CULTURA / ESPECTáCULOS › EN PRIMERA PLANA, UN ESTRENO QUE HA MERECIDO SEIS NOMINACIONES A LOS OSCARS.

Lo que esconden ciertas sotanas

La denuncia sobre curas abusadores es apenas el disparador de un film laberíntico. La tarea periodística como una de las bellas artes. Personajes contradictorios, entre la fe y el conocimiento. El momento elegido para el estreno enaltece esta pieza.

 Por Leandro Arteaga

En primera plana (Spotlight) - EE.UU., 2015.
Dirección: Tom McCarthy.
Guión: Tom McCarthy, Josh Singer.
Fotografía: Masanobu Takayanagi.
Montaje: Tom McArdle.
Música: Howard Shore.
Reparto: Mark Ruffalo, Michael Keaton, Rachel McAdams, Liev Schreiber, Brian d'Arcy James, John Slattery, Stanley Tucci, Billy Crudup.
Duración: 128 minutos.
Salas: Monumental, Del Centro, Hoyts, Showcase.
8 (ocho) puntos.

Es auspicioso ver en cartel tantas buenas películas. Que el Oscar las vincule, produce un beneficio mayor. Entre ellas, destaca En primera plana con seis nominaciones. Cuál película obtenga qué galardón, no viene al caso; lo que sobresale de manera grupal es una calidad fílmica mayor, a diferencia de tantos años anteriores.

El caso de En primera plana es importante, ya que recrea la investigación periodística del diario The Boston Globe en 2002, dedicada a desocultar la responsabilidad de la Iglesia Católica en el abuso de menores, víctimas de sacerdotes. Su estreno es llamativo debido al momento mediático del que goza la institución. Que un film semejante golpee una tecla tan sensible, lo enaltece. Pero lo que importa, antes bien, es su puesta en escena; es decir, cuánto de cine la película tiene.

Y lo que hay, lo que se ve, está muy bien y escapa a la propuesta narrativa que generaliza los golpes de efecto, las vueltas de tuerca (nunca ingeniosas), y la postulación heroica mancomunada. En todo caso, se trata del trabajo de un grupo de periodistas que lidian, por un lado, con la preocupación que significa la irrupción de un nuevo editor (hay posibilidad de despidos); por el otro, con la consecución de una buena historia. Ésta aparece en la sugerencia ‑o encargo‑ del editor en cuestión (Liev Schrieber). Más vale, entonces, que la tarea resulte bien.

De este modo, el grupo de investigación Spotlight ‑con "Robby" Robinson a la cabeza (Michael Keaton)‑ se aboca al asunto, mientras inevitablemente indaga en la vida e interiores de sus periodistas y sociedad. Fe y conocimiento como dualidad que el film encarna, para desgarrar a varios. El único sermón del que se escuchan palabras, en plena misa, puntualiza estos términos. Su inclusión es brillante, porque así como alude a la necesidad con la que esas mismas palabras apelan a su feligresía, es también síntesis del debate en el que se inscriben estos periodistas y ciudadanos más o menos católicos, pero nada indiferentes con estos ritos.

Es decir, son varias las maneras desde las cuales todos participan del credo: familiarmente, con donaciones, desde la educación, entre amigos; en el marco de una de las ciudades más católicas de los Estados Unidos. Indagar en sacerdotes pederastas no es tema menor. Pero la cuestión esencial del film de Tom McCarthy es otra, más profunda: lo que Spotlight persigue no es la denuncia de unos pocos o muchos curas pederastas, sino la exposición del comportamiento sistemático con el cual el Vaticano los protege.

A riesgo de resultar reduccionista, la memoria persigue un único ejemplo similar. Remite a un capítulo de la serie animada South Park, de Matt Stone y Trey Parker. Allí, el cura del lugar se horrorizaba ante la posibilidad de pares pedófilos, de modo tal que llevaba su preocupación al Vaticano, en medio de una especie de congreso católico mundial (con algún extraterrestre incluido). Cuando logra exponer el problema, los asistentes lo abuchean y le gritan que es derecho de ellos el disponer a su antojo de los monaguillos. Un ininteligible Juan Pablo II, con traductor, decía a este cura ingenuo que mejor le consultara a la "gran araña".

Hay más ejemplos, entre ellos dos del cine mexicano: el documental Agnus Dei. Cordero de Dios, de Alejandra Sánchez; y Obediencia Perfecta, de Luis Urquiza, a partir del libro Perversidad, de Ernesto Alcocer. Desde ya, una película de Hollywood es garantía de impacto mayor, pero bien viene su notoriedad como para recordar estos otros films, disponibles en Internet.

Tom McCarthy, el director, ha expresado en entrevistas la necesidad vital de hacer esta película. Su relación con el catolicismo no le resulta extraña, y su decisión de filmar la investigación de Spotlight hace que la tarea de Robbinson y compañía conozca una sobrevida, tal la masividad del cine. Por otro lado, McCarthy ‑responsable de esa película entrañable que es Visita inesperada, con un excepcional Richard Jenkins‑ es lo suficientemente hábil como para filmar a la luz de otros títulos de construcción parecida, con periodismo y periodistas como telón de fondo.

Entre ellos, se ha señalado de manera suficiente a Todos los hombres del presidente. En todo caso, En primera plana actualiza un género cinematográfico así como una época de cine, en donde los periodistas podían ser personajes preocupados de manera ética. Que su plasmación epocal tenga que ver con la crisis supuesta por la irrupción de las nuevas tecnologías y su inmediatez, hace de la película una especie de testimonio desesperado, que apela a la necesidad de investigaciones que profundicen, que sean parte inherente de la profesión elegida.

En este sentido, uno de los aciertos mayores radica en la habilidad con la que el film decide ocultar a familiares y amigos, dejándolos fuera de campo. Los periodistas de Spotlight están tan sumidos en lo que hacen que cualquier referencia a sus vidas cotidianas no hace más que entorpecer el trabajo. Tal es la obsesión. Tales con, también, los problemas aparejados, que apenas se atisban.

Que la construcción de estos periodistas resulte, tal vez, "estereotipada" no hace más que remarcar la habilidad de sus intérpretes (Mark Ruffalo, Rachel McAdams, Brian d'Arcy James). El cine de Hollywood es, históricamente, estereotipado. Los periodistas no pueden serlo menos que los cowboys. El lugar común es importante, más vale manejarlo bien.

Así, no faltará el "informante" sustancial, aquél que cumpla el rol del otrora "Garganta profunda". Tan importante como esas reuniones de pareceres contrariados, las horas y horas de lectura, y la sapiencia que guardan los libros ‑hay datos que están allí, no en otra parte‑. Además, los periodistas no son santos tampoco (mucho menos los abogados). En primera plana conserva, en este sentido, un cariz autocrítico que agrega valía a su propuesta.

Compartir: 

Twitter
 

La investigación persigue la exposición del ocultamiento del Vaticano ante los curas pederastas.
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2020 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.