a quien tienen que gustarle las canciones", reconoció.

Con ese precepto Ruiz lanzó J'aime pas l'amour, el debut con el que logró vender cincuenta mil placas, pero en el que una única canción llevaba su firma. Permitiéndose incrementar la exposición con cinco nuevas creaciones, la cantante creció en popularidad, y para la presentación de La femme chocolat diagramó una gira mundial. Aunque nada de ello parece afectar a la serenidad de la artista, que desde el otro lado de la línea se sincera al hablar de las sensaciones que le generan las presentaciones frente a nuevos públicos: "No tengo expectativas frente a mis conciertos. Voy a dar todo de mí para recibir un poquito".

Compartir: 

Twitter
 

Ruiz lanzó "J'aime pas l'amour" y vendió cincuenta mil cds. "La música que hago primero me tiene que gustar a mí".
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2020 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.