CULTURA / ESPECTáCULOS › CINE. NUEVA EDICIóN DEL FESTIVAL INTERNACIONAL OJO AL PIOJO

Niños que asaltan la pantalla

Cortometrajes de distintas partes del mundo y el país se dan cita en el encuentro organizado por el Centro Audiovisual Rosario. Variedad de estéticas para el mundo infantil conforman la programación, con exhibición en El Cairo.

 Por Leandro Arteaga

Desde el pasado martes tiene lugar la 6º edición del Festival Internacional de Cine Infantil Ojo al Piojo, con organización del Centro Audiovisual Rosario (CAR) y sede en El Cairo Cine Público. A partir de las 14, todos los días y hasta el sábado, cortometrajes dedicados a los niños, realizados por ellos y para ellos. La entrada es gratuita y los adultos que acompañen sólo pagan diez pesos.

"Vamos a sorprendernos una vez más con producciones que llegan de tierras muy lejanas como Japón, Israel, Italia, España, con trabajos provenientes de países como Venezuela y Colombia, junto a producciones de nuestro país, de sus diferentes regiones. Todas son sorprendentes, por su calidad de realización, por la temática que abordan, por la combinación de géneros y la audacia que manifiestan los chicos a la hora de contar historias desde lo audiovisual", explica Valeria Boggino, directora del CAR.

La apuesta de Ojo al Piojo es la de dedicarle la pantalla grande a los más chicos, desde una pluralidad que diversifique respecto de la mirada unívoca que ofrece la cartelera comercial o los canales televisivos. Lo que surge es un mundo maravilloso, que se celebra desde la selección de trabajos como así también desde el clima que vive la sala de Cine El Cairo, invadida por grititos que la toman por asalto. Usted, lector, haga el esfuerzo de recordarse en situaciones similares. Seguro tiene muchos ejemplos de matinés. Busque ahora algo parecido en las salas numeradas de los shoppings.

"Buena parte de los cortos son realizaciones hechas por niños, en instancias de talleres, en escuelas o por chicos que por sí mismos se animan a producir y contar historias de manera audiovisual. La selección para la competencia involucró más de trescientas obras, se logró una programación muy audaz, divertida, por momentos con historias de terror, de amor, de aventuras, porque también los chicos conjugan muchos géneros en lo que hacen", prosigue Boggino.

- Un aspecto que me encanta es la participación de los niños como jurado de premiación.

- Y también a través del voto que pueden emitir a la salida de cada una de las funciones, para el premio Mirada de Piojo al corto que más les haya gustado.

Durante el día de ayer, el festival contó con una retrospectiva de Ezequiel González, joven realizador premiado en ediciones anteriores. "Para nosotros es una sorpresa increíble, en una de las primeras ediciones gana Ezequiel González con el cortometraje Los conejos de terror, luego hizo una serie de tres producciones, todas premiadas". El ejemplo supuesto por González es notorio, porque la visibilidad la obtuvo a través de este festival, consiguió reconocimiento en su tarea, y hoy se encuentra --con apenas 18 años-- en plena formación en la Escuela para Animadores, que también coordina el CAR.

"El festival sólo se produce una vez al año, luego salimos a visitar las salas de los distritos con los cortometrajes ganadores. Hay que aclarar que las funciones son diferentes entre sí, y que se ofrece un panorama extenso, variado, sobre los niños en nuestro país y en otras partes del mundo, así como sobre los adultos que están haciendo trabajos dedicados a ellos", concluye Boggino.

Compartir: 

Twitter
 

Los niños son los protagonistas del festival, como espectadores, jurados y creadores.
Imagen: Gentileza MR
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2020 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.