CULTURA / ESPECTáCULOS › PLASTICA. ARTE Y OFICIO, OBRAS RECUPERADAS DE ERMINIO BLOTTA.

Reconstruyendo a Blotta

La exposición que se inaugura este viernes en la Biblioteca Argentina revelará (entre otras) varias obras en yeso, restauradas, que se encontraban en un depósito detrás del antiguo taller del artista, historiador y gestor cultural.

 Por Beatriz Vignoli

Para conocer en verdad la obra de un escultor del siglo XX es preciso adentrarse en su taller: allí se ven en proceso los bocetos de futuras obras y se reconoce su genuino estilo en piezas que siguen las propias preferencias, sin tener que adecuarse al gusto del cliente. Se demoró décadas esta visita a lo de don Herminio, nacido Erminio Blotta (Morano Calabro, Italia, 1892 - Rosario, 1976). Conmemorando los 40 años de su muerte, una muestra salda esa deuda. Arte y oficio, la exposición que se inaugura este viernes en la Biblioteca Argentina, revelará (entre otras) varias obras en yeso, restauradas, que se encontraban en un depósito detrás de su antiguo taller en la cortada Marcos Paz.

Su hijo Claudio, antes de fallecer el año pasado, se las dio al artista plástico José Antonio Fernández cuando supo que él había comenzado a coordinar un taller de restauración. Primero le dio a restaurar una efigie de Sarmiento. "El Nacional 1 después nos pide restaurar el Sarmiento que había hecho Blotta", recuerda Fernández.

La muestra también incluirá varias obras de Blotta en mármol y en bronce. La mayoría de las mismas fueron prestadas por su hija Beatriz Carmen y su nieto Luis Antonio Blotta, excepto el retrato de Claudio Blotta (1936-2015) en mármol. Se suma una imagen de Louis Pasteur en yeso, prestada por su nieto Andrés. La visita guiada, que se iniciará por la entrada del Pasaje Juan Alvarez entre Paraguay y Roca (frente a la Plaza Pringles), permitirá apreciar las obras de Blotta que posee la institución: entre ellas, una Venus neoclásica y un bajorrelieve de 1913 que retrata al escritor ruso León Tolstoi.

El 13 se prevé una conferencia a las 18 por Cristina Lancelotti, reconocida especialista en restauración, y la inauguración a las 19. Avalada por la Municipalidad y por la Universidad Nacional de Rosario, la exposición es una iniciativa del Grupo de Restauración "Claudio Blotta", que convocó como curador a Oscar Vega (UNR). Surgido de aquel taller de restauración coordinado por Fernández y bautizado en memoria de su mecenas y amigo, el grupo toma como emblema el retrato de Claudio tallado en mármol por su padre circa 1940 e incluye, además de Fernández, a Gustavo Fernetti, Carlos Benítez, Delfina Costa, Bárbara Decouti, Sofía Gariboglio, Javier Rosales y María Paz Secundini.

Todos trabajaron con destreza y entusiasmo, entre 2015 y 2016, en dar nueva vida a yesos como la cabeza del médico rosarino Lelio Zeno, que estaba al borde de la desintegración. Ironía del destino: fundador de una escuela de traumatología en Moscú, Lelio Zeno fue una eminencia en cirugía reconstructiva. Su amigo Erminio lo representa de muy joven, con un equilibrio entre síntesis y realismo que evoca la estatuaria romana del Alto Imperio. La nariz, que estaba perdida, le fue reconstruida a partir de una foto que aportó Luis Blotta, quien lleva muchos años investigando vida y obra del escultor y su familia.

Otra obra restaurada por el taller es la figura de niña (ver foto) para la que posó su hija Alba (quien este mes cumple 90 años). Es un desnudo que pareciera llevar un ánfora invisible. Formaba parte de un grupo escultórico titulado "Taller" para el que posaron otros dos de sus cinco hijos: Edgar Herminio (1919-2010) y Elio (1922-1996). Si bien fue resuelta al gusto neoclásico, cabría investigar posibles influencias más modernas, como la del pintor paraguayo Modesto Delgado Rodas. Al restaurarla se cambió la pátina original por otra más clara.

Blotta esculpía inicialmente en arcilla, que calcaba al yeso. Del yeso sugiere Fernández que copiaría las figuras al mármol mediante la ardua técnica de traslado "por puntos". Pionero de la gestión cultural independiente, primer historiador del arte rosarino, autor de cientos de obras de arte en el espacio público y amigo de los principales impulsores de la cultura de su tiempo (como el editor y librero Laudelino Ruiz, los pintores César Caggiano y Gustavo Cochet o el poeta Abel Rodríguez), Erminio Blotta es desde hace diez años "Artista Distinguido Post Mortem" de la ciudad de Rosario por Decreto Nº 27.167/06 del Concejo Municipal. Autor del Monumento a Alberdi, de su taller salieron obras que embellecen el Parque Independencia, como el busto de Beethoven o los de los escritores españoles Benito Pérez Galdós y Rosalía de Castro (noticia, este último, por un intempestivo esmaltado). Hace un siglo gozó de un reconocimiento crítico que ha sido retomado por investigadores contemporáneos del arte y la historia de la ciudad. No estudió en Europa.

"Yo he luchado mucho y durante muchos años por perfeccionarme en el arte, nunca pensando en mi lucro personal, la ciudad está llena de pequeñas obras mías y en todas partes hay pruebas de mi labor", le escribió a Luis Vila, en 1932.

Compartir: 

Twitter
 

Una de las piezas de la muestra: foto original (izq.) y en su estado actual, post restauración.
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.