CULTURA / ESPECTáCULOS › HOMENAJE MáS QUE MERECIDO AL ESCRITOR JUAN JOSé SAER EN EL MUSEO ROSA GALISTEO

El cónsul por fin está en su patria

El miércoles se lanza Año Saer, con la presencia de la Ministra provincial de Cultura María de los Angeles González y personalidades nacionales como Beatriz Sarlo, María Teresa Gramuglio, Hinde Pomeraniec, Guillermo Saavedra, Fabián Casas y otros.

 Por Beatriz Vignoli

"Siempre organizo temporal y espacialmente todos mis relatos", contó en 1998 a Página/12 el escritor santafesino Juan José Saer (Serodino, 1937 -París, 2005), quien pasado mañana cumpliría 79 años. Más que simplemente anecdótico, el dato es la "excusa" del Ministerio de Innovación y Cultura para crear el programa Año Saer, que culminará el año próximo en su octogésimo aniversario, y que con la presencia de autoridades provinciales y personalidades nacionales se lanzará este miércoles desde las 18 en el Museo Provincial de Bellas Artes "Rosa Galisteo de Rodríguez" (4 de enero 1510, Santa Fe).

La elección de "el Rosa" (como apodan al Museo) es porque allí en el curso del año habrá una exposición de dos artistas históricos de la provincia vinculados a Saer: Fernando Espino y Juan Pablo Renzi. La muestra irá también al Museo Histórico Provincial "Julio Marc" de Rosario y está proyectada como uno de los ejes centrales del programa.

Otro es el audiovisual que con producción de Señal Santa Fe está preparando Iván Fund (San Cristóbal, Provincia de Santa Fe, 1984). Nadie sabe aún si es una ficción o un documental y es posible que no vaya a saberse nunca: las películas de Fund transitan ese borde en un lenguaje único. Cecilia Vallina presentará ese proyecto con su autor.

"Todo texto puede ser interpretado como soporte de un efecto cultural", escribe Martín Prieto en su Breve Historia de la Literatura Argentina (Taurus, 2006). Escritor y profesor de Literatura Argentina en la Escuela de Letras de la Universidad Nacional de Rosario, Prieto había sido llamado por Francisco Garamona para sumarse como editor de un libro sobre Saer a la serie de libros de conversaciones con escritores de la editorial porteña Mansalva, que Garamona dirige.

Cuando el Ministerio de Innovación y Cultura provincial lo convoca como curador del programa Año Saer, Prieto acepta el desafío y acuerda en que Espacio Santafesino le coedite su proyecto. El libro (que a pedido del mismo Saer dejó afuera la nota citada) incluye entrevistas por Hinde Pomeraniec y Guillermo Saavedra, que estarán presentes el miércoles. Una forma más real que la del mundo, el libro de conversaciones con Juan José Saer, será presentado el miércoles por Prieto y Garamona junto con Zona Saer, de Beatriz Sarlo, publicado en Chile por la Universidad Diego Portales y editado por Fabián Casas.

Como cierre de la jornada, a las 21:30 en la sala didáctica del Museo, Irina Alonso pondrá en escena el unipersonal Sombras sobre vidrio esmerilado, basado en un cuento homónimo de Saer. Antes, como parte del acto protocolar, el Gobierno provincial agradecerá a María Teresa Gramuglio la donación de una obra del pintor casildense Juan Pablo Renzi, efectuada el año pasado. Informa Prieto que cuando muere Renzi (en Buenos Aires, a los 51 años, en 1992), Saer le dedica uno de sus libros y desde entonces, a su pedido, cada volumen de la reedición de su obra por Seix Barral reproduce una pintura de Renzi en la tapa.

En su cuádruple rol de curador, compilador, docente que enseña sobre la obra de Saer y autor influido por ella, Prieto tiene mucho que decir. Cuenta a Rosario/12 que (según le contó a su vez Gramuglio) Renzi pintó aquel tríptico, que se expondrá durante la presentación, a partir de la misma conversación con Saer de donde surgió su cuento "El Cónsul". Hablaban de una novela de Malcolm Lowry: Bajo el volcán.

"Todo hombre es como el cónsul de una patria que lo ha olvidado", escribe Saer en un texto de catálogo para Renzi que reeditó el Diario de Poesía: la frase es aplicable a su autor. O no tanto, porque su patria (chica) lo recuerda. En Santa Fe hasta existe una marca de cerveza artesanal llamada Palo y hueso, como uno de sus libros de cuentos, la tapa de cuya primera edición fue ilustrada por Fernando Espino. Palo y hueso se fabrica y sirve en un lugar llamado Estación Saer. Contraseñas aparte, Año Saer busca expandir el "efecto cultural" de su representación literaria realista de unos anclajes geográficos e históricos concretos. Así como Saer consideraba a su novela Cicatrices como "una marcación de la zona", Prieto se propone "llegar a nuevos lectores" para así "democratizar el aura" de sus escenarios (cuyo encanto depende de saber o de haberlo leído). Por eso, otro eje del programa Año Saer es "armar unos planes de lectura concentrados en la obra de Saer", anticipa Prieto, quien se basa en su experiencia docente para asegurar que "es posible enseñar literatura de gran escuela, como es la de Saer, con una referencia reconocible".

"Si bien se va en 1968 y muere en París, la obra posterior a su viaje a París es una obra concentrada imaginariamente en un territorio santafesino y en los mismos personajes que él crea antes de irse", resume Prieto. A aquel período pertenecen las primeras novelas y recopilaciones de cuentos, como En la zona, Responso, Palo y hueso, La vuelta completa y Unidad de lugar. Hasta ahí, la cuestión geográfica.

Pero además: "Entre Rosario y Santa Fe, a mediados de los æ50 y fines de los '60, entre el Instituto de Cine, la Facultad de Filosofía y el circuito de bares y cantinas, con autores como Aldo Oliva, Rafael Ielpi, Noemí Ulla, Hugo Gola, Hugo Padeletti, Juan Pablo Renzi y otros, se produjo una historia que es muy interesante para contar y que es muy posible contar a través de esa obra de Saer", dice Prieto.

"La relación que establece la obra de Saer con un imaginario santafesino" es fundamental para Prieto como curador a la hora de pensar el proyecto. Y como escritor se pregunta: ¿por qué él? "Saer es hijo de inmigrantes sirios. Nace en un pequeño pueblo del sur de la provincia de Santa Fe, donde no había demasiadas expectativas letradas. El padre quería que fuese abogado o que siguiese su camino en la tienda. No era un contexto desfavorable, pero tampoco era un contexto especialmente favorable. No había demasiadas expectativas letradas. Una cuestión que me interesa es: ¿Por qué justamente él? Quien es para mí uno de los grandes escritores argentinos", sostiene.

Compartir: 

Twitter
 

En Santa Fe hasta existe una marca de cerveza llamada Palo y hueso, como uno de los libros de Saer.
Imagen: Alberto Gentilcore.
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2020 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.